El día en el que el trading se volvió probabilidad

El día en que mi trading se volvió probabilidad este dio un salto cualitativo y cuantitativo.

El trading está constituido por un conjunto de etapas que tienes que pasar si o si para poco a poco ir avanzando por el camino correcto.
Hay traders a los que les lleva más tiempo pasar una etapa que otra. La dedicación y el proceso de maduración al que se deje someter tu cerebro determinará la velocidad de la quema de fases hacia la consistencia.

En mi caso en concreto, llegar a esta fase, me supuso mucho tiempo, demasiado diría yo. Lo había leído muchas veces, pero eso no importa, tienes que asimilarlo tu mismo.

Cuando pasas de una fase a otra te das perfectamente cuenta, es la misma sensación que cuando tienes una idea, de repente alumbra una bombilla en tu cabeza y sabes que has pasado de nivel y que empieza otro, quizá más difícil.

El día en que yo me di realmente cuenta de que el trading “funcionaba” por probabilidades, ese día dejé atrás la etapa de buscador de piedra filosofal.  Ese día fui muy feliz, ahí me di de cuenta que lo conseguiría.

El sesgo inicial de cualquier trader es la búsqueda de una técnica que le de siempre el 100% de aciertos. Aunque encuentre una que le de el 65% en porcentaje de acierto, cuando lo traslada a su operativa en real, si coincide que tiene una racha de 2 ó 3 fallos consecutivos acaba desechando dicha técnica y comienza de nuevo la búsqueda incesante del Arca Sagrado.

En esta fase puedes estar años o incluso vidas girando como un ratón en su rueda hasta que llega el buen día en que por fin se instala en tu cerebro una perla que te dice que no es así que son las probabilidades las que te darán tu sustento económico.

Puede ser tanto por análisis técnico como fundamental. Ambos tienen ramalazos altos de operaciones con gran probabilidad de acierto. Es labor del trader instruirse en tal aspecto para operar sólo cuando las probabilidades se ponen en gran parte a su favor.

Es sólo eso, algo tan sencillo y tan difícil de ver: operar sólo cuando las probabilidades de ganar se ponen a favor del trader.
Cuidado que no digo tirar la moneda a cara o cruz como muchos hacen sino abrir fuego cuando la balanza se inclina a tu favor.

Hay figuras en el análisis técnico que ponen esas probabilidades a favor y hay noticias o catalizadores que también lo hacen, en el otro lado estará el StopLoss.

“El que sabe cuando puede luchar y cuando no, saldrá victorioso” _ El Arte de la guerra (Sun Tzu)

Superando todos los obstáculos

Normalmente el aprendizaje de la profesión de trading se compagina con el oficio habitual, y es que tienes que tener unos ingresos para poder subsistir mientras no puedas hacerlo a través del trading.

Si tienes la suerte de tener unos ahorros de manera que te permitan vivir y destinar una parte de ellos a la operativa en los mercados durante el tiempo de aprendizaje mejor que mejor.

El trading necesita de jornada completa, total dedicación.

Todo el tiempo que tienes disponible debes aprovecharlo para alcanzar tu sueño. Debes notar que das el 100%. Saber que dispones de tiempo no hará más que demorar tu aprendizaje.

Estarás cerca de alcanzar tu meta cuando notes que lo mereces, pero para notar eso vas a necesitar primero de mucho sacrificio y sobre todo, fuerza mental para hacer lo que tienes que hacer y para priorizar lo más importante sobre lo que menos.

Normalmente, el ser humano, suele darlo todo cuando no tiene escapatoria, en los momentos difíciles. Todo el aprendizaje en el trading debes enfocarlo de esta manera, como si hoy fuese tu última oportunidad.

No te desvíes con asuntos que no tienen nada que ver con tu objetivo, cuanto más tiempo le dediques mayor será la probabilidad progresar. Consigues los mayores resultados en aquello a lo que más tiempo le dedicas.

