Para ganar dinero consistente en el trading primero deberás vencerte a ti mismo

Es, de lo más difícil lo peor. Vencerte a ti mismo.

Ni la búsqueda de un sistema, ni la gestión del dinero, ni como administrar un stop-loss, ni como entrar, ni como salir. Nada te resultará más complicado que vencerte a ti mismo.

No te imaginas el sacrificio que conlleva.

El trading es el Rey de los Celosos. Te querrá sólo para él, no querrá compartirte con nadie. Quiere dedicación absoluta. Ni siquiera podrás repartirlo con otro trabajo.

Un dedicación enfermiza que no te imaginas hasta donde puede llegar, sobre todo al principio. Tendrás que hacer una criba en tu vida que te pondrá, muchas veces, entre la espada y la pared. Te lo digo en serio, si es tu ilusión vivir algún día de la operativa en los mercados.

Y digo esto porque vivir de analizar valores, escribir una columna en el periódico, promocionar o patrocinar brokers, vender libros o cursos no es vivir del trading sino de todo lo que le rodea, que es un auténtico negocio pero que no tiene nada que ver con ganarte el dinero en el mercado. Y no quiero decir que un trader que en realidad viva del trading no pueda hacer todo lo anterior (lo cual considero un complemento) sino a que hay que diferenciar muy bien entre unos y otros.

Pero como he dicho, si en verdad quieres vivir del trading puro y duro, de ganar dinero con la especulación, de adentrarte en un terreno pantanoso lleno de peligros y aventuras serán muchas las cosas a las que te verás obligado a renunciar. Cosas que ni siquiera puede que imagines.

El trading es tan exclusivo que te obligará incluso a elegir entre tareas que conciernen al propio trading:

– dedicarle a los mercados, práctica. El mayor número de horas que puedas.

Tendrás que elegir entre practicar en real o simulado. Por supuesto, acabará obligándote a practicar sólo en real si quieres dar el siguiente paso. No es lo que tu creas o quieras, es lo que tiene que ser, lo que te obligará a hacer si quieres cautivarle.

– lo primero que tienes que tener claro es el que trading es para personas muy independientes y solitarias. Todo lo que te distraiga te perjudicará mucho.

– te obligará a elegir entre operar sólo por medio de gráficos (análisis técnico) o por análisis fundamental o catalizadores de tendencias (noticias). No quiere medias tintas.

– Dentro del análisis técnico, te forzará a operar sólo cuando veas una oportunidad en general o a esperar por la figura o patrón elegido.

Si has elegido entrar en base a figuras, patrones o set-ups, querrá que elijas sólo a uno.

– También te presionará para que sigas un sistema de trading o que operes discrecionalmente.

– He tenido que elegir muy pocos activos o mercados por lo que prácticamente sólo opero en Forex.

– Te robará muchas horas de sueño, de horas destinadas al ocio, a ver TV, Internet, a las vacaciones, a los amigos. Querrá todo tu tiempo para él.

Incluso puede que te plantee decidir entre tu mujer y él. También puede darse el caso de que suceda lo contrario, que sea tu mujer la que te obligue a tomar tal decisión.

Vamos, que tendrás que disponer de una gran fuerza mental para hacer lo que tienes que hacer y encima buscar un equilibrio entre tu vida profesional y social.

¿Qué es lo que he elegido yo?

Madrugar: a las 7:00 estoy en pie.

Tres días a la semana voy a correr antes de desayunar. Es imposible rendir a tope sin hacer ejercicio. A veces lo compagino con el golf pero en invierno prefiero ir a correr. De hecho, en Galicia los Bunkers en invierno parecen piscinas.

Procuro estar delante de la pantalla antes de las 8:30 y no paro hasta las 14:00 h. Me da igual los datos que salgan desde EEUU a las 14:30. He tenido que elegir entre noticias o datos y gráficos y he elegido esto último por lo que me da ya igual a que hora salgan y lo que salga. El gráfico, aunque no habla, me lo dice todo.

A todo esto, es malo estar tantas horas seguido sentado, por lo que en el horario de mañana suelo hacer paradas cada x tiempo y me subo a la Vibropower para activar la circulación o me voy al salón a charlar un rato con mi mujer.

También hago pausas para meditar, pensar o como se quiera decir. Noto que avanzo mucho más rápido. Dicen que meditar es la fuente de poder y donde sueles encontrar las respuestas que buscas.

He tenido también que elegir entre escuchar música o no. Y he tenido que elegir, sin música, salvo muy pocas veces que pongo un ambiente chill-out.

He tenido que suprimir, lo que más ansia me da, la lectura de la prensa diaria, los deportes, etc. Cuando me daba cuenta eran las 10:30 y aun no había empezado a operar.

Como puedes ver, demasiada disciplina, que no he logrado asimilar de un día para otro, ni mucho menos.

Incluso he dejado de leer nada que tenga con la economía ni el trading, ni libros, ni cursos. Me confunden y he tenido que suprimirlos. Tienes que confiar sólo en ti. Aunque no quieras, si no eliges, el propio trading te obligará ha hacerlo.

No voy a decir que es una vida monacal, pero casi. Mucho sacrificio, eso si. Si lo quieres conseguir deberás tenerlo claro.

A las 14:00 apago el ordenador hasta las 16:00. Antes lo dejaba encendido pero al tener la oficina en casa me era imposible no ir a ver como iban las cotizaciones mientras estaba comiendo. Comprendí que esto no se puede hacer, tienes que separar la vida profesional de la familiar.

Además, más horas no siempre significan mayor progresión, sino que puedes acabar embotado.

De hecho, los fines de semana, en los que no toco nada referente a los mercados me dan un alivio y un frescor de cara al resto de la semana. Necesitas desconectar.

Y es por eso que a partir de las 18:00 o 18:30 vuelvo a apagar el ordenador hasta el día siguiente. Me cuesta mucho, pero es esencial hacerlo.

Incluso, doliéndome mucho he tenido que dejar de seguir a mucha gente que seguía en Twitter. He tenido que hacerlo porque me distraía mucho de cara a la operativa. Era y es gente que merece mucho la pena pero… si no estás atento al mercado te perderás las mejores oportunidades.

Así que lo único que hago relacionado con el trading es este blog y lo hago porque me ha ayudado y me ayuda mucho a dejar mis investigaciones o conceptos que me son y me han sido válidos grabados en mi cerebro y a no olvidarme de ellos. Es una continua reeducación de mis principios como trader.

Sólo exige simplicidad, solo eso. El trading huye de lo complejo, pero es que es tan difícil hacer lo fácil…

Supongo que queda claro que para vencer en el trading tendrás que dejar de lado muchas pasiones, y aunque parezca una incongruencia, si el trading no es tu pasión nunca serás capaz de vivir del él, pues sólo podrás conquistarlo desde el corazón.