Paso a paso

Cuando comienzas a hacer trading (supongo que en todas las profesiones será lo mismo), ves por delante un sinfín de campos a estudiar.

Y si encima es tu vocación, quieres abarcarlo todo, no quieres que quede ningún cabo sin atar.

Entonces te encuentras con un gran número de aspectos a analizar, unos más importantes y otros menos, (te das cuenta a posteriori) pero todos suman.

Hay gente que le gusta ir al grano y la verdad es que logra avances rápidos con esta forma de proceder, y hay otra, entre las que me incluyo, que antes de ir al grano prefiere no dejar nada suelto alrededor para luego centrarse en el meollo de la cuestión. Desde luego que este último es un proceso más lento.

Y puede que aquí radique el por qué unas personas necesiten más tiempo y otras menos para alcanzar sus objetivos. Es un hándicap querer abarcarlo todo.

LUIS tiene un grave problema. Lleva treinta años acumulando información sobre los etruscos, almacenando datos, pero sin decidir nada… todavía. Luis tampoco empezará el primer volumen este año, porque se acaban de publicar tres nuevos libros sobre los etruscos, dos en Francia y otro en Italia, y necesita estudiarlos en profundidad antes de ponerse en acción. De estos tres nuevos libros sacará miles de fichas que ocuparán un metro cuadrado más en el pasillo de su casa. 
Me cuenta que tiene un piso de 160 metros cuadrados, con todas las paredes llenas de estanterías, en las que acumula miles de libros y cientos de miles de fichas sobre los etruscos. Me dice que ha querido empezar el libro cientos de veces, pero que todavía no ha dado el paso, porque siempre le falta confirmar algún dato.
Si Luis hubiera escrito un pequeño libro hace treinta años, en estos momentos tendría escritos, no doce volúmenes, sino doscientos, y sería valorado como uno de los mayores expertos mundiales sobre el mundo etrusco.
Puedes acumular datos toda tu vida, pero al final, si quieres hacer algo, tendrás que arriesgarte. Nunca tendrás la certeza absoluta de que es un trabajo completo y perfecto. Y cuanto más tardes en decidir, el riesgo es mayor.

De cómo gestiones el tiempo dependerán los resultados que consigas. Establece prioridades. _ Ricardo Ros

Lo cierto es que según pasa el tiempo y miras hacia atrás te vas dando cuenta de las materias que realmente importan para alcanzar el objetivo. Es un proceso lento en el que vas avanzando poco a poco. Es la acumulación de experiencia.

Al principio abordas todo a grosso modo pero cuando ya has experimentado todos los aspectos que engloban la profesión y conoces bien lo que tienes entre manos, es cuando te concentras ya en aspectos cada vez más pequeños, conceptos que por esa pequeñez no hacías aun caso.

Estos pequeños detalles que abordas, intuyes que tienen más valor del que parecía. Son como icebergs, al que sólo les ves sobresalir la cabeza pero que esconden mucho debajo.

Estos detalles son como pequeñas bolas de nieve que se van uniendo a la bola grande, y por consiguiente, sumando puntos a tu experiencia acumulada.

Vas haciéndote más experto y cada vez son más las bolas que se unen a la principal.

Estos pequeños detalles son los que van refinando tu técnica, especializándola. Son los detalles que marcan la diferencia, son aquellos a los cuales al principio no prestabas atención y ahora suponen un gran avance para tu trading.

Con esto quiero decir que lo único que importa, el motor del proceso para convertirse en un trader profesional es la perseverancia, la acumulación de horas sobre un mismo tema.

“Si acumulas horas, todo se irá dando naturalmente”, es sólo eso, sin prisa pero sin pausa, perseverando.

Acumulando horas de experiencia, poco a poco, mirando atrás te darás cuenta de los progresos.

En esta acumulación de horas tiene especial relevancia, por esto mismo, el momento en que empieces a acumularlas.

Sólo tienes que fijarte en la edad a la que han comenzado a practicar (acumular horas) los mejores en cada disciplina. El deporte tiene casos muy claros.

Poniendo un símil como ejemplo, si 2 personas comienzan a echar cubos de arena sobre el suelo durante 5 horas al día, y la primera persona tiene 3 años cuando empieza y la segunda 25, está claro que cuando ambos lleguen a los 50 años, el que ha empezado a los 3 tendrá una montaña más grande que la del de 25.

Aun así, nunca consideres que es tarde para empezar. Lo que si es fatal es no empezar ya.

Pues el trading es lo mismo, cuanto antes comiences a acumular horas y cuantas más horas le dediques diariamente más cerca tendrás tu objetivo.

“Hazlo mal, pero hazlo”