Operando en tendencia

La mayor parte de mis años como trader mi operativa fue prácticamente operar contra-tendencia. Pérdidas y más pérdidas. Algunas veces ganaba algo pero rápidamente era lapidado.

tendencia alcista

Había investigado los gráficos a fondo. Averigüé cuales eran las figuras más rentables para operar en contra de la tendencia y las encontré. Encontré patrones con un porcentaje muy alto de acierto.

Pero seguía sin funcionarme, ¿Por qué? si eran las figuras que con más probabilidad salían…

Tras pensar y pensar me di cuenta de que no valía sólo con acertar con la entrada en el mercado sino que cada una de ellas debería darme las suficientes ganancias. De nada servía acertar si sólo sacaba beneficios ínfimos en muchas de las entradas.

Esto me llevó a la conclusión de que a los mejores patrones que había encontrado tenía que descontarle esta disfunción por lo que su porcentaje de acierto, una vez eliminadas estas entradas certeras que ofrecían pocos beneficios, disminuía drásticamente.

Esto se arreglaba cortando pérdidas muy pronto y dejando correr las ganancias cuando acertaba. Y aunque era un gran paso adelante seguía sin convencerme de todo puesto que la operativa contratendencia exige acertar muy bien el timing de mercado, lo cual requiere mucha experiencia, maestría y sobre todo mucho sacrificio de estar pendiente todo el rato del mercado.

Tenía que haber algo más fácil.

De lo que si me había dado cuenta tras tantos años operando contratendencia es que estas siempre duran más de lo que pensamos, mucho más. Cada giro de mercado, cada vela roja, cada resistencia me parecía un cambio de tendencia por lo que entraba a la contra. Luego, la tendencia establecida me decía una y otra vez que estaba equivocado.

Por tanto, lo que me quedó claro es que nunca volvería a entrar contratendencia. Si no había tendencia en el mercado no entraba, no me importaba esperar lo que fuese, pero no entraba.

Otra lección más que saqué de operar en contra de la tendencia es que tenía la manía de querer entrar justo en el inicio del movimiento de cambio de tendencia. Esto era, aun encima, lo peor de lo peor. Tratar de coger el movimiento desde su comienzo se llevó mucho de mi dinero.

Así que estas 2 premisas me quedaron bastante claras:

– no entrar nunca si no hay tendencia y mucho menos en su contra

– no tratar de coger el beneficio desde el principio.

Tras eso vino la firme decisión de poner los 2 principios anteriores en práctica. Y empecé a trazar lineas y más lineas oblicuas para entrar cuando una de estas era rota. Aquí me di cuenta de que, aunque a veces funcionan bien, tratar de ver un giro de mercado tras la ruptura de una linea diagonal era la mayor de las estupideces y una pérdida de tiempo y dinero.

Lo que si me satisfizo fue que trabajando con lineas, las que mejor me funcionaron eran las horizontales. De todas maneras,los soportes y resistencias tienen unas características que no es que sean muy fáciles de operar. Las más utilizadas suelen operarse contratendencia, o sea, al llegar a un soporte o a una resistencia. Pero su funcionalidad más adecuada o mejor es la de entrar en soportes o resistencias que apoyen la continuación de una tendencia y nunca usarlas para entrar contratendencia.

La tendencia no es fácil de averiguar cuando comienza pero si es fácil de seguir cuando está establecida. En cada espacio temporal hay una tendencia, pero aunque del cambio de la misma es responsable el espacio temporal más pequeño, el mayor es el que lleva la voz cantante en cuanto a la dirección de la tendencia.

Podemos entonces decir que deberíamos operar la tendencia en un espacio temporal entrando a favor de ella en los retrocesos propiciados por los espacios temporales más pequeños. Pero, ¿cual sería entonces el espacio temporal a seguir como medidor de tendencia? Pues aquel en donde todas las velas se confunden.

Sólo observando una sucesión de velas en los diversos espacios temporales de un activo nos daremos cuenta de como confluyen según dicho espacio temporal se va haciendo mayor.

Ni que decir tiene que una de las mayores de ventajas de estar dentro de una tendencia es que entres donde entres tu precio de entrada va a ser superado con creces.

La segunda ventaja es que es más fácil de operarla y da mayor libertad, pudiendo dejar la operación abierta sin peligro de que esta se de la vuelta, si es la tendencia de verdad, claro. Y sabrás que es la de verdad cuando esta no regrese ni a tocar tu punto de entrada.

3 claves para operar los soportes y resistencias

Los soportes y las resistencias, por obedecer a reglas psicológicas, son de las técnicas más predecibles que te puedes encontrar en los gráficos.

Pero no por ello son fáciles de operar ya que encierran bastantes trampas para los iniciados y no tan iniciados.