Por tanto, sobra decir que la perseverancia, que no la inteligencia, será el más firme aliado del trader a la hora de conseguir beneficios consistentes. Luchando, un día si y otro también, sin prisa pero sin pausa.

Aprenden y continúan practicando”. Este debe de ser tu espíritu y el trading, tu filosofía de vida.

¿Cómo se aprende el trading? El trading se aprende haciendo trading.

La práctica te mostrará el camino a seguir. Cada vez que dejas de practicar es tiempo que estás perdiendo para lograr vivir del trading.

 

Los soportes y resistencias como técnica efectiva de trading

Si hay alguna técnica que puede hacer a uno ganar dinero de verdad es la operativa en base a soportes y resistencias.

De todas las técnicas que te puedes encontrar en el trading es una de las mas “terrenales”. La llamo así porque quizás sea la manera menos esotérica de salir vencedor en los mercados.

Partiendo de que no hay ninguna técnica fiable al 100%, operar con soportes y resistencias si podría tener una alta tasa de acierto dependiendo de la maestría del trader.

Casi todas las técnicas pueden ser testeadas por medio de back testings pero esta no, de ahí su grandeza.

Depende únicamente del entrenamiento del operador. Cuanto más se familiarice y practique la manera de ganar operando en soportes y resistencias más irá aumentando su fiabilidad.

Normalmente las estrategias o sistemas que pueden someterse a un testeo son producto de traders que aun buscan en Santo Grial. Recordad que los que se llevan el dinero son los traders discrecionales y los que lo pierden son los traders sistemáticos.

Con esto quiero afirmar que es imposible que un sistema de trading sea capaz de competir contra la experiencia de un trader. Es la máquina contra el hombre.

Generalmente los sistemas se crearon, a parte de para engañar a la gente, para eliminar de la operativa las dañinas sensaciones psicológicas.

Se dice que el trader debe operar mecánicamente y eliminar de su operativa la psicología que a tantas pérdidas conduce. Gran y difundido error.
El sistema de trading al ser automático y estar sujeto a unas reglas elimina el sesgo psicológico por eso nunca dará al trader la capacidad de ganar dinero consistente en los mercados. Lejos de ayudar, perjudica.

No se trata de operar como las máquinas sino como los humanos. No debes tener miedo de tus sensaciones sino que debes educarlas y usarlas a tu favor. Por eso somos seres inteligentes. No somos máquinas y lo que hace un sistema de trading es hacer fijas unas reglas cuando el mercado lo que exige es flexibilidad.

La flexibilidad que le da el cerebro para reaccionar cuando haga falta a los numerosos e imprevistos vaivenes del mercado.

¿Por qué nos aferramos entonces a los sistemas en vez de entrenar nuestra mente? Pues básicamente porque la tarea de usar el cerebro es más pesada y cansina.
Resulta más fácil para el hombre realizar un trabajo físico por pesado que sea que uno mental. Pero el éxito está en el espacio que hay entre tus 2 orejas, el cerebro.

El cerebro consume mucha energía y es agotador pero es ahí donde puedes encontrar la esencia de tu trading.

Así que, si algún día pretendes vivir de este oficio, déjate de chorradas de los obsoletos sistemas de trading. Podrás estar 7 vidas buscando el sistema perfecto y no encontrarlo.

El trading y el deporte de alto nivel van de la mano, no puedes mecanizarlos.  Piensa en ello. Piensa en grandes deportistas actuando mecánicamente y visualízate a ti mismo haciendo lo mismo con tu trading. Tratar de encerrar a los mercados bajo unas reglas fijas es tirar tu dinero antes de empezar.

