¿Por qué es necesario dejar correr las ganancias?

Imagínate lo necesario que es dejar correr las ganancias para ser un trader consistente.

Supongamos que sólo arriesgas el 1% del total de tu cuenta (esto para muchos aun es inconcebible. Me supongo que responde a las ganas de ganar mucho dinero con poco capital base por lo que arriesgan demasiado agotando la cuenta en 5 operaciones.)

Esto queda claro en el siguiente ejemplo:

Si tienes un capital total de 1.000 euros y arriesgas el 10% en cada operación, con que salgan 10 operaciones negativas seguidas (algo muy probable) ya no tendrás cuenta.
Y si no salen seguidas sólo tardarás un poco más en quedar sin dinero.

Por eso me resisto a creer que los traders que operan por objetivo vivan del trading. Y me resisto a creerlo porque a mí, de esa manera, me fue imposible.

Quiero que se entienda. No quiero decir que porque yo no haya sido capaz otros no lo sean sino que por más investigaciones que hago no me salen las cuentas a menos que el trader en cuestión tenga una fiabilidad de acierto casi improbable.

Además es realmente sacrificado y agotador.

Operar por objetivos no es lo que busca un trader que quiere tener libertad.

Volvamos al principio.

Si tenemos 1.000 euros en la cuenta y nos ponemos en el caso de arriesgar sólo el 1% del total es fácil pensar que (si operamos por objetivo) tenemos que tener como mínimo 2 operaciones positivas por cada negativa para que el resultado sea positivo.
O sea, que si perdemos 10, ganamos 20 siempre que tengamos un objetivo de 10€ para cada operación ganadora. (-10) + (10+10) = +10

Por cada operación con pérdidas, 2 con ganancias del mismo importe que la pérdida.

Tasa de acierto para que la estrategia tenga sentido: + del 50% de aciertos.

Atención máxima sobre el gráfico.

Hay también una segunda manera: que por cada operación que acabe en pérdidas haya una que cierre con el doble de ganancias.

Si tenemos una relación 1/1 la cuenta estará lateral siempre que ganemos lo mismo en las pérdidas que en las ganancias.

Por lo tanto tiene que ocurrir que por cada 1% que pierdas (10 euros) ganes 20€.

Lo malo es que es muy difícil mantener una fiabilidad de acierto de esas proporciones.

La sobreoperación se encargará de que esta estrategia por objetivos se vaya al traste.

Es ilusionante y matemáticamente es posible, el problema es que mentalmente y a nivel de disciplina no lo será. Lástima que entren estas variables en juego.

Como dice Al Brooks:
«Puedes aguantarle un hoyo a Tiger Woods pero no los 18». 

Contra el mercado pasa otro tanto:
«Puedes aguantar unas cuantas jornadas pero no un partido que dura toda una vida»

Hay que entender que cuando pones un objetivo de pérdidas (stoploss) y un objetivo de ganancias (profit warning) lo único que estás haciendo es LIMITANDO las pérdidas y LIMITANDO las ganancias.

Y no solo eso. Aunque operes por objetivos, sólo con ver como una operación que ya has cerrado al llegar al objetivo que has dispuesto, si la cotización sigue adelante y te paras a observar todo lo que acabas de dejar de ganar, el palo que se lleva tu autoestima es importante. En la próxima operación romperás tu disciplina y tu estrategia se irá al traste. Te pasará lo mismo que si juegas un partido con Tiger Woods. Tu mente no aguantará el envite.

Otro ejemplo más claro buscando un objetivo 1 a 2:

– Haces una operación y sale negativa (-10€)
– Haces otra operación y sale positiva (+20€)

Ya ganas +10. Esta relación sería ideal: 50% de aciertos

Toda aquella operativa que suponga + del 50% será factible siempre que en las ganancias consigas siempre el doble que una operación con pérdidas.

O sea, relación 1/1 y que en las ganancias ganes el doble que en la pérdida.

– Haces una operación y sale negativa (-10€)
– Haces otra operación y sale negativa (-10€)
– Haces otra operación y sale positiva (+20€)

Ya no vale porque teniendo 2 fallos por cada acierto la cuenta se mantiene plana.

O sea, que para que esta estrategia te haga un trader consistente tienes que operar con una señal de entrada que suponga un 50% de acierto, o con varias señales cuya media también de un porcentaje de 50.

Así que si operas de esta manera elige bien como entras a mercado. Tratar de entrar con todas las señales o figuras que veas lo único que hará será rebajar el porcentaje de la media y que tu linea de aciertos baje de ese 50% ideal.

Cuidado, que puedes buscar muchas más variables. En vez de esperar una relación 1 a 2, esperar una relación 1 a 3.

Pero claro, el mercado nunca te garantiza que llegues al 3, en este caso 30€, cada vez que arrancas una operación positiva.

Puede que llegue a 25€ y se de la vuelta haciéndote saltar el stoploss por lo que una operación que casi alcanza la relación 1 a 3 (+30€) acabe con una pérdida (-10).

Así que cuanto más aumentes la relación más posibilidades hay de que tu porcentaje de fiabilidad baje por debajo del 50% ideal.

Por consiguiente, no deberías esperar que el mercado te arrojase siempre una relación de 1 a 3. Más bien deberías quedarte con la 1 a 2 para tener más probabilidades.

Y lo que decía antes, reduciendo tus entradas a mercado a 1 sola técnica incluso, pero cuya fiabilidad de acierto esté por encima del 50%.

Malo será que el mercado no te de en cada acierto 20 € sin que se de la vuelta y salte el stop…

Demasiado complicado, ¿verdad? Esto no es trading. Operar por objetivos no es trading, es volver a la época de la esclavitud y ser un esclavo del mercado.

Por tanto, ¿qué mejor que limitar las pérdidas e ilimitar las ganancias?

Sabes que vas a tener muchas operaciones con pequeñas pérdidas limitadas al 1% del total de la cuenta o menos si cabe.

Sabes que vas a tener pocas operaciones con ganancias pero las vas a dejar correr como dejabas correr las pérdidas cuando operabas sin stoploss.

Y que vas a promediar estas operaciones con beneficios, pero a favor y no en contra, como hacías con las pérdidas.

Y vas a tener toda la libertad del mundo porque una vez que has puesto el stop y has calculado el número de lotes con los que vas a entrar te olvidas. Sabes que si estás en lo cierto la cotización ya no volverá a por tu stop y que si lo hace es porque no era la operación que estabas esperando.

Es cierto que no van a ser muchas las operaciones que te den los grandes rendimientos. Si nos atenemos a la Ley de Pareto, sólo el 20% serán buenas operaciones, el 80 restante serán malas.

Por supuesto que tienes que estar muy preparado mentalmente, tienes que tener una fuerza mental muy importante para operar con esta estrategia.

No hay muchos traders que sean capaces de aguantar semejante hilera de operaciones perdedoras por pequeñas que estas sean.
Pero es que la consistencia no la da el número de aciertos sino la diferencia entre pérdidas y ganancias.

Por lo tanto, puedes conseguir ser un trader consistente con sólo un porcentaje de acierto del 20%, esto es lo ideal. Por otra parte, si luego eres capaz de ir eliminando las operaciones perdedoras la excelencia habrá llegado a tu trading.

Es un camino largo, pero está ahí para quien lo quiera recorrer.