¿Por qué arriesgo tan poco capital en mis operaciones?

En mis artículos sobre gestión siempre afirmo arriesgar alrededor el 0,5% del capital total por operación.

No es la primera vez que me preguntan qué es lo que hago con el dinero restante. ¿Por qué no lo utilizo?

Me supongo que dicha pregunta viene de los que siempre han operado en bolsa, en acciones al contado.

En bolsa si tienes 10.000€ , por poner un ejemplo, sueles emplearlo en su totalidad diversificándolo en la compra de varios valores. Yo no opero en bolsa, sólo en índices bursátiles, pero nunca en acciones al contado.

Una de las reglas más importantes de mi gestión del dinero y sobre todo, del riesgo, no me permite perder dinero de manera tonta y operar en acciones al contado lo es. Ya he explicado numerosas veces, en mis artículos de trading, por qué no opero en acciones por lo que no considero adecuado repetirlo de nuevo.

Pero es que la “suerte” del trader comienza a cambiar cuando elimina todo aquello que le hace perder. A partir de ahí sólo le resta ganar.

A parte de índices bursátiles, la mayor parte de mis operaciones discurren en Forex, en las major, y en ciertas materias primas como el petróleo, oro, algodón u otros mercados donde percibo que va a haber una buena oportunidad de entrada.

Operar en acciones supone tener probabilidades de ganar dinero cuando estas suben pero si sucede que por causa de una crisis, por ejemplo, la bolsa se pasa varios años bajando, ¿qué haces mientras tanto?. La vida es corta.

Los mejores inversores del mundo, y voy a poner por ejemplo a Warrent Buffet, tienen una rentabilidad anual que media el 20%. Claro que no todo el mundo tiene la experiencia de este señor, y también, no todos los años sube la bolsa de manera que puedas sacar una rentabilidad aceptable y mucho menos en torno al 20%.

Por tanto, o te pasas al mercado de divisas, donde siempre encontrarás tendencias al alza o a la baja para aprovechar (en bolsa no puedes operar a la baja salvo que lo hagas con futuros) o no tendrás apenas probabilidades de alcanzar la independencia financiera.

Lo que yo acostumbro a hacer para abarcar todos los mercados es:

– Elegir uno o dos de los mayores índices de las bolsas mundiales

– Elegir las divisas representativas de cada país. (Las major).

– Elegir unas cuantas materias primas donde no falten 2 tan importantes como el oro o el petróleo.

Con este ramillete siempre podrás hacer dinero debido a constante trasvase de dinero entre unos mercados y otros, pero si sólo te limitas a operar en acciones y aun encima en las de tu país de origen, dile “adiós muy buenas” a tu dinero. Así de simple y así de cierto.

Seguro que no valdrán de mucho estos consejos porque, a mi también me ha ocurrido, no haces caso de ellos hasta que los sufres tu mismo. Sólo cuando experimentas el dolor estás de acuerdo en el cambio de tus conductas.

Pero a lo que iba, ¿por qué arriesgo sólo el 0,5% del capital total de mi cuenta?

Pues porque para operar en índices, divisas y materias primas me valgo de los derivados.

Y cuando operas en derivados operas con apalancamiento.

Esto quiere decir que, si en acciones al contado, cuando inviertes 10.000 euros estás operando con la fuerza que puedan tener esos 10.000 euros, en cambio, en derivados y debido al apalancamiento, 10.000 euros suponen operar con un capital de 1.000.000 de euros si el apalancamiento es 1:100, ya no hablo si estás apalancado 1:500

Así que, para bien o para mal, si no controlas de alguna manera tal capital, y no adaptas el dinero total de tu cuenta al apalancamiento, en caso de pérdida puedes quedar sin un euro en cuestión de minutos.

Por eso opero con un riesgo del 0,5%, a veces menos, por operación. Se que cuando pierdo, mi cuenta casi ni se inmuta por lo que tengo un riesgo prácticamente nulo de que el mercado me deje fuera de juego.

Pero si tengo 10.000 euros y opero con el número de lotes (para divisas) contratos (para futuros) que dichos 10.000 euros me dejan actuar, estaré operando con un volumen de lotes o contratos, que si bien me harán ganar muchísimo dinero si acierto, tarde o temprano acabaré en quiebra, lo cual no compensa.

Igual, también, es que me he explicado mal. Pierdo el 0,5% del capital total por operación, pero a lo que me quiero referir, lo realmente importante, es que opero con el volumen de lotes que me permite ese 0,5%. Y, por supuesto, el stop, lo cerca o lejos que lo quiera poner, también tiene relación directa sobre el número de lotes con los que voy a abrir la operación.