Operar y meditar

Al cerebro, cuando le proporcionas datos, él mismo se encarga por su cuenta de ir procesándolos. Puede tardar más o menos en hacerlo pero que no te quepa duda que lo seguirá haciendo (aunque mientras realices otras tareas) hasta encontrar la respuesta.

Es entonces cuando surge una lucecita de la nada y de repente te das cuenta de que ha surgido una respuesta a lo que buscabas.

El  trading, ya lo he dicho en otras ocasiones, es un trabajo solitario, pero es que tiene que serlo para llegar a conseguir grandes logros. Necesita de mucha concentración y aislamiento.

La mayoría de las veces, esa lucecita, hace acto de aparición pero no le hacemos caso. La razón o la lógica hace que no nos lleguemos a creer de todo esa respuesta, por lo que seguimos investigando durante más tiempo para descartar otras posibles soluciones.

El subconsciente nos lo está recordando continuamente pero una y otra vez no le hacemos caso. Dicho subconsciente, ese que nos proporciona la intuición, está mucho más desarrollado que el pensamiento lógico, el cual en comparación se podría decir que hace poco que se ha formado en el proceso de nuestra evolución, por lo que aun está muy incompleto.

Por lo tanto, debemos a aprender a escuchar lo que la mente nos dice continuamente. ” Perecieron muchos de lo que se temían”.

Estamos muy poco acostumbrados a usar el poder de nuestro cerebro. El mundo en que vivimos lo relega a un segundo plano. Demasiadas distracciones que lo hacen funcionar superficialmente.

La mente requiere de silencio para lograr todo su potencial. Es por eso que grandes nombres como  Thomas Edison, Napoleón, etc,  se retiraban a meditar en numerosas ocasiones para encontrar respuestas a sus preguntas. Esto, junto con la persistencia hacen al hombre alcanzar niveles superiores.

Lo más simple casi siempre resulta ser lo mejor, pero es justo por esa simplicidad que lo acabamos rechazando.

El trading necesita de esa simplicidad. Numerosas veces mi cerebro me ha susurrado al oído: “opera y medita, opera y medita, opera y medita”.

Por supuesto que no le he hecho caso al principio. Tengo apuntes donde tengo escrito esa frase hace años. Yo seguía con mis investigaciones y siempre acababa llegando de nuevo a dicha consigna.

Pero ha sido cuando tras probar multitud de estrategias cuando por fin he sucumbido a ello y fue ahí donde empece a notar el cambio en mis resultados.

Nuestros mejores resultados dependen del 20% de lo que hacemos, el otro 80% es secundario (Ley de Pareto). Y es eso lo que debe lograr un buen trader. Ser capaz de identificar cual es ese 20% que le produce el máximo de rentabilidad.

¿Y cómo se consigue eso? Pues en mi caso, operando y meditando.

Tengo una hora, a principio de la mañana para leer los titulares de la prensa económica y los vuelvo a repasar a primera de la tarde por si ha surgido algún catalizador que pueda variar el curso de algún mercado.

Con eso basta para buscar noticias precursoras de grandes movimientos.

Luego, si me apetece seguir las noticias intradía, cuento con una lista de Twitter donde tengo suscrito las fuentes que a mi mejor me parecen que me pueden dar la primicia. Con esto tengo suficiente. Twiter es el mejor medio para encontrar información al segundo. Es una herramienta revolucionaria y vital para un trader. No hay nada que sea más rápido en materia de aviso.

Luego, la mejor información me la dan los gráficos. Ellos me proporcionan todo lo que necesito saber.

Resumiendo. Mi mejor técnica y la más simple es la de evitar la mínima distracción, estar pendiente de los gráficos por si surge alguna oportunidad y meditar mientras tanto en como mejorar mi trading (no tiene límites, siempre tienes que estar investigando y aprendiendo) y donde puede estar la oportunidad que me haga ganar dinero.

Táctica provechosa que puede ser aburrida para muchos. Cada uno debe buscar lo que más resultados le retorne. Y hay que recordar que sólo arrancarás dinero del mercado si el trading es verdaderamente tu pasión, porque ciertos sacrificios y métodos sólo los podrás aguantar de esta manera, si realmente te gusta y si no estás aquí exclusivamente por dinero.

NOTA: no dejes que los datos y noticias absorban tu tiempo. Es tiempo perdido. Una noticia lleva a otra y así sucesivamente puede irse la jornada de trabajo, sin ninguna productividad. Aprende a hacer primero lo que debes y luego lo que quieres.