¿Por qué hasta los expertos acaban sucumbiendo?

En los mercados, los grandes movimientos siempre suceden mucho más tarde de lo que todos esperan, y cuando no se esperan, suceden.

En los mercados, los grandes movimientos siempre suceden mucho más tarde de lo que todos esperan, y cuando no se esperan, suceden.

Las tendencias primarias son aquellas que duran meses, años. No se puede variar la fuerza de una tendencia primaria de la noche a la mañana.

Sí puede haber sucesos, en el intermedio de la misma, que provoquen movimientos bruscos en uno u otro sentido dependiendo de la dirección de dicha tendencia primaria, pero el giro final, el cambio de ciclo, sucede sólo después de una maduración de esa tendencia.

No cambia por un dato o una serie de datos, ni tampoco por una noticia o serie de ellas. Tendría que ser algo realmente desequilibrante.

Son sólo señales previas que llevan a error a la mayoría de los gestores al «apostar» en su contra, al «apostar» a que el mercado se va a girar con demasiada antelación por lo que aunque con el tiempo estén en lo cierto ya se habrán dejado antes mucho dinero por el camino, quizá tanto que ya no será recuperable.

Y es que las tendencias duran mucho más de lo que pensamos.

Tanto, que el inversor, convencido de que está en lo cierto entrará en el mercado tantas veces como sea expulsado, siendo doblegado una y otra vez, tanto en su cartera como moralmente.

Es una pena, pero es que la paciencia (tan ausente en la actual época del daytrading), el saber esperar el momento, es una de las características principales del trader ganador.

Y es sólo cuando la confianza se apodera de hasta el último inversor, esa sensación de que el mercado nunca se va a dar la vuelta pase lo que pase, que sin ninguna razón aparente el mercado se desvanece de repente dibujando en el gráfico las bruscas caídas con sus típicos máximos cada vez más bajos que muchos aun confunden con retrocesos ideales de compra, «apostando» nuevamente al restablecimiento de la tendencia, dándose doble batacazo y destruyendo auténticas fortunas acumuladas durante la subida previa.

Por lo tanto, sigue vigente la máxima de Kostolany,
hoy más que nunca…

2+2=5-1

HTML Editor - Full Version HTML Editor - Full Version HTML Editor - Full Version HTML Editor - Full Version

El Trading en el mercado de divisas o derivados financieros supone un alto nivel de riesgo y puede no ser adecuado para todos, no invierta capital que no pueda permitirse perder. El contenido de esta web y los servicios que se ofrecen no pretenden ser, no son y no pueden considerarse en ningún caso, asesoramiento en materia de inversión ni de ningún otro tipo de asesoramiento financiero, ni puede servir de base para ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo.