Latest / page 3

  1. Una buena forma de perfeccionar el sistema de trading

    Mientras “tradeamos” siempre nos surgen ideas con las cuales mejorar nuestras operaciones. Gran cantidad de ellas diría yo. Pero, ¿cómo podemos hacerlas efectivas y distinguir las realmente buenas del resto? Bueno, pues esta es una buena manera de hacerlo: Cada vez que “se nos ilumina la bombilla” lo que tenemos que hacer es copiar la…

  2. Cómo gestionar la presión

    Trabajar bajo presión, en la actualidad, es algo a lo que nos tenemos que enfrentar día a día. El tema es cómo y hasta donde somos capaces de aguantarla, porque hay presiones y presiones. El número de tareas influye en el nivel de stress. A mayor número mayor nivel y viceversa. Cuidado, no se trata…

  3. Lo breve dos veces bueno

    Los mercados se mueven en tendencias a corto, medio o largo plazo. Formas de actuar del trader (equivocadas, por supuesto): Tratar de “coger” un giro de mercado, o sea, el comienzo de una tendencia, sea esta alcista o bajista. (El sistema que más operaciones negativas arroja). Tratar de ganar un sueldo diario “robándole” al mercado…

  4. Ventaja comparativa

    Cuando estudiaba Bachiller elegí Ciencias Puras porque me gustaba más que Letras. Años más tarde me di cuenta que se me daban mejor las Letras pese a gustarme menos. El modelo de la ventaja comparativa demuestra que los países tienden a especializarse en la producción y exportación de aquellos bienes que le resultan más eficientes.…

  5. Configura tus reglas… pero respétalas

    El trading es un periplo con muchos caminos abiertos, y son tan indefinibles que es imposible abarcarlos todos tengas las vidas que tengas. Una y otra vez, los traders se dan de bruces, desaparecen, y pronto llega otra nueva remesa a sustituir a los primeros. Así en un ciclo continuo. Más todo se simplifica con…

  6. Observa tu historial y busca el ideal

    Es importantísimo observar el historial de operaciones cada x tiempo. Nos dice mucho de nuestra forma de operar. Nos dice donde fallamos, qué tenemos que corregir. Y, sobre todo, nos indica hasta donde tenemos que dejar correr los beneficios para que nuestra cuenta dibuje una curva ascendente. Es de todos sabido que el trader es…

  7. Cuando las matemáticas del “no hacer nada” funcionan también en trading →

    Tal y cómo explica el enlace referido para diversas situaciones de nuestra vida cotidiana, no hacer nada y sentarse a esperar, en el caso que nos atañe, como es que se desarrolle el movimiento del mercado, suele ser globalmente la mejor de las decisiones.

    En vez de dejar que la solución venga a nosotros tenemos la inútil costumbre de ir a buscarla rápidamente.

    Las prisas son las que nos pierden, y en los mercados muchísimo más.

    ¿Cuántas veces has comprobado que no haciendo nada consigues mejores resultados?

    ¿Cuantas veces tienes que arreglar tal o cual problema, pero te sientas en el sillón y, sin comerlo ni beberlo, dicho problema se arregla como por arte de magia?. Y esto sólo por haber esperado más tiempo de lo que sueles esperar.

    ¿Donde reside entonces el error?. A parte de las prisas que tenemos por solucionarlo todo de inmediato, el error está en que siempre se nos ha dicho que hay que trabajar duro para conseguir las cosas y lo realmente cierto es que es más efectivo trabajar con inteligencia que duro porque te habrás dado cuenta, digo yo, que hay mucha gente que ha trabajado muy duro todos los días de su vida y permanece en la línea de salida sin haber conseguido nada tras muchos años de sacrifico.

    Así que: trabaja inteligentemente más que duro.

    Medita y luego…actúa.

    En nuestro caso, o sea, el trading, todo se limita a operar acorde con el capital que se posee, adaptando el tamaño de la posición al mismo. Luego hay que dejar que la cotización haga su trabajo pues no puedes prever el futuro.

    El stop te protege.

    Aunque claro, falta el último paso, quizá el más difícil.

    ¿Donde salir?.

    Y aquí el horizonte se amplía exponencialmente.

    El trader debería trabajar mucho más en sus salidas que lo hace en sus entradas. La entrada podría ser incluso al azar, siempre que se proteja la retaguardia, pero la diferencia la va a marcar el momento de la salida.

  8. Operar intradía no es tu negocio

    Hablamos día tras día de la inutilidad de predecir los mercados. Sin embargo, hay cantidades ingentes de traders en todo el mundo operando intradía. Hacer day-trading o scalping conlleva estar continuamente tratando de predecir el mercado, y no sólo la entrada sino nada menos que la salida, y aun encima tratar de acertar en todas…

  9. Mi filosofía de trading

    Los que nos acercamos a operar en los mercados, no nos engañemos, lo hacemos para obtener dinero de él. Luego unos lo podemos hacer por pura vocación y otros únicamente por el mero hecho de conseguir el bien material. El trading requiere tanto esfuerzo mental y dineral que si no eres vocacional, el mercado pronto…