Decir que los soportes y resistencias que mejor funcionan son los horizontales.

Estas son las 3 claves que te puedes encontrar a la hora de operar un soporte o una resistencia:

1.- Hay un refrán típico de bolsa que dice “Compra en soportes y vende en resistencias”. Esto obedece a que los principiantes suelen hacer justo lo contrario por lo que son cogidos a contrapié y luego dicen que todo es una trampa y que los están vigilando porque el mercado se da justo la vuelta cuando compran.

No es que los estén vigilando sino que los traders más expertos saben que son en estos puntos donde entran los principiantes. Es muy curioso aunque no se cumple siempre. Puede verse en siguiente gráfico:

resistencia

 

2.- Hay una segunda trampa muy frecuente. La cotización al llegar a un soporte o a una resistencia la supera por un poco dando la impresión de que hay una ruptura, momento que aprovechan los aprendices de traders para entrar. Pero lo que sucede es un engaño de las manos fuertes. Han logrado romper el soporte o la resistencia para que entren los novatos pero pronto le dan la vuelta a la tortilla y la cotización vuelve sobre sus pasos cazando a los menos expertos y arrebatándoles el dinero de sus cuentas fácilmente ya que la cotización se mueve en su contra bruscamente.

Si eres capaz de esperar a que se produzca el barrido y luego entras, ganarás mucho dinero.

Puede verse esta descripción en el siguiente gráfico:

soporte

 

3.- La mejor manera de operar una ruptura es cuando, tras ser rota la resistencia o el soporte, la cotización vuelve al punto de ruptura para seguir el camino. Se llama pull-back y es uno de los patrones más fiables dentro del trading.

Se ve mejor en el siguiente gráfico:

pullback

Si aprendes a operar bien con estos 3 patrones podrás ganar mucho dinero. No necesitas más estrategias.

Para ganar dinero consistente en el trading primero deberás vencerte a ti mismo

Es, de lo más difícil lo peor. Vencerte a ti mismo.

Ni la búsqueda de un sistema, ni la gestión del dinero, ni como administrar un stop-loss, ni como entrar, ni como salir. Nada te resultará más complicado que vencerte a ti mismo.

No te imaginas el sacrificio que conlleva.

El trading es el Rey de los Celosos. Te querrá sólo para él, no querrá compartirte con nadie. Quiere dedicación absoluta. Ni siquiera podrás repartirlo con otro trabajo.

Un dedicación enfermiza que no te imaginas hasta donde puede llegar, sobre todo al principio. Tendrás que hacer una criba en tu vida que te pondrá, muchas veces, entre la espada y la pared. Te lo digo en serio, si es tu ilusión vivir algún día de la operativa en los mercados.

Y digo esto porque vivir de analizar valores, escribir una columna en el periódico, promocionar o patrocinar brokers, vender libros o cursos no es vivir del trading sino de todo lo que le rodea, que es un auténtico negocio pero que no tiene nada que ver con ganarte el dinero en el mercado. Y no quiero decir que un trader que en realidad viva del trading no pueda hacer todo lo anterior (lo cual considero un complemento) sino a que hay que diferenciar muy bien entre unos y otros.

Pero como he dicho, si en verdad quieres vivir del trading puro y duro, de ganar dinero con la especulación, de adentrarte en un terreno pantanoso lleno de peligros y aventuras serán muchas las cosas a las que te verás obligado a renunciar. Cosas que ni siquiera puede que imagines.

El trading es tan exclusivo que te obligará incluso a elegir entre tareas que conciernen al propio trading:

– dedicarle a los mercados, práctica. El mayor número de horas que puedas.

Tendrás que elegir entre practicar en real o simulado. Por supuesto, acabará obligándote a practicar sólo en real si quieres dar el siguiente paso. No es lo que tu creas o quieras, es lo que tiene que ser, lo que te obligará a hacer si quieres cautivarle.

– lo primero que tienes que tener claro es el que trading es para personas muy independientes y solitarias. Todo lo que te distraiga te perjudicará mucho.

– te obligará a elegir entre operar sólo por medio de gráficos (análisis técnico) o por análisis fundamental o catalizadores de tendencias (noticias). No quiere medias tintas.

– Dentro del análisis técnico, te forzará a operar sólo cuando veas una oportunidad en general o a esperar por la figura o patrón elegido.

Si has elegido entrar en base a figuras, patrones o set-ups, querrá que elijas sólo a uno.

– También te presionará para que sigas un sistema de trading o que operes discrecionalmente.

– He tenido que elegir muy pocos activos o mercados por lo que prácticamente sólo opero en Forex.

– Te robará muchas horas de sueño, de horas destinadas al ocio, a ver TV, Internet, a las vacaciones, a los amigos. Querrá todo tu tiempo para él.

