Nunca abandones tu sueño

Durante mi periplo como trader han sido innumerables las ocasiones en las que me han sobrevenido las ganas de abandonarlo todo.
[...]

Durante mi periplo como trader han sido innumerables las ocasiones en las que me han sobrevenido las ganas de abandonarlo todo.

Por 1.000 cuestiones…

Cuando estás inmerso en algún proyecto y no sale como deseas, sino ves resultados pronto, lo fácil es abandonar y buscar un nuevo empeño.

Repito, esto es lo fácil, es lo que todo el mundo hace. Todos nos proponemos objetivos continuamente: aprender inglés, estudiar una nueva carrera, etc, etc.

Empezar sólo requiere impulso, esa ilusión que aparece de repente. Pero cuando comienzan a surgir las primeras piedras en el camino la mente se desmorona, cesa el ímpetu, la ilusión con la que hemos empezado, y lo dejamos.

Las causas pueden ser múltiples. Si no las hay las buscamos…pero lo cierto es que todos los días la gente se inmiscuye en proyectos que están destinados al fracaso antes de empezar.

Lo primero, sin duda, es sentarse a pensar en lo qué de verdad queremos emplear la mayor parte del tiempo del resto de nuestra vida.

En el momento que tienes claro el objetivo, ya sabrás, sobre todo tu mente, hacia donde tirar.

Si tienes varios objetivos, si dudas, pues eso, sólo darás vueltas y más vueltas, sólo empezarás nuevas actividades para abandonarlas días después.

Por lo tanto, una vez escogido el objetivo (si tienes 3 te sobran 2) todos tus pasos deberán darse en la dirección elegida.

Lo que tienes que tener muy claro es que nada va a ser fácil. Si fuese así todo el mundo lo conseguiría.

Los que normalmente destacan sobre los demás son aquellos que perseveran sin perder de vista el cartel de: META.

Cuando dudas, cuando te fijas en otras cosas, te estás apartando de tu camino.

Da igual si ahora mismo estás haciendo un trabajo que no te gusta, si crees que nunca podrás hacer lo que realmente quieres hacer.

Si no empiezas ya a poner la primera piedra, a sacar tiempo de donde sabes que lo puedes sacar pero te da pereza, te lamentarás cuanto seas muy mayor de no haberlo sacrificado todo por tu sueño.

No tienes escusa, tienes pereza. O peor aun, tienes miedo a lo desconocido.

Como dije al principio, fueron muchas las ocasiones en las que decidí abandonar el trading, pero no, ERA MI SUEÑO, nunca lo iba dejar, cada piedra en el camino era una etapa a superar.

Las hubo realmente grandes y pequeñas. Todas requerían de su dificultad, de su tiempo. (Tal cual un videojuego donde pasar de pantalla o de fase requiere más o menos empeño).

Es por eso que siempre digo: «Si te acercas al mundo del trading, hazlo porque es tu pasión, no sólo porque lo que te atrae es la gran cantidad de dinero que se puede hacer»

Si estás en el trading sólo por dinero, el tuyo irá a parar a la cuenta de los que de verdad viven la especulación.

No puedes competir contra traders que llevan los mercados en sus venas, que la noche se les hace larga, que les sobran los fines de semana y las vacaciones…

Si realmente quieres triunfar en alguna materia en concreto, elige aquella que te apasione porque si no te gusta hasta las trancas acabarás formando parte del grupo que empieza las cosas y las abandona tras no conseguir resultados después de que el impulso e ilusiones iniciales remitan.

Por tanto, resumo: «Encuentra aquello a lo que de verdad quieres dedicarte con pasión el resto de tus días y haz de ello tu filosofía de vida»

No han sido pocas las veces en las que veía «dobles techos» y hombros-cabeza-hombros en unas montañas, o suelos redondeados en el horizonte.

El Trading en el mercado de divisas o derivados financieros supone un alto nivel de riesgo y puede no ser adecuado para todos, no invierta capital que no pueda permitirse perder. El contenido de esta web y los servicios que se ofrecen no pretenden ser, no son y no pueden considerarse en ningún caso, asesoramiento en materia de inversión ni de ningún otro tipo de asesoramiento financiero, ni puede servir de base para ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo.