¿Por donde empezar?

Esta es una pequeña guía para traders principiantes. El objetivo de la misma es simplificar el camino y evitar que pierdan mucho tiempo y si puede ser dinero en una profesión carente de programación oficial.

¿Qué le diría yo a un hijo mío en el caso de que quisiera iniciarse en el mundo del trading?

GURÚS.

A poco que te pongas a investigar en la biografía de los traders más famosos de todos los tiempos pasados y actuales te darás cuenta que la mayoría de ellos, por no decir casi todos, han hecho su fortuna al margen del mercado.

Esto es, gracias a información privilegiada, vendiendo un sistema de trading, gestionando un fondo, un momento de suerte puntual o prácticas que nada tienen que ver con el trading.

Pero que hayan ganado dinero de manera independiente, “luchando” contra el mercado cara a cara, se cuentan con los dedos de la mano.

El motivo es que el trading, por una serie de circunstancias, es un oficio demoledor para la mente. Al influir tanto en la psicología del operador este, como el agua, acaba por decantarse por el camino más fácil.

Es además una profesión cuya materia prima es el dinero, de ahí que este potencie aun más el sentimiento que más daña a la cuenta de un trader: el sentimiento del miedo. Miedo a ganar y miedo a perder.

También, por las leyendas que pululan por las redes, el trader novato se acerca al mercado a entregar su dinero por culpa de la inexistencia de una formación previa veraz.

Es por eso que el primer paso no es la búsqueda de la entrada perfecta o Santo Gríal, donde se pierden la mayoría de los traders. Tampoco lo es el control de la psique, con toda la importancia que esta pueda tener sino…

LA GESTIÓN DEL RIESGO Y DEL CAPITAL.

Esta es la única herramienta que podrá dominar los miedos y por ende la mente del operador. Es por aquí por donde debe empezar a poner la primera piedra de su sistema de trading el cual sólo funcionará cuando lo adapte a su personalidad.

Si, estoy de acuerdo, es la parte más tediosa, soy consciente de ello pero he dicho al principio que con esta guía trato de ahorrarle tiempo y dinero al trader principiante.

Si no hace caso a esta importante advertencia tarde o temprano tendrá que regresar a “quemar” esta etapa. No hay otro camino posible y estoy muy seguro que no me equivoco al dar este consejo.

Es más, a medida que el trader ahonda en la gestión, la entrada se vuelve más superficial o esta pasa a formar parte de la primera al igual que la salida.

BROKER.

Desgraciadamente el único punto de unión entre el trader y el mercado es el broker. Y digo desgraciadamente porque la elección debe de ser muy cuidadosa. Ya es bastante difícil arrebatarle el dinero al mercado para encima tener que luchar también contra el broker.

Qué decir que no se pueda leer en los distintos foros que hay en la red. Sobre todo que esté regulado. Luego… que tengas suerte. No es bueno perder todo el dinero antes de empezar.

Por supuesto que este es el gran primer escollo a superar, la elección de un buen broker, y cuando digo buen, me refiero a honesto.

Así que como si la elección del broker fuera parte de la gestión del riesgo, el trader debe comenzar por eliminar todos los riesgos posibles para su capital. Todos los posibles ya que todos en absoluto es imposible.

Es desde aquí, como dije anteriormente, desde donde debe comenzar a tejer su sistema tratando de eliminar en lo más posible todo aquello que le pueda restar capital.

Es tedioso pero gratificante a la vez comprender que según vas eliminando los riesgos se despeja el camino hacia las ganancias.

Desafortunadamente hacer dinero rápido es el principal motivo por el cual el novato se acerca a los mercados. Lo cierto es que el dinero de verdad sólo viene al final tras una ardua tarea y gran sacrificio.

El dinero del trader crece en la paciencia.

PSICOLOGÍA.

En algún punto del camino, sobre todo en las primeras etapas, el control de la mente está por encima de la gestión pero sólo hasta que el trader constata que únicamente el manejo del riesgo puede controlar la psique. Es desde ahí cuando la gestión comienza a tomar la delantera.

Por desgracia, la mayoría de los traders sólo se toman en serio la gestión del riesgo tras haber sufrido en su cuenta y en sus carnes la crueldad de los mercados.

Sólo el gran dolor experimentado te hace replantear tus primitivos esquemas mentales. Sólo el sufrimiento logrará cambiar tus ideas. Nadie más por mucho que te lo digan o te insistan. Los humanos aprendemos a base de dolor.

INVESTIGACIÓN.

Y lamentablemente, o no, llega un punto en el que el trader se encontrará sólo. Tras leer muchos libros y asistir a otros tantos cursos no le quedará más remedio que agarrar al toro por los cuernos.

Llega un momento en que el camino está por hacer. Por mucho que indagues no encontrarás nada nuevo, tendrás que experimentar por ti mismo. Ensayo/error, meditación, experimentación… Sólo así podrás abrirte camino.

Por supuesto que ese camino sólo lo abrirá el trader vocacional.

Al mercado se le vence únicamente con persistencia y desde el corazón.