Incluso puede que te plantee decidir entre tu mujer y él. También puede darse el caso de que suceda lo contrario, que sea tu mujer la que te obligue a tomar tal decisión.

Vamos, que tendrás que disponer de una gran fuerza mental para hacer lo que tienes que hacer y encima buscar un equilibrio entre tu vida profesional y social.

¿Qué es lo que he elegido yo?

Madrugar: a las 7:00 estoy en pie.

Tres días a la semana voy a correr antes de desayunar. Es imposible rendir a tope sin hacer ejercicio. A veces lo compagino con el golf pero en invierno prefiero ir a correr. De hecho, en Galicia los Bunkers en invierno parecen piscinas.

Procuro estar delante de la pantalla antes de las 8:30 y no paro hasta las 14:00 h. Me da igual los datos que salgan desde EEUU a las 14:30. He tenido que elegir entre noticias o datos y gráficos y he elegido esto último por lo que me da ya igual a que hora salgan y lo que salga. El gráfico, aunque no habla, me lo dice todo.

A todo esto, es malo estar tantas horas seguido sentado, por lo que en el horario de mañana suelo hacer paradas cada x tiempo y me subo a la Vibropower para activar la circulación o me voy al salón a charlar un rato con mi mujer.

También hago pausas para meditar, pensar o como se quiera decir. Noto que avanzo mucho más rápido. Dicen que meditar es la fuente de poder y donde sueles encontrar las respuestas que buscas.

He tenido también que elegir entre escuchar música o no. Y he tenido que elegir, sin música, salvo muy pocas veces que pongo un ambiente chill-out.

He tenido que suprimir, lo que más ansia me da, la lectura de la prensa diaria, los deportes, etc. Cuando me daba cuenta eran las 10:30 y aun no había empezado a operar.

Como puedes ver, demasiada disciplina, que no he logrado asimilar de un día para otro, ni mucho menos.

Incluso he dejado de leer nada que tenga con la economía ni el trading, ni libros, ni cursos. Me confunden y he tenido que suprimirlos. Tienes que confiar sólo en ti. Aunque no quieras, si no eliges, el propio trading te obligará ha hacerlo.

No voy a decir que es una vida monacal, pero casi. Mucho sacrificio, eso si. Si lo quieres conseguir deberás tenerlo claro.

A las 14:00 apago el ordenador hasta las 16:00. Antes lo dejaba encendido pero al tener la oficina en casa me era imposible no ir a ver como iban las cotizaciones mientras estaba comiendo. Comprendí que esto no se puede hacer, tienes que separar la vida profesional de la familiar.

Además, más horas no siempre significan mayor progresión, sino que puedes acabar embotado.

De hecho, los fines de semana, en los que no toco nada referente a los mercados me dan un alivio y un frescor de cara al resto de la semana. Necesitas desconectar.

Y es por eso que a partir de las 18:00 o 18:30 vuelvo a apagar el ordenador hasta el día siguiente. Me cuesta mucho, pero es esencial hacerlo.

Incluso, doliéndome mucho he tenido que dejar de seguir a mucha gente que seguía en Twitter. He tenido que hacerlo porque me distraía mucho de cara a la operativa. Era y es gente que merece mucho la pena pero… si no estás atento al mercado te perderás las mejores oportunidades.

Así que lo único que hago relacionado con el trading es este blog y lo hago porque me ha ayudado y me ayuda mucho a dejar mis investigaciones o conceptos que me son y me han sido válidos grabados en mi cerebro y a no olvidarme de ellos. Es una continua reeducación de mis principios como trader.

Sólo exige simplicidad, solo eso. El trading huye de lo complejo, pero es que es tan difícil hacer lo fácil…

Supongo que queda claro que para vencer en el trading tendrás que dejar de lado muchas pasiones, y aunque parezca una incongruencia, si el trading no es tu pasión nunca serás capaz de vivir del él, pues sólo podrás conquistarlo desde el corazón.

¿Por qué Forex?

Forex destaca como el mercado ideal para el trader profesional.

Sin embargo el 95% de la gente sólo opera con acciones. Está claro que para perder el dinero nada mejor que operar en Forex, por lo menos tendrás la oportunidad de hacerte rico cosa que no ocurrirá con las acciones.

No se si es por falta de información, o porque se ve lejano y difícil pero la mayoría de los inversores aun es muy reacio a meterse en este mundo donde lo que sobra es la liquidez.

La especulación en divisas o Forex es el mercado más grande del mundo. Se mueve ininterrumpida mente desde las 10 de la noche del domingo hasta las 10 de la noche del viernes. Las 24 horas de cada día de la semana. Es el Ferrari de todos los mercados.

Aquí, como he dicho, no hay falta de liquidez como en la mayoría de los chicharrros, no hay quiebras, ni OPAS, ni OPVs, ni directivos que esconden datos relevantes, información privilegiada, etc, etc. Es un mercado transparente donde los haya y la mayoría de las veces, gracias sobre todo a los Bancos Centrales, muy predictiva y por ende muy reditual.

Además, se adapta perfectamente a la estrategia de gestión del riesgo pudiendo operar con el mínimo número de contratos. Las garantías son mínimas y las comisiones también. Aun encima cuentan en un sistema de apalancamiento que bien usado posibilitan que un trader con poco dinero pueda conseguir llegar a cantidades astronómicas que nunca le será posible con las acciones.

En intradía es más difícil de operar porque los datos que están saliendo continuamente le dan mucha volatilidad pudiendo perder, aunque también ganar, mucho dinero en pocos minutos. Pero sin caer en este ruido intradiario, sin caer en la tentación de variar nuestra estrategia tendencial a mayor plazo proporcionada por ciertas decisiones de gran calado por parte de los bancos centrales de cada país o región, como he dicho, es un producto muy intuitivo, que puedes acceder a él de un día para otro (hay multitud de brokers) y la operativa en casa desde una simple plataforma es de lo más sencilla.

Cuidado que puede ser que con lo que estoy diciendo te vayas a pensar que te vas a hacer rico de repente. Ni mucho menos. Lo que trato de decir es que tienes más probabilidades de ganar si corres con un Ferrari que con un Marussia, y el Forex lo es.

Tienes la herramienta, después, la materia prima la tienes que poner de tu parte y eso, tenlo por seguro, exige mucho pero que mucho trabajo, pero es que todo en esta vida no es gratis sino del que se sacrifica mientras que los demás disfrutan momentáneamente.

Dejando correr beneficios

Tras el control de las pérdidas mediante stop-loss el segundo aspecto más importante es dejar correr las ganancias.

Es vital limitar las pérdidas, esta es la primera premisa. Pero cuando esto está bien comprendido, definido y lo empleamos sin excusa en todas nuestras operaciones, el siguiente paso será la búsqueda de la manera de incrementar las ganancias de manera que será esencial buscar la manera de dejarlas correr.

tendencia

Cuando operas intradía dejar correr los beneficios semeja otro tipo de operativa. En intradía, por medio de gran volumen de contratos, lo que buscas es un beneficio rápido. Movimientos cortos con muchos contratos en busca de un objetivo y cerrar.

Por tanto, en la operativa intradía, dejar correr las ganancias no tiene tanto sentido.

Si lo tiene cuando operas a un plazo más largo.

El operador intradía busca sus entradas en ciertos patrones que se repiten habitualmente. Estos tienen un porcentaje de acierto mayor o menor. En cambio, para el operador que busca más recorrido este tipo de entradas pudieran ser contraproducentes puesto que no suelen perseguir una tendencia sino un movimiento puntual que bien puede ser a favor o en contra de la tendencia.

Entonces que quede claro que en vez de la búsqueda de patrones de corto recorrido deberá tratar de buscar en donde está la tendencia y operar a su favor. Esto le llevará a entrar, una vez encontrada la tendencia, a entrar en un proceso que yo llamo: ciclo de riqueza.

Este ciclo es el ideal para incrementar la cuenta de manera rápida y progresiva, pero hay que tener en cuenta ciertos parámetros:

  • Una vez se identifica la tendencia el stop debe estar siempre presente. Un stop lejano dentro de los límites que te permita la gestión del riesgo. De esta manera ya no nos tenemos que preocupar por las pérdidas pues ya sabemos lo que podemos y vamos a perder si la cosa va mal. Así que ahora sólo nos queda centrarnos en las ganancias.
  • Sabemos que los perdedores lo son, sobre todo, porque dejan correr las pérdidas y aun encima añaden más posiciones incrementando estas aun más y porque cierran sus operaciones con pocos beneficios.

Las ganancias vienen justo de hacer lo contrario. Una vez con la posición en beneficios será el momento de añadir más contratos, pero que quede claro, esta vez con la cuenta en positivo nunca en negativo. Según van aumentando los beneficios y el margen que nos exige el broker disminuye será el momento de aumentar un nuevo contrato en la posición. Las ganancias crecerán exponencialmente.

Ahora bien, si la parte técnica está clara, la psicológica no tanto.

Dejar correr las ganancias tiene muchas implicaciones psicológicas, de ahí que sea tan difícil hacerlo.

Ya no hablo de la tendencia del EGO que nos obliga continuamente a cerrar la posición cuando dichas ganancias son ya considerables sino del factor tiempo.

Las tendencias necesitan tiempo para desarrollarse. Al trader impaciente le será muy difícil dejar correr las ganancias. Más le valiera apagar el ordenador y encenderlo semanas después, y sobre todo abstenerse de mirar continuamente los beneficios pues esta acción desembocará inmediatamente en unas ganas irresistibles de materializarlos.

