Operación a la baja en el Dow Jones -final

Al final, el Dow Jones se ha dado la vuelta cerrándome una operación, en la que iba ganando más de 4 veces lo arriesgado, para salir con sólo el 0,3% de beneficios.

Cuando dejas correr la operación te arriesgas a esto.

Y el caso es que te tienes que arriesgar porque sino las ganancias nunca serán superiores a la suma de las pérdidas.

Pero todo ha estado dentro del plan:

  • Lo primero es eliminar todas las operaciones negativas posibles.
    Así ha sido. Ni siquiera he perdido lo “apostado” sino que se ha cerrado la operación en positivo generando el mismo importe a lo arriesgado por lo que tengo en la recámara la posibilidad de hacer otra operación sin arriesgar nada del capital total.

Quiero con esto hacer constar que ya no sólo es importantísimo perder muy poco en cada operación sino que aun más importante es que, cuando se cierre, las ganancias y pérdidas sean neutras o que se acabe en verde por poco que sea.

Esto es porque muchas operaciones negativas, aunque sean muy pequeñas, acabarán generando una de una suma importante que le dará un bocado al capital total, lo cual no nos interesa.

Cuidado que no estoy diciendo que haya que subir rápidamente el stoploss a Breakeven en el mismo instante en que entramos en beneficios pero sí que buenos beneficios nunca pueden acabar en rojo.

  • Y lo segundo es que si no diminuye tu capital siempre habrá otra ocasión en el mercado para aumentarlo.
    Queriendo con esto decir que si se cierran la mayoría de tus operaciones en “neutro”, con pequeñas ganancias, y con muy pocas operaciones en negativo, siempre habrá una que sea la haga crecer tu cuenta.

    El reto, entonces, mientras esta no llega, será no romper la disciplina.