Cómo el trader se hace a sí mismo

Más que seguir los consejos de nadie, a la hora de operar, el trader debe esforzarse en conseguir un criterio propio.

Es muy fácil observar en cualquier diario opiniones encontradas, en cuanto a qué dirección tomar, para cualquier mercado que cotice. ¿Cuál seguimos entonces?

Es también cierto que hay analistas con una mejor visión de mercado que otros, pero también fallan y no van a estar siempre ahí para decirte cual es el mejor momento para salir de una posición.

Por lo tanto, conseguir tener un criterio propio es fundamental para aprender a operar correctamente, tanto si nos inclinamos por hacerlo a nivel técnico-chartista como a nivel macro. Es importantísimo crear una opinión propia y, sobre todo respetarla. Sólo así avanzaremos en nuestro aprendizaje.

Sólo se hace camino al andar…

Y, para ello, tendrás que analizar tus propios gráficos, aquellos de los mercados en los que operas asíduamente, buscar tus propias señales de compra y de venta, leer y seguir datos y noticias para poder matizar la situación del mercado y así inclinarte por tomar una decisión u otra, operativamente hablando. Cuantas más fuentes mejor, y si son dispares, que se contradicen, aun mejor, pues sacarás una conclusión más nítida.

Claro que cuesta esfuerzo, y tiempo, por eso debes labrar una metodología y una rutina que seas capaz de llevarla a cabo en tu día a día, complementándola con tus tareas cotidianas para no generar una situación de estrés innecesario (bastante ansiedad aporta ya el mercado), y la vida.

Y ya que hablamos de ansiedad, decir que esta desagradable sensación fue una con la que más tuve que luchar durante buena parte de mi aprendizaje como trader.

¿Y cómo la vencí?. Podría decir que a base de palos y ser totalmente verídico, pero fue la gestión de la posición la que me dió la tranquilidad suficiente para poder mantener una operación abierta y dormir al mismo tiempo (algo impensable en mis inicios). De hecho ponía los stops pero no los respetaba así que algo de mental tenía por lo que tuve que «hacer callo» por ahí, puesto que el escribir unas reglas y no seguirlas, sino no lo «curas» tu mismo… ni las mejores reglas del mejor trader del mundo podrán hacer nada por ti.

Así que por una parte fue, primeramente, respetar mis reglas, fueran correctas o no. Cuando tienes unas normas, y actúas sobre ellas, al final acabas perfeccionándolas, te quedas con lo mejor, eliminas lo que no funciona, y, al final, te quedas con un sistema curioso que acaba poniendo las probabilidades a tu favor. Y decir que este es un trabajo que no se acaba nunca, siempre estás aprendiendo. Los mercados también lo hacen, también mutan y el trader debe hacer lo mismo, porque no siempre valdrán las mismas técnicas. Es una de las partes adictivas del trading.

Pero, como he dicho, mentalizarme para seguir las reglas a rajatabla y luego, mantener bajo el porcentaje de riesgo por operación (menos del 0,5%) fue lo que me dio la tranquilidad necesaria para operar sin tensión.

Así que, lo dicho, el trader para tener una oportunidad de éxito, para llegar a ser independiente de las opiniones de los demás, debe utilizar las herramientas necesarias para seguir sus propias apreciaciones.

Configuración de la rutina de un trader

Muchas veces tienes dudas entre si seguir las noticias macro, los gráficos o ambos. Y lo cierto es que los gráficos, a la hora de operar, siempre van por delante.

Cuando sale una noticia, la cotización ya ha rebotado en algún soporte o retrocedido desde alguna resistencia.

Entonces, ¿cuál sería la combinación ideal?

En primer lugar, un análisis del gráfico sobre el mercado en el cual estamos operando. Esto nos hará tomar una primera idea de donde se sitúa la cotización, dónde están las lineas de soporte, de resistencia y, bueno, todo aquello que se puede observar en un chart.

En segundo lugar, cotejar el ambiente de mercado, y esto es: leer los titulares de las noticias económicas (profundizando en aquellas que sean de nuestro interés para la operativa), las noticias macro (aquellas que mueven los mercados y que están compuestas tanto por los datos que fluyen en el calendario económico como por los comunicados de los bancos centrales y de los miembros que los componen).

Reseñar también un aspecto muy importante: Aunque el trading pueda ser nuestra ocupación a tiempo completo, no es bueno destinar toda nuestra jornada a ello. Quiero decir con esto que no hay que estar pendiente a cada momento de nuestras fuentes para seguir al mercado al minuto porque correrás el riesgo de tener que estar despierto las 24 horas del día.

Este flujo de noticias continuo no es sano ni mucho menos productivo (no va a generar más ganancias para tu cuenta) así que lo que yo hago es seguir fuentes que me den un resumen de lo que ha sido la jornada, incluso anterior. Lo que buscamos son tendencias y no únicamente movimientos de corto plazo.

Leer los resúmenes de los mercados en los cuales operas te dará una imagen bastante buena de donde están y por dónde pueden ir, no necesitas más.

Esta manera de actuar te dará todas las tardes libres, o todas las mañanas. No necesitas saber más hasta el próximo día. Si tienes operaciones abiertas, y has hecho bien la gestión de las mismas, no necesitas mirar a cada instante si sube o si baja…es más, es contraproducente hacerlo porque te puede llevar a actuar por impulso lo cual implica cerrar antes de lo debido, sobre todo si estás en beneficios. Si estás en vigilia permanente, cualquier pequeño retroceso de las ganancias te puede llevar a cerrar anticipadamente porque creerás que el mercado se está dando la vuelta. Así que, símplemente sitúa el stop y olvídate.

Y, por supuesto, los fines de semana ni tocar los mercados. Hay más cosas que hacer, pero no sólo eso, también necesitas descansar del frenesí de la semana. Tu mente lo necesita para comenzar frescos cuando vuelvan el lunes a abrir de nuevo los mercados. Además, este período de descanso es vital para pensar, para generar nuevas ideas que mejoren nuestra operativa ya que si estás continuamente sobre el mercado, la propia saturación no te dejará avanzar.

Por otra parte, configurar la rutina diaria y semanal para un trader, para cuadrar en un perfecto engranaje (disciplina) los aspectos más relevantes de nuestro día a día, es una tarea realmente difícil y en continua revisión. Desde luego que esta es una labor que al principio absorberá la mayor parte del tiempo disponible para un trader.

Stoploss

Mucho cuidado con subir el stoploss muy rápido o ponerlo muy cerca del precio a la hora de abrir una operación, pues hay altas probabilidades de que este salte, cerrándose la operación, para ver luego como la cotización sigue el curso esperado pero contigo fuera del mercado.

Señales de entrada

Es vital no hacer caso a las señales de entrada que nada tienen que ver con las que hemos elegido para operar ya que de este modo nunca perfeccionaremos las que tenemos y diluiremos los posibles beneficios. Y mucha paciencia añadida para entrar en el momento preciso.