Y hablo del factor tiempo porque dejar correr una tendencia implica eso: tiempo.

Las cotizaciones no van en linea recta ascendente o descendente. Se mueven en escalera. Si en cada retroceso nos salimos no estamos dejando correr las ganancias. El miedo a perder te hace salirte de la posición antes de tiempo.

Tienes que tener en mente que debes superar los retrocesos de una tendencia sin cerrar aun a riesgo de que tus ganancias disminuyan considerablemente. Es la única manera de coger las grandes tendencias.

Como las cotizaciones se mueven en fractales por los diferentes espacios temporales te darás cuenta que si has abierto la posición en un gráfico de 1 hora, cuando tu posición salte al espacio temporal diario los avances y retrocesos durarán aun más en el tiempo, y si pasan al gráfico semanal ya no digamos, pero es ahí en esa espera donde se haya la fortuna, el gran incremento de capital.

Si contemplas un gráfico y alguna de tus operaciones que has cerrado con ganancias, probablemente veas que has cogido justo el movimiento de la tendencia casi desde su inicio pero seguro que has cerrado la posición en muy poco tiempo. Si ahora te vas a un gráfico semanal verás muchas veces como la tendencia ha durado 10 semanas mientras que tú has cerrado en la primera semana. Fíjate en lo que has dejado de ganar.

tendencia2

Aunque en el gráfico semanal veas una sucesión de velas seguidas sabes, y ahí está el éxito, que en los espacios temporales más pequeños la cotización ya no es tan lineal y esto se acentúa cuanto menor es el espacio temporal que observas.

El gráfico anterior es el mismo que el primero sólo que este último es un espacio temporal diario. Como puedes ver la cotización ya no es tan lineal como en el semanal de arriba, y esto es aun peor en espacios temporales más pequeños.

De ahí que las grandes ganancias estén en soportar los retrocesos y añadir más contratos en ellos en vez de cerrar la posición.

Dilema entre técnicas

Está claro que el objetivo principal de un trader intradía es el de ganar el máximo dinero en el mínimo tiempo posible.

El problema de hacer operaciones intradiarias está en que los movimientos o tendencias son tan cortas que para ganar dinero de verdad tienes que contar con un volumen grande en cuenta que te permita entrar con los contratos suficientes como para ganar buenas sumas en un corto período de tiempo.

Cuanto más pequeño sea el espacio temporal más dificultad, a lo que hay que añadirle que las pérdidas deben ser muy pequeñas para que la diferencia entre ganancias y pérdidas nos de positivo.

Hay muchos patrones, figuras, set-ups o como le quieras llamar, que tienen un porcentaje de acierto excelente, pero aplicados a espacios temporales muy pequeños tendrán escasa relevancia y esto es porque en una tendencia alcista todos los patrones a la baja fallan y en una tendencia bajista todos los patrones al alza fallan.

Y es por esto que más que operar en base a estos patrones de compra o venta es mucho más efectivo tratar de averiguar el sentido de la tendencia.

Y para el éxito de ello debemos tener en cuenta 3 rasgos principales:

– Cuál es la tendencia primaria

– Cuál es la tendencia secundaria

– e incluso, cuál es la tendencia terciaria

Esto es lo que debes saber si quieres aprovechar las tendencias del mercado. Los patrones casi siempre son usados para operar contratendencia y, ya se sabe, si te pones en contra de las matemáticas tarde o temprano acabarás quebrando.

Hay otra manera de determinar una tendencia: y es consultando los diversos espacios temporales desde el más pequeño hasta el más grande. Las velas continuas de los time frame más grandes te enseñarán la verdadera tendencia, por la que se regirán los espacios temporales más pequeños, pero cuidado, en estos marcos temporales más grandes también podrás ver tendencias primarias, secundarias y terciarias, como si de un fractal se tratara.

Todo el mundo se empeña en elaborar complejos sistemas de inversión (yo también lo he hecho en el pasado) por parecernos más fiables, pero con la investigación vas dándote cuenta que es lo más simple lo que funciona y lo hace porque lo simple es muy difícil o imposible variarlo. De ahí su poder.

Una táctica muy rentable

Me supongo que para llegar a la consistencia en el trading hay muchos caminos. De hecho, leyendo biografías de traders que lo han conseguido, así me lo ha demostrado.

Pero si tengo que destacar algo en común de todos ellos es la de la operativa con un sistema personalizado totalmente adaptado a su identidad. Quizás aquí está el secreto y el porqué un sistema que resulta ganador con alguien determinado no lo es para otra persona.

El sistema que aquí relato me ha traído muy buenas ganancias a mi cuenta, quizá el que más. Se basa en la simplicidad. Lo simple, aunque parezca sencillo es muy difícil de alcanzar y más lo es aun seguirlo con disciplina.

