¿Por qué es necesario dejar correr las ganancias?

Sabéis que arriesgo, como máximo el 0,5% de mi capital total en cada operación.

A muchos podrá parecerle poco pero hay que darse de cuenta que si fallase 10 operaciones seguidas supondría el 5% de todo el capital. Esto es una pérdida importante y nada fácil de recuperar.

Arriesgar el 2% por operación ya supondría el 20% del capital total. Si es difícil de recuperar el 5% ya no te digo el 20%.

El fallo está entonces en la cantidad de dinero. La inmensa mayoría opera con una cuenta pequeña y, sintiéndolo mucho, así poco hay que hacer.

Cuando dispones de una cuenta pequeña para operar lo más fácil es que saltes las reglas de la gestión, apalancándote de más para tener la opción, también, de ganar más.

Esto puede salir bien un par de veces, pero si lo que quieres es hacer del trading tu oficio tienes que operar con las reglas que marca la gestión del dinero, porque sino llegará la operación que te haga quebrar y luego vendrán los lamentos.

No hay dinero rápido en el trading. Sí puedes “casi retirarse” si das con una buena ocasión, pero por lo general esto sucede contadas veces por lo que tendrás que tejer un plan para arrancarle dinero poco a poco al mercado y cederlo menos cada vez que te lo arrebate.

Estate seguro que intentará arrebatártelo por todos los medios, sobre todo con sus armas psicológicas.

Puedes mantenerte durante un tiempo operando correctamente según tus reglas, pero puedes estar seguro de que hará lo imposible para que, aunque sólo sea una vez, las rompas. Y con esa única vez, le bastará para que desencadenes un cúmulo de errores que te haga entregarle, no sólo el dinero que le habías arrebatado, sino hasta el último euro de tu cuenta.

¿Has notado alguna vez que consigues una cantidad de capital aceptable, con mucho esfuerzo, arañando un poco de dinero en cada operación y que de repente, en una sola y rápidamente, te quedas sin todos esos beneficios que tanto tiempo has tardado en acumular?

El mercado sabe de tu punto débil: tu mente, tu falta de disciplina férrea. En el momento en el que te paras a pensar estás perdido. Tienes que operar mecánicamente, como si fueras un autómata.

Pues lo que decía. Aun arriesgando el 0,5% en cada operación es muy difícil ganar dinero sino dejas correr las ganancias.

Claro que dejar correr las ganancias es el último paso y, por supuesto, el más difícil.

¿Por qué?

Pues porque muchas veces te lamentarás de no haber dejado correr más los beneficios y, otras, porque te arrepentirás de no haber cerrado antes.

Así que no hay un punto standar para cerrar. Nunca sabrás el supuesto recorrido de una tendencia.

Nos hablan de entrar en operaciones que nos den un recorrido 1:2 ó 1:3.

Primero, no sabes cuales serán esas operaciones antes de que se desarrollen.

Hay traders que hablan sobre que tienen un porcentaje de acierto de más del 80%. Pero claro, si de cada una de ellas sacan 10 euros….y en una sola pierdes 200€… da igual entonces como si tienes un % de acierto del 99%.

Todo lleva a lo mismo: sabes que, dentro de las operaciones positivas, vas a tener un grupo con un mínimo recorrido (que no te va a servir para nada), otro que va a avanzar más pero que se va a dar la vuelta y va hacer saltar tu stop (las te arrepientes de no haber cerrado antes) y las que tienen un gran recorrido y que son las que debes buscar (las que te arrepientes de haber cerrado antes de tiempo).

Pero claro. Aunque logres incorporarte a una tendencia de este tipo, está claro que en algún momento se va a parar y a dar la vuelta.

Y esto nunca sabrás cuando va a suceder. Sí hay figuras técnicas y datos o noticias macro que te pueden dar una pista, pero tampoco es una ciencia cierta. Además, lo que desespera es que casi siempre suele suceder lo que habías previsto pero sucede más tarde de lo que esperabas. Es por eso que uno de los dones del buen trader es tener la paciencia para esperar el momento justo para todo.

Así que si nos vamos por esas y arriesgas un porcentaje del 0,5% de tu capital total, tendrás que tener en cuenta cuál es tu porcentaje de acierto. Para eso tienes el historial que te ofrece tu broker.

Luego tendrás que mirar de ese % de acierto, cuántas de esas operaciones positivas han merecido la pena.

Cuáles han llegado a un punto en el que los beneficios eran satisfactorios.

Cuantas de esas operaciones habrías podido dejar correr aun más.

Y en base a todo esto establecer una relación más realista que el 1:2 ó el 1:3

Quizás tu historial te diga que debes cerrar todas aquellas operaciones que lleguen a una relación 1:5 ó 1:10.

O quizá prefieras recoger aquellas que te ofrezcan el 1:20.

Todo esto dependerá de ti teniendo en cuenta que cuanta más diferencia de relación esperes más tiempo tardará en aparecer una operación de este tipo y más entradas falsas tendrás que soportar.

Luego estará el total de dinero que tengas en tu cuenta. Si operas arriesgando el 0,5% del total de 5.000€ sabes que cada vez que pierdes se eliminan 25€. Si tienes 4 pérdidas seguidas serán 100€ los que has perdido.

Así que teniendo esto en cuenta más el porcentaje de acierto que poseas, de operaciones buenas (con un recorrido aceptable dentro de las positivas), sabrás cuales son las operaciones por las cuales deberás esperar o, más bien, sabrás que relación te conviene mejor para que tu cuenta establezca una línea ascendente.

Lo que tienes que tener claro es que no todas las operaciones positivas te serán válidas, sino únicamente una parte de ellas.

Ahora te toca a ti ponerte a hacer números.