“La posición fija es el camino de la muerte, la fluidez es el camino de la vida” _  Miyamoto Musashi (El libro de los Cinco Anillos-  Año 1.643)

Pues a lo que me refería al principio y lo que quería explicar como objetivo de este post es que los soportes y las resistencias reflejan en el gráfico la psicología de todos los traders que participan en el mercado. Y es por eso que las cotizaciones respetan mucho estos niveles. Sólo tienes que observar un gráfico para comprobar que los mercados no tienen nada de azar, sino no rebotarían en ningún soporte o resistencia. Además como son muchos los traders que están pendiente de ellos aun afianzan más su poder si cabe.

Ahora te toca a ti trabajar y familiarizarte con esta técnica tan bonita y provechosa. No es fácil, nada lo es en el trading, si lo fuera todo el mundo lo haría. Tu sabrás lo que quieres conseguir y el sacrificio que estás dispuesto a emplear en ello.

Una cosa es hablar y otra actuar. ¿En que grupo te consideras que estás tu?

Como utilizar el Break Even

Para los que no lo sepan, la técnica de Break Even supone mover el StopLoss, una vez que estamos en ganancias, hasta el punto de entrada de manera que si la cotización retrocede no tenemos ganancias pero tampoco pérdidas.

El problema es que, muy frecuentemente, la mayoría de los traders lo aproximan nada más entrar en ganancias y de esta manera en el 90% de los casos acaba saltando para luego ver que la cotización se gira en sentido de la entrada primitiva y nos queda esa cara de tonto viendo como la cotización va en la dirección que habíamos previsto mientras se ha cerrado la posición y dejamos de conseguir unos buenos beneficios.

El Break Even es una herramienta poderosa pero difícil de usar.

Yo mismo, prefiero que me salte el StopLoss a subir el Break Even, salvo que las ganancias sean ya sustanciales. Hacer esto me evita muchos cierres de posición aun a pesar de arriesgar la pérdida por stop, llegando de todas maneras a compensar incluso.

Veamos la secuencia en el gráfico:

Supongamos que has advertido una señal para abrir “cortos” tras haber identificado un máximo menor que el anterior (A). Entonces entramos en ese punto y ponemos el stop más arriba ( 1,2957).

La cotización comienza a bajar y entramos en beneficios.

Se establece otro máximo más bajo en el punto B por lo que movemos el stop hasta el punto de entrada (punto A). ¿Pero que sucede entonces? Pues que la cotización sube justo hasta ese punto A y se nos cierra la posición por no haber dejado el StopLoss en el sitio inicial. No perdemos pero dejamos de aprovecharnos de la gran bajada que viene después.

El lema de un trader es dejar correr las ganancias por lo que estar aproximando el StopLoss en cada oportunidad es una de las estrategias más malas que hay.

Sí se puede hacer cuando las ganancias son muy buenas. Volviendo al gráfico haríamos bien situarlo en B.E tras la bajada espectacular, pero siempre con un margen amplio que nos cubra de posibles rebotes.

Lo principal es respetar siempre el stop para evitar perder lo imperdible.
Muchas veces estarás en ganancias y te saltará el Stop inicial perdiendo las ganancias y aun encima el margen arriesgado.

Pero no te preocupes porque cuando aciertas de verdad con la operación, la cotización no regresará a por tu stop.

El trading es pura psicología y no vivirás de él hasta que logres entender de que manera esta afecta a los movimientos de cada mercado.

La técnica del rumor

Es costumbre de las “manos fuertes” esparcir rumores a favor de un movimiento en cuestión para así aprovecharse de ello.

Hoy en día, aun encima, la globalización de las comunicaciones y las redes sociales ayudan a difundir como la pólvora dichos rumores.

Para muestra un botón:

En el gráfico A puedes ver como la cotización del Ibex baja hasta el soporte (8.300 puntos) tras conocerse que el Parlamento de Chipre no apoyaría las condiciones impuestas por la UE, respecto al corralito en el rescate al país.

Pero cuando estamos tanteando dicho soporte, surge el rumor de que el ministro de finanzas del país chipriota presenta su dimisión, algunos medios de noticias importantes incluso lo confirman, lo cual lleva a la cotización a romper el soporte y llegar hasta los 8.200 puntos. (gráfico B).