Las personas valoramos más lo complicado, los sistemas elaborados, pero debes recordar que cuanto más simple más difícil de cambiar y cuanto mas elaborado más sujeto estará a diferentes variables y volatilidades. Así que, considero que el objetivo que debe buscar un trader para ser consistente reside en la más absoluta de las simplicidades.

TACTICA:

–  Se deben abrir y cerrar señales en base a lo que te digan los gráficos. Estos siempre irán por delante de las noticias. Pero debes tener en cuenta la situación general fundamental ya que muchas veces se dan pistas muy importantes de por donde puede ir un mercado. Una vez localizas esa pista, el gráfico te la confirmará a base de figuras.

Muchas de estas pistas vienen de mano principalmente de los discursos o frases de miembros importantes dentro de los Bancos Centrales. Estas suelen ser generadoras de grandes tendencias en los mercados y por tanto son una fuente de beneficios prácticamente seguros.

Como todo, debes aprender a interpretarlos.

– Debes poner un stop-loss en cada operación por muy certero que te parezca el movimiento. Ayuda a tu buen acierto en una operación el que el margen de seguridad sea muy grande de manera que pudieses operar prácticamente sin peligro aunque no utilizases el insustituible stop-loss.

– Una de las diferencias con los traders perdedores viene de que estos añaden más contratos o acciones cuando están perdiendo. Esta práctica te llevará a la ruina. Sólo ganarás grandes cantidades de dinero cuando seas capaz de añadir contratos en ganancias.
Por tanto, las pérdidas las controla el stop. Nunca promediarás a la baja. Y sólo promediarás al alza cuando tengas unos beneficios que te permitan hacerlo.
Ir añadiendo acciones o contratos en una tendencia a favor hará que ganes mucho dinero.

– Es mucho más rentable operar en 1 sólo mercado de cada vez que tratar de hacerlo en muchos.
El mercado (el conjunto de los traders) tienen una característica especial y es que sólo mantienen su atención en un asunto de cada vez. Cuando han acabado con él pasan a otro.
Es verdad que todos los mercados cotizan al mismo tiempo pero si identificas el que está más en el candelero y operas sólo en él mientras la masa esta pendiente del mismo tendrás muchas probabilidades de hacer mucho dinero.

– Es mejor dejar correr una posición, en la que estás ganando dinero, sin tocarla, que materializar las ganancias y tratar de volver a entrar en un momento mejor en ese mismo mercado. La mayoría de las veces que haces esto último el mercado sigue su curso sin dejarte volver a entrar a mejor precio y perdiendo de esta manera la ocasión de ganar un buen dinero.
En vez de materializar ganancias y tratar de entrar de nuevo te irá mejor añadir otro contrato más.

– Mucha paciencia para esperar a que maduren las oportunidades. En esta virtud está gran parte de la consistencia.

– Evita leer en lo más posible recomendaciones o previsiones de otros analistas. Si estás dentro del mercado te harán mucho daño. Mantente firme a tus decisiones.

2 pros y 2 contras de operar en un sólo lado del mercado

Uno de los paradigmas que me he encontrado en la búsqueda de la simplicidad máxima en el trading ha sido el dilema de si era conveniente también simplificar y elegir exclusivamente uno de los 2 lados del mercado para operar.

Como es lógico en todos los casos, me he encontrado con una serie de pros y de contras.

PROS:

  • Uno de los mayores inconvenientes de operar tanto al alza como a la baja es que las señales interfieren entre si. Verás señales alcistas cuando estés operando a la baja y viceversa. Y una de las consecuencias principales de ello es que no serás, por este motivo, capaz de dejar correr las ganancias.

Lo verás mejor en el siguiente gráfico:

trading

 

Si estás operando en ambos lados y en este caso, al alza, seguramente cuando la cotización llegue a la linea de resistencia (punto A) te entren las ganas de entrar corto a la contra. De esta manera cortarás las ganancias por no seguir la tendencia, a parte de tener que salir con pérdidas. Si sólo operases al alza esto no te ocurriría ya que desecharías la mayoría de las señales bajistas.

  • Otro de los pros es que si operas en un sólo lado, además de acortar el tiempo de tu aprendizaje a la mitad, acostumbrarás a tu ojo o subconsciente a identificar perfectamente las señales propias del lado en el que elijas operar.
    Renunciar a uno de los lados te hace más perfecto a la hora de interpretar las señales del mismo pero no por eso renunciarás totalmente al otro ya que inconscientemente lo estarás practicando puesto que interpretar las salidas del lado que has elegido es interpretar las entradas del otro lado.

