Operando por objetivos

Muchos traders profesionales suelen operar por objetivos, tanto para pérdidas como para ganancias.

Establecen un tope para las mismas, diario, semanal, etc.

Por una parte operar por objetivos te cubre de un mal día y evita que sigas perdiendo y por otra te ayuda a no sobreoperar cuando has alcanzado el objetivo de ganancias evitando perder así lo ganado.

Hoy en día se puede operar tan apalancado que los objetivos, digamos mensuales, es viable conseguirlos incluso en horas, por lo que el resto del mes será tiempo libre para el trader (a parte de dinero, los traders buscan sobre todo tiempo para, aunque suene feo, gastarlo). El tiempo libre que te puede dar esta profesión quizá sea lo más preciado.

Operar por objetivos es una muy buena estrategia salvo para los traders que están en período de aprendizaje. Si este es tu caso no es esta la estrategia más adecuada.

Tengo comentado cantidad de veces que la experiencia lo es todo en el trading, y operar por objetivos limita mucho la adquisición de la misma.

La mayoría de los traders acaba abandonando el trading por falta de materia prima necesaria: dinero.

El mercado, el mejor de los profesores, cobra muy caras sus lecciones y la inmensa mayoría de los que se acercan a este mundo tienen que dejarlo porque acaban con su dinero mucho antes de conseguir la experiencia necesaria para vivir del trading.

No es que el trader que viva de esta profesión sea más listo que otros que no lo han conseguido sino que ha sabido administrar muy bien sus pérdidas en el periodo de aprendizaje de manera que ha logrado adquirir la práctica necesaria antes de acabar con el dinero disponible.

Si la correcta elección del número de lotes o contratos así como el porcentaje de pérdidas (stop-loss) es vital en cada una de las operaciones de cualquier trader profesional más importante lo es aun para un aprendiz de trader.

El objetivo principal para este último no será ganar dinero sino proteger el que tiene a toda costa con la idea de lograr adquirir la experiencia necesaria antes de acabar con todo su capital.

Es por eso que siempre recomiendo a todo aquel que aun no gana dinero de manera consistente que opere con un stop-loss máximo del 2% (si puede ser del 1% mejor) para el total de su cuenta y con el lote más pequeño que pueda abrir.

Si no es capaz de ganar dinero de esta manera no lo será tampoco con más cantidad por lo que no merece la pena arriesgar más capital. Una vez que el trader sea capaz de hacer que su curva de resultados comience a apuntar hacia arriba será el momento de ir añadiendo, muy poco a poco, más lotes a su posición.