Por tanto hay que tener mucho cuidado, sobre todo en los momentos de pánico, pues es ahí donde el poder de los rumores se amplifica, obteniendo el efecto deseado por los que lo lanzan.

La psicología, una vez más, manda en los mercados.

Los pecados capitales del trading

En mi experiencia los pecados capitales más importantes del trading o trader son los siguientes:

  • Miedo
  • Esperanza
  • Falta de disciplina
  • Falta de entrenamiento
  • Escasez de motivación o pasión
  • Ausencia de perseverancia y constancia
  • Falta de prioridad
  • Distracción

Hay traders que acarrean unos, traders que acarrean otros y traders que los acarrean todos. El saber cual o cuales corresponden a cada uno y tratar de minimizarlos es tarea de cada trader en cuestión.

Pero del que quiero hablar hoy en concreto es del último: la distracción

Si tengo una flaqueza, que tengo muchas, es esa, la constante distracción a la hora de operar. He tenido que luchar duramente contra ella. El mundo en que vivimos, las redes sociales, internet, etc, son pecados muy tentadores, pero el trader tiene que luchar contra ellos si no quiere perderse un día tras otro y dejar de ganar dinero en los mercados. Compromiso ante todo.

Hace unos días, un follower en Twitter me preguntó porque no seguía a nadie en dicha red social. Pues uno de los motivos es el expuesto, la distracción.

Abrir Twitter y aparecer de repente el “timeline” hacía que me perdiese. Una distracción me llevaba a otra y al final cuando abría la plataforma ya era media mañana. Esto es un lujo que no te puedes permitir si quieres mantener un nivel adecuado de trading.

Hay mucha gente interesante a la que seguir, demasiada diría yo. Además, el flujo de noticias en Twitter es en tiempo real, ideal para un trader intradía siempre que no llegue a obsesionar.

Me gusta saber lo que pasa, el porqué de cada movimiento pero considero que el gráfico ya me dice todo y las noticias procuro dejarlas para antes y después de jornada para no caer en distracciones fatales. Sólo las consulto durante la jornada de trading cuando ya he hecho las operaciones que tenía que hacer o cuando ya no puedo abrir más.

Si que suelo comentar aspectos de mercado tanto técnicos como psicológicos en dicha red social pero como si me lo estuviese contando a mí. Si no existiese Twitter haría lo mismo, pero en una libreta.

Siempre me ha parecido una falta de respeto ver como  algún “twittero” no seguía a nadie, pero mira por donde he tenido que hacer lo mismo por obligación, aunque se que más pronto que tarde seguiré a unos cuantos, y es ahí donde tendrá que entrar en acción la disciplina para que no se interrumpa mi sesión de trading.
Aun así mantengo una lista, en donde tengo gente y medios de noticias que considero importantes y dignos de seguir que actualizo de vez en cuando.

Considero que para ser bueno en algo se deben eliminar todas las distracciones posibles, no caben las medias tintas.
Si quieres triunfar dedícale el máximo tiempo posible a tu sueño.

Hay una gran diferencia entre tener al trading como hobby o como un trabajo. En mi caso es lo segundo y no me puedo permitir perder mucho tiempo con otros aspectos residuales que me perjudican más que benefician.

Hay otro motivo importante. Cuando lees algo o sigues a alguien, ese libro o esa persona te está influyendo de alguna manera, tanto para bien como para mal.
Como autodidacta tengo mucha precaución con esto porque aunque puedas tomarlo o dejarlo ya ha dejado su huella dentro de ti.
Al principio no, ya que necesitas saberlo todo, pero cuando alcanzas cierto nivel, resulta muy peligroso.
Cuando investigas debes estar liberado de cualquier influencia, de esta manera alcanzarás un buen conocimiento puro sobre el tema y tendrás que desaprender menos.