CONTRAS:

  • Si sólo operas en un lado del mercado te encontrarás con que dejarás de ganar dinero en ambos. Tengo oído, y es lógico, que un buen trader es aquel que es capaz de sacarle dinero a ambos lados, tanto en el alcista como en el bajista, pero como no es una ley, lo que manda es que seas capaz de sacar dinero sea como sea.
    Por tanto, queda sentado que operando en un sólo lado renunciarás a ganar dinero en uno de ellos.

Aquí yo pondría un matiz. En el trading, más que en ningún otro oficio, manda la flexibilidad por lo que tampoco es cuestión de renunciar a oportunidades alcistas como la que se vio cuando el BOJ quiso elevar la inflación de la economía japonesa al 2%, devaluando el Yen. Está claro que aunque apoyemos a un lado en un 99% siempre dejaremos el restante 1% para oportunidades del lado contrario en las que las probabilidades de salir victorioso sean del 100%.

Con esto quiero decir que hay que seguir la reglas pero saber también cuando es el momento de romperlas.

  • Otro de los contras viene del lado psicológico. Es muy pero que muy difícil por no decir casi imposible ser capaz de dejar pasar una oportunidad que se da en el lado opuesto al que sueles operar. Aquí manda la disciplina y si has elegido un lado vas a operar sólo en ese lado y si no ocurre una oportunidad como la explicada en el párrafo anterior no debes entrar, sino más te vale seguir operando en ambos lados.

Una vez que tomas una decisión lo peor es mantenerte en el medio, debes aceptarla con todas las consecuencias. Disciplina férrea es el estandarte de un buen trader.

De todas maneras tienes algo a tu favor para poder superar el ansia de tener que operar en ambos lados a la vez. Si sueles hacer operaciones en bolsa, materias primas y divisas sabrás que siempre encontrarás un mercado que se mueva al alza o a la baja.

Decidirte a operar al alza o a la baja tiene que ser una decisión que debes sopesar seriamente si aun no has sido capaz de ganar dinero operando en ambos sentidos. 

La pérdida de tiempo y el logro de un objetivo

Uno de las peores manías que tenía a la hora de planificar mi trabajo como trader era la de superponer las tareas menos importantes a las que más relevancia tenían. Era un verdadero hándicap para mí.

Ni siquiera haciendo listas sobre la rutina a seguir. Aunque tengo que decir que me ayudaron claramente a la hora de reeducar mi cerebro para alcanzar la fuerza mental suficiente para seguir las reglas que escribía día tras día.

Al final, mi tarea diaria de trading se redujo a 4 premisas las cual ahora puedo decir que cumplo prácticamente a rajatabla.

Pero era el hacer primero lo menos importante lo que no dejaba tiempo para lo que de verdad sí me hacía progresar en el trading. Tanto el proceso de simplificarlo todo a la mínima expresión como ser capaz de llevarlo a cabo fue lo más duro que me he encontrado a la hora de dedicarme al trading.

Así que, claramente, el problema estaba en mí, en mi disciplina.

El trading es un oficio donde no tienes un jefe que te supervise por lo que si no tomas claramente las riendas y te impones hacer primero lo que debes hacer y luego lo que te gusta te encontrarás con un serio problema a la hora de sobrevivir siendo trader.

Tenía la costumbre de eliminar primero lo que menos esfuerzo me requería y aquello menos importante para dejar la mente libre y poder ocuparme al final del verdadero meollo del asunto.

Pero claro, muchas veces, me encontraba que cuando acababa de realizar esos pequeños detalles, era ya mitad de jornada por lo que me dejaba llevar y me decía: _ mañana me pongo a ello ya en serio. Pero todos los días era lo mismo y nunca lo hacía.

Cuando acababa de hacer las pequeñas tareas ya no tenía ganas ni energía para dedicarme a la tarea principal por lo que me ponía a leer,el resto del tiempo, las noticias o lo que me parecía por Internet.

Llegó un momento en que tuve que ponerme serio. La distracción es uno de los males peores para un trader, para mí así lo fue. Esa distracción hacía que no me centrase lo que debía en la investigación y en los gráficos. Y ya sabes… si no estás atento te perderás las mejores oportunidades.

Soy una persona que me gusta dejar todos los cabos atados pero tengo que reconocer que esta manera de proceder te lleva por delante casi todo el tiempo disponible. Acabas consiguiendo lo que te propones, por perseverancia, pero en un tiempo más largo en duración de lo necesario.

Así que decidí cambiar de táctica viendo claramente que era un “defecto” de personalidad que me venía desde niño. Ya en esas edades me gustaba leer las instrucciones de los juguetes para aprender a manejarlo y sacarle el máximo provecho. El caso es que mi sobrino sin leer las instrucciones se ponía a jugar con el juego o videojuego y yo cuando acababa de leerlas pensaba si merecía la pena, puesto que cuando yo me ponía a jugar, él, sin haberlas leído, ya me sacaba una gran ventaja en el dominio de cualquier juego.

