Ocasión en la libra

Nos remontamos al 23 de Junio de 2016, fecha del referendum de salida del Reino Unido de la Unión Europea (BREXIT).

La libra se movía alrededor de los 1,45 contra el dólar (GBPUSD), pero venía ya bajando desde los 2,10 que llegó a alcanzar allá por Noviembre del 2017.

Desde la fecha del referendum hasta hoy ha pasado a cotizar en los casi 1,23 actuales después de rebotar en los 1,20 aproximadamente.

Pues bien, ese rebote no ha sido fortuito y tiene expectativas de ir mucho más lejos. Veamos por qué:

Primeramente, si nos fijamos en el gráfico, el soporte está muy claro.

GBPUSD-mensual

Un soporte muy difícil de perforar a la baja si no se produce una noticia muy importante, como podría ser la de un Brexit duro. Noticia que muy probablemente no se va a producir por lo siguiente:

  • El primer ministro del Reino Unido, máximo exponente para el abandono de la UE, simplemente está forzando la situación para obligar a Bruselas a negociar. De puertas adentro, curiosamente, es uno de los menos interesados en el Brexit duro, sólo que intenta lograr, lógicamente, sacar la máxima tajada de ello.
  • Pero aunque quisiera de verdad, lo va a tener súmamente difícil pues aunque él es la cabeza visible no tiene capacidad de decisión por sí mismo, depende de los demás.
  • Las sucesivas prórrogas para el abandono de la UE sólo favorecen a los anti-Brexit, siendo cada vez más los que se suman a la causa.
  • Bruselas lo sabe. Confía en que cada nueva prórroga un nuevo referendum está cada vez más cerca. Además, los ingleses están concienciandose de que en un mundo tan globalizado como el actual las independencias se pagan con el aislamiento, la pérdida de oportunidad, y el deterioro de la economía y el no acceso a los nuevos avances tecnológicos.
  • Tanto el Brexit como la Guerra Comercial están guiados por 2 mandatarios con ideas opresoras o constrictivas, pero son sólo simples retrocesos en un mundo con «tendencia alcista» a largo plazo, por lo que todo volverá a la normalidad con el tiempo.

Y ya que nos hemos referido a EEUU, su idea es la de seguir bajando los tipos, debilitar su moneda, lo cual aun va a favorecer más a la libra en su cambio contra el dólar.

Así que, resumiendo, la tendencia en el par GBPUSD, salvo Brexit duro, va a ser al alza, porque todos los indicios apuntan a ello, parece todo descontado, y siempre con el stop bajo el soporte referido, por supuesto.

Que va a haber noticias que van a mover el par brevemente en contra de lo que esperamos, es evidente, pero la tendencia general semeja alcista. La clave es soportar dichos posibles retrocesos con calma sin dejarse llevar por la euforia del momento, que siempre nos lleva a tomar malas decisiones, y llevarlo tranquilo, sabiendo de antemano cuál es la máxima pérdida a la que nos vamos a exponer por medio del stoploss.

Artículo Escrito por

Javier Pena

Trader en divisas, bolsa y materias primas.