Detalles que marcan la diferencia de tu trading

Son muchos los detalles que pueden influir para bien o para mal en la cuenta de un trader. Una vez que has alcanzado cierto nivel suelen ser los que determinen que acabes en positivo o en negativo.

Además, cuando crees que todo lo estás haciendo bien, esos pequeños detalles que en un principio pasan desapercibidos porque no los consideras importantes, el mero hecho de no considerarlos como he dicho, importantes, hacen que socaven o debiliten tu estado mental.

Son detalles tan pequeños que te parece mentira haber salido en negativo por culpa de ellos. Pero son la piedra angular, son el “efecto mariposa” de tu trading. No los subestimes.

No todos son los mismos para todos los traders pero hay algunos que sí son bastante comunes y uno de ellos podría ser este:

  • Uno de los que más minan la moral del trader sucede cuando ha adivinado la tendencia y abre una posición a su favor pero el stop es barrido por uno o dos pips para luego retomar la dirección esperada con fuerza. Esto acaba “machacando” al más curtido de los traders porque le ha saltado el stop por nada y aun encima ha dejado de ganar mucho dinero porque la cotización, una vez saltado el stop, se mueve a su favor.

El trader se lamenta una y otra vez de la oportunidad perdida.

Ante este tipo de situaciones no puedes hacer nada, sino aprender de ello.

Aprenderás a poner cada vez el stop más lejos teniendo en cuenta que nunca arriesgarás en ello más del 1%, 2% como máximo del total de tu cuenta.

Hay otra cosa más que puedes hacer, y es volver a entrar, recuperar lo perdido por el stop y tratar de salir con ganancias. Pero esto debes hacerlo con cabeza porque la situación anterior seguramente haya golpeado el punto de flotación de tu disciplina, así que, si sólo entras por despecho, para tratar de darle una lección al mercado, puede que entres justo cuando este se de la vuelta logrando perder el doble de lo inicial.

Así que mucho ojo con tus emociones. El buen trader es un animal sin emociones, pierda o gane. Y vigila todos esos pequeños detalles que hacen que tu cuenta no avance. Unos traders tendrán unos y otros tendrán otros diferentes. Es labor de cada trader pasar el trabajo de descubrir cuales son los que le afectan a él. Desgraciadamente nadie puede hacer ese trabajo por ti.

El trading es un oficio de mucho sacrificio y es por esto que sólo llegan unos pocos a lo más alto.

Acumula horas

Tengo dicho en alguna ocasión que la pasión es fundamental a la hora de conseguir tus objetivos. En el trading ese entusiasmo o vocación natural es aun más imprescindible porque requiere tanto esfuerzo que si no tienes ese grado extra de motivación que te da la pasión no serás capaz de superar todas la trampas que te tiende por el camino este arduo oficio de trader.

Saber que debes hacer una cosa y empezar a hacerla es lo más difícil que hay. Es por eso que debes escuchar a tu mente, ella te dirá en todo momento lo que debes hacer.

Con esto quiero decir que si te gusta hacer lo que haces el camino será más llevadero y la dificultades más livianas. Sin esa dicha pasión que exige el trading abandonarás más pronto que tarde.

A parte de esto, hoy en día con las distracciones que tienes alrededor, cuesta más ponerse a observar los mercados sin hacer antes otras rutinas previas secundarias. Reconozco que hace falta una fuerza mental extraordinaria para no hacer cosas que nada tienen que ver con el trading, como leer prensa deportiva, consultar el correo, redes sociales… Es una cuestión vital para en buen devenir de tu futuro como trader.

El tiempo que se va no vuelve y si no estás atento a los mercados perderás las mejores oportunidades y lo que es peor nunca obtendrás la imprescindible experiencia necesaria para lograr algún día vivir del trading.