Aquí se pone en relieve la importancia de la práctica por encima de la teoría, algo que ocurre en todas las profesiones y como no puede ser menos, en el trading.

Cuando nos iniciamos en este mundo, la mayoría de los traders leemos y leemos todos los libros que caen en nuestras manos, asistimos a cursos…y no voy a decir que está mal, pero si que estaría mejor si después de leer pusiéramos en práctica dicha lectura.

Y considero, por experiencia, que este es el fallo de casi todos los traders, el exceso de información. El mío, por lo menos, lo era.

Lo era hasta que me puse manos a la obra, identifique las tareas principales y dejé que lo menos importante se hiciese cuando me sobraba tiempo o incluso no llegaba a hacerlo. Decir que el avance en la dirección correcta comenzó a ser mucho más rápido. Corría por la autopista dejando a los lados las carreteras que simulaban las tareas residuales que no me conducían a ninguna parte.

Y aun encima, de esas tareas principales, identifiqué también cual era su corazón, su parte más importante para centrarme sólo en ella y apartando lo que le rodeaba. Vamos, que el proceso de simplificación fue tal que me quedé con lo esencial de lo esencial. Y fue tal el ensimismamiento que incluso en mi oficina he desechado todo lo superfluo para evitar distraerme con ello.

Con todo esto, quiero llegar a resaltar que cada persona es diferente. En mi caso, la distracción ha sido un obstáculo muy grande. Puede que coincida con otros traders, en este sentido, o puede que no, pero ya que somos distintos conviene a cada uno hacer acto de conciencia y ser capaz de identificar qué es lo que le retrasa y que es lo que le hace avanzar. El camino,ten por seguro que será más recto y más llevadero cuando lo hagas.

Si no lo haces corres el riesgo de dedicarle un número de horas excesivo al trabajo obteniendo igual o menor productividad incluso que otro que ha identificado el verdadero motor del oficio. Además, pones en riesgo el tiempo que debes dedicar al ocio, descanso, hobbyes y familia, con todo el problema que ello conlleva.

Qué haría hoy si pudiese volver atrás…

Echando la vista atrás siempre es más fácil ver el camino pero esto sólo se puede hacer tras recorrerlo antes. Si me diesen la oportunidad de volver a empezar dejando una nota sobre mi escritorio con los pasos que debería recorrer, sería esta:

Piensa en lo que te ilusiona en la vida y no pares hasta conseguirlo. Si la vocación te sorprende trabajando en otro oficio, déjalo cuanto antes y lucha con todas tus fuerzas para poder trabajar en lo que de verdad te gusta (sabrás que es tu pasión cuando estés deseando que pase el fin de semana para volver al trabajo). _En mi caso era el trading. Hazlo o algún día en tu vida te arrepentirás de no haberlo hecho. No dejes que sea la sociedad la que marque tu ritmo (desayunar- trabajar-comer-trabajar-cenar-dormir). Inténtalo, siempre podrás volver de nuevo a esa rutina si no funciona.

TRADING:

– Abre una plataforma en CFDs y practica en real todas las horas del día que puedas. Empieza con poco dinero pero siempre utiliza un stop-loss  (poner el stop y cumplirlo ha sido uno de mis grandes handicaps que ahora aplico a cada operación con total disciplina) y calcula el número adecuado de contratos para no apalancarte demasiado (otro de mis fallos ha sido operar con más contratos de los que mi cuenta podía soportar).

– Antes de operar en intradía aprende a manejar bien la plataforma, te ahorrarás mucho dinero.

– Si lees libros o vas a cursos que sea para saber de que va y en que nivel está la profesión. Una vez creas haber leído lo suficiente sólo avanzarás rápido si investigas, piensas (meditas) y operas por tu cuenta sin hacer caso de nadie. Ensayo/error.

– Nunca operes con acciones y si lo haces que sea sólo en Blue Chips y a largo plazo aplicando la técnica del Dolar Cost Average.

– Opera sobre todo en divisas, Indices y Materias Primas. Es la única manera de enriquecerse en poco tiempo.

– Evita abarcar muchos mercados. Menos es más.

– Si tienes que decidirte entre operar sólo al alza o a la baja, que sea a la baja.

– Que no te distraiga nada. Sólo serás el mejor en algo si le dedicas a ello todo el tiempo posible.

– Cuando tengas varias tareas prioriza siempre la más importante sobre todas las demás.

– Simplifícalo todo al máximo de manera que tengas tiempo para otras cosas, no todo es trading. Si logras simplificarlo todas las tareas, te sobrará el tiempo. Esto se logra identificando el principio activo activo de cada cosa, la esencia (es la regla de Pareto 20/80).