Por qué no deberías seguir las noticias a la hora de operar

Muchas son las razones que apoyan que el seguimiento de las noticias puede ser muy perjudicial para la operativa en los mercados y por añadidura para nuestra cuenta, y sólo una a favor.

Quizá habrás leído en alguna ocasión que ha habido un movimiento en tal mercado y que no se sabe porqué se ha producido pero que se especula con varias posibles causas.

Los informadores e incluso los traders siempre le buscamos la causa a un movimiento: “Ha sucedido por esto y por esto otro”.

Pero señores: “Agua pasada no mueve molino”

Los gráficos son los primeros en hablar (figuras delatoras, patrones desveladores…), después, según lo que suceda se tratará de buscarle un motivo. Y es por esto que se suele decir que “las noticias cuando se producen ya están descontadas en el mercado”, ya están cotizadas.

También suele oirse que “los traders (mercado) creamos las noticias que van a aparecer al día siguiente en los mercados”.

Hay otra curiosidad y es que cuando la cotización llega a un punto importante de soporte o resistencia siempre ha de salir una noticia que rompa dicho soporte o resistencia, o que los traspase. No hace falta esperar la noticia para actuar en consecuencia, el gráfico te está marcando clara la operativa a seguir.

¿Pero por qué la inmensa mayoría de los traders se empeñan en seguir las noticias? Pues porque puede que le sea muy aburrido seguir sólo los gráficos. Es muchísimo más entretenido leer la noticia impactante de turno o el análisis de tal o cual señor que estar viendo unas barritas como se mueven arriba y abajo.

Pero cuidado, porque en este punto aparecen dos puntos débiles para los traders que se atiborran de noticias:

– Por un lado la distracción. Una noticia te llevará a otra y así sucesivamente habrás consumido buena parte de tu jornada de trading. Mientras las estás leyendo algo está sucediendo en los gráficos, algo que no podrás aprovechar pues tu tiempo se está yendo leyendo noticias. Y ya se sabe: “si no estás atento al mercado te perderás las mejores oportunidades”.

– Y la segunda, es una de las causas más frecuentes de fracaso en la mayoría de los traders: no enfocar el trading como un verdadero trabajo. Y ya no voy a hablar de que el trading necesita dedicación a jornada completa sino que entre los que si le dedican todo este tiempo, leer noticias no es trabajar. El trading no es un hobby y si lo tomas como tal hay otros más divertidos en los que no pierdes dinero.

Si no te tomas el trading en serio y como un verdadero trabajo puedes desde hoy mismo cancelar tus cuentas antes de que las quiebres.

Además de todos estos inconvenientes hay que añadirle los rumores y noticias falsas que continuamente se lanzan al mercado. Cuando yo también leía las noticias mientras operaba se me acumulaba tanta información en la cabeza que la confusión era tal que no era capaz de operar y si lo hacía la pérdida era ya segura.

Son muchos los  rumores, desmentidos, afirmaciones, noticias compradas… hay que ser muy pero que muy bueno para ser capaz de cribar y distinguir lo que vale de lo que no, y pienso, humildemente, que no merece la pena el esfuerzo. En serio.

Es verdad que hace falta mucha disciplina para no leer ninguna noticia, pero como dije antes, aquí estamos para ganar dinero, este es un trabajo, y seguro que en tu trabajo habitual no te dejan leer el periódico. Aquí puede estar otro de los grandes hándicaps de un trader: el no tener a nadie por encima suyo que le haga estar pendiente del trabajo, la falta de un jefe.

¿Cuando se debe entonces hacer un seguimiento de las noticias? Pues sólo cuando tu jornada de trading se ha acabado. Es justo en ese instante cuando le sacarás el máximo partido a esa lectura, por eso decía al principio que sólo hay una cosa a favor de la lectura de noticias: la interpretación de la atmósfera de mercado. Si es totalmente contraproducente leer noticias en el intradía, si es favorable leerlas al final de mercado para tener en mente una situación general de este.

Menos es más y un exceso de información es muy perjudicial. “Los árboles no dejan ver el bosque”.