A modo de resumen voy a poner un párrafo de Ricardo Ros para que reflexiones:

“El gran truco para conseguir resultados es ponerse objetivos de entrenamiento, no objetivos de resultados. Ponte objetivos de entrenamiento, 5 horas, 50 horas. Registra tus horas de entrenamiento. Este es el gran secreto, es medir tus horas de entrenamiento, de práctica, y disfrutar del proceso. Entonces, los resultados vendrán por sí mismos.
No te pongas objetivos de resultados, como “quiero hacer juegos malabares”, sino objetivos de entrenamiento, como “quiero practicar juegos malabares durante 20 horas”.

Por tanto, como ves, se trata de acumular horas, el resto vendrá por añadidura.

Para quién quiera profundizar en el tema dejo un enlace.

“Cada hora que no practicas es una hora menos que tienes para llegar algún día a ser el mejor”

Opera inteligentemente

Los que usamos los gráficos para seguir a los mercados sabemos que en estos pueden observarse diferentes espacios temporales: de 5 min, de 15 min, horarios, semanales, mensuales, etc.

¿pero sabes si puedes operar en cualquiera de ellos?

 

El dinero que tengas en cuenta te mostrará en que espacios temporales puedes operar y en cuales no.

Vamos a verlo mejor con un ejemplo:

supongamos que tienes 2.000 euros destinados para operar. Partiendo de la base de que sólo debes perder el 1% del total de tu cuenta, si esta es de 2.000 euros, sólo podrás perder 20 euros por operación, comisión y spread incluido.

Vámonos al Ibex-35 (ver imagen).  Has identificado una oportunidad en el espacio temporal de 5 minutos.  Se trata de un soporte en los 8.455 puntos.

El precio de entrada está en 8.460 y pones el StopLoss en los 8.440 puntos.

Sabes que cada punto o pip que se mueva arriba o abajo, el Ibex, supone también 1 euro arriba o abajo por cada 0.10 contratos (lo mínimo que se puede contratar).

Teniendo esto en cuenta realizamos el siguiente cálculo:

si tienes 2.000 euros en cuenta sólo puedes arriesgar (al 1%) 20 euros. Si el precio de entrada está en 8.460 y el StopLoss en 8.440 esto supone ya los 20 euros de máxima pérdida.

Supuestamente podrías abrir la operación puesto que no altera las reglas establecidas del máximo riesgo del 1%, pero hay que contar también con la comisión. En este caso 9 euros por contrato, por lo que añadida esta ya estás arriesgando 29 euros, lo cual sobrepasa el máximo de pérdida. No debes abrir entonces la posición.

¿Cual sería la solución entonces?

Aproximar más el stop al punto de entrada con el riesgo que ello conlleva a ser barridos y que nos salte, o aumentar si es posible, la cantidad de dinero en cuenta para poder ampliar el StopLoss hasta donde queremos sin añadir más riesgo.

A tener en cuenta:

  • cuantos más contratos añadas más dinero tendrás que tener en cuenta. En este caso estábamos intentando abrir una operación con 0.1 contratos, por lo que para abrirla con 0.2 necesitarías 4.000 euros en vez de 2.000 y así sucesivamente.
  • La distancia entre el stop y el punto de entrada marca el número de contratos con los que puedes abrir, cuanto más próxima esté más contratos y cuanto más lejos menos.
  • En el ejemplo estaba refiriéndome a un espacio temporal de 5 minutos. Si fuera un espacio temporal de 4 horas, por ejemplo, la distancia entre el punto de entrada y el de stop, con toda seguridad sería más amplio por lo que requerirías más capital para poder establecer un stop seguro que no haga poner en peligro tu cuenta. Esto es no sobrepasar nunca el 2% como máximo de capital arriesgado por operación.
  • Podrás operar en espacios temporales superiores y con más contratos a medida que tengas más dinero en cuenta.

Colocando el StopLoss

Uno de los momentos que entraña más dificultad para un trader surge a la hora de colocar el StopLoss.

