Latest / page 2

  1. Cualquier persona, por mucho que sea el sueldo que gane, debería por todos los medios intentar darse una oportunidad para trabajar en aquello que de verdad le gusta, aunque lo ganado fuese mucho menor.

  2. Operación a la baja en el Dow Jones

    En esta operación, a la baja, en el Dow Jones, puede claramente apreciarse donde he entrado, la colocación previa del stop y el precio actual.

    Claramente las ganancias son importantes. Es aquí el momento de mover el stoploss a un nivel en el cual si la cotización se da la vuelta salga por lo menos en positivo.

    Es muy importante eliminar el número de operaciones negativas y, también, reducir el importe perdido cuando se hacen efectivas. Influyen mucho en la cuenta de resultados.

    Hay una frase que dice: “Una vez ganancias, nunca pérdidas”. Estoy de acuerdo con ella, pero sólo en parte. Subir el stop nada más entrar en positivo suele ser una mala práctica. La pérdida hay que asumirla hasta que la cotización ha avanzado a favor un buen tramo ya que sino serán muchas las veces en las que se nos cierre sin desearlo.

    Si es, en cambio, conveniente, que el porcentaje arriesgado por operación sea mínimo para que, en caso de pérdidas, estas también lo sean.

    Y a la hora de dejar correr las ganancias hay que tener en cuenta un aspecto muy importante:

    En dicha operación estoy, ahora mismo, ganando 4 veces lo arriesgado. (Sólo pongo “en juego” el 0.3% del capital total por operación). No puedo por tanto cerrarla ya para coger beneficios.

    Sí, sería muy satisfactorio, al menos momentáneamente, pero frustrante a la larga porque tendría dilapidados dichos beneficios con sólo 4 operaciones negativas consecutivas. Algo muy factible.

    ¡Y pensar que muchos traders arriesgan incluso bastante más del 5% de su capital por operación! Una pérdida así es casi irrecuperable. Más bien entras en una espiral en donde acabas perdiendo todo tu dinero.

    Luego, observar el gráfico continuamente suele llevar a cometer grandes errores ya que deseas siempre hacer algo; siempre ves algo. Es mucho más rentable asegurar la pérdida, entrar y dejar que la cotización haga lo que tenga que hacer.

    Por ejemplo: es cierto que en la imagen puede verse como la cotización está tanteando un soporte importante, en el Time Frame diario. Yo no se lo que puede pasar. Ni yo ni nadie. No hay que engañarse, A veces aciertas con la predicción y otras no. Jugar a ser adivinos no es hacer trading. Ya puedes ser el mejor de los videntes.

    Lo mejor suele ser, una vez asegurada y abierta la posición, alejarse de ella para no hacer tonterías. No somos los dueños del mercado. De hecho, cuando seguimos la operación muy de cerca se puede percibir con claridad cómo nos maneja el mercado, las burradas que nos obliga a hacer.

    Cuanto más lo observas, más a su merced.

    Por lo tanto, ¿qué voy a hacer?. Por supuesto que dejar que la cotización haga lo que le plazca. Seguramente rebote al alza y me barra el stop. No lo se. Pero no la puedo cerrar ganando sólo 4 veces lo arriesgado. No sería rentable. No daría oportunidad a que creciera la cuenta.

    Dentro de lo malo puede suceder que se cierre ganando mucho menos de lo que ganaría si la cerrase ahora. Pero no le daría la oportunidad de seguir avanzando.

    Y tampoco voy a hacer trailing-stop porque cualquier retroceso podría dar al traste con mi estrategia.

    Por consiguiente. Ya he hecho mi “apuesta” y la voy a mantener, durmiendo tranquilo, pensando que si se da la vuelta la operación no va a resultar negativa y otra ocasión habrá. Y si sigue creciendo, ahí ya sí llegará el momento de gestionar adecuadamente la operación para salir con los máximos beneficios.

  3. Para un especulador no tiene mucho sentido operar en un mercado como el de acciones al contado, donde sólo puedes hacerlo al alza.

  4. No hay ningún sistema de trading válido para todos los traders. Si quieres que funcione tienes que personalizarlo.

  5. Los gráficos proporcionan la manera más precisa de entrar a mercado.
    Todos los Time Frames están interrelacionados entre si, saltando la cotización de uno a otro, propiciando la continuación del movimiento y, por tanto, de la tendencia.

    No conviene elegir Time Frames muy pequeños, ya que aumenta el número de entradas erróneas ni TF muy grandes ya que los movimientos son extremadamente largos y lentos.

    Y aunque con una correcta gestión del riesgo se podría operar incluso al azar, el “clima económico reinante” suele cribar y, por tanto, mejorar el porcentaje de acierto así como la posibilidad de determinar más fielmente la dirección de la tendencia.

  6. “No hemos olido ni una. Muchos tendremos que echar el cierre…” →

    Y es que la bolsa española ya hace mucho que ha dejado de tener sentido para un trader profesional.

    En cuanto al inversor: ¿qué piensa hacer cuando Wall Street comience a caer?

    El mercado de divisas (Forex) sigue siendo el “paraiso”.

    Las criptomonedas sólo son una moda pasajera de esas que te hacen perder mucho dinero.

  7. Como trader debes centrarte en aprovechar las tendencias y aguantar los períodos en los que el mercado se mueve lateralmente, arriesgando muy poco porcentaje de tu capital para soportar las perdidas ocasionadas por las operaciones negativas, mientras no se reestablece de nuevo la tendencia.

  8. Cómo gestionar la presión

    Trabajar bajo presión, en la actualidad, es algo a lo que nos tenemos que enfrentar día a día. El tema es cómo y hasta donde somos capaces de aguantarla, porque hay presiones y presiones. El número de tareas influye en el nivel de stress. A mayor número mayor nivel y viceversa. Cuidado, no se trata…

  9. La mayoría de los descubrimientos son fruto del azar tras una búsqueda incansable de respuestas.