Al principio la tendencia natural es la de ponerlo lo más próximo posible al precio de entrada, puesto que así la pérdida será menor. La consecuencia de este procedimiento es un barrido del stop en casi la totalidad de las ocasiones.

 

Hace falta mucha, mucha experiencia para colocar un StopLoss tan próximo y salir indemne de ello.

Aun encima, ese contante cierre de posiciones por el salto del stop una y otra vez provoca en el trader un sentimiento de frustración muy grande, porque aunque ahora ya es capaz de colocar los stops y respetarlos, no ve provecho de ello.

A estas alturas supongo que sobra decir que el trading no tiene reglas fijas. Con ello quiero dar a entender que no hay una regla standard ni una cantidad exacta que indique el sitio apropiado donde poner el stop. Unas veces estará más cerca y otras más lejos, el trading es un arte y por tanto requiere flexibilidad, la flexibilidad que da la experiencia.  La flexibilidad que da a cada trader el arte necesario para intuir el mejor punto de stop.

Lo mismo puede valer para el Break Even. Subir enseguida el stop a B.E suele tener los mismos efectos que colocar el stop muy próximo al punto de entrada.

Los mercados tienen vida y no trazan una linea recta en su caminar sino que las cotizaciones van y vienen pasando por un mismo punto varias veces. Incluso cuando has adivinado la tendencia, un stop demasiado próximo puede provocar que los típicos dientes de sierra de la misma te dejen fuera de juego.

Para calcular un posible StopLoss fiable tenemos que tener en cuenta el espacio temporal y el mercado o activo en el que vamos a abrir la posición. Vamos a verlo con un ejemplo:

imaginemos que hemos establecido una tendencia en determinado valor y el espacio temporal en el que vamos a seguir el desarrollo de la cotización del mismo. Lo primero que debes hacer es consultar el gráfico histórico del valor en cuestión.

Fíjate en la imagen. Hemos identificado una tendencia alcista en el marco temporal de 1 hora.
El siguiente paso será averiguar cuantos puntos o pips suele retroceder cada vez que la tendencia alcista da marcha atrás.

Vemos que el máximo retroceso que ha tenido dentro de la tendencia alcista a sido de 99 pips para luego seguir subiendo. Esto quiere decir que debemos colocar el stop como mínimo a 99 pips del punto de entrada para que los típicos retrocesos de una tendencia no nos dejen fuera de juego cada dos por tres.

NOTA: el gráfico sobre el que he hecho el estudio para el ejemplo sólo abarca 12 días por lo que para obtener un punto lógico de StopLoss más fiable, cada trader deberá hacer un estudio sobre el histórico del mercado en el que suele operar. Cuanto más atrás se remonte el histórico más fiable será el estudio.

Cabe destacar otra característica de la buena práctica de calcular el retroceso histórico de una tendencia.  Si tras calcular y aplicar dicho retroceso histórico, nos salta el stop, podría estar indicándonos un posible cambio de tendencia, un posible giro de mercado. 

Como podrás comprobar, podrá seguir saltándote el stop, pero la mayoría de las veces agarrarás bien la tendencia sin que este te salte.
Otra cosa. Sólo podrás poner el punto adecuado de StopLoss si tienes el suficente capital para hacerlo. El stop supondrá el 1% del total de tu capital, el 2% como máximo.
Con esto quiero decir que si el estudio te indica que pongas el stop a una distancia de 100 pips y tienes un capital en cuenta de 3.000 euros, el 2% supone 60 pips, por lo que sólo podrás poner el stop a una distancia de 100 pips al 2% si tienes un capital total de 5.000 euros. Y si arriesgas el 1% deberás tener un capital de 10.000 euros para poder poner el stop  a 100 pips de distancia, contando, claro está, con que cada pip valga un euro. Hay activos en que vale menos y otros en los que vale más.

Y recuerda: “trata siempre de ir aumentando el número de contratos y nunca el riesgo”.  Este es el camino correcto.