No lo conseguirás hasta que des de ti el 100%

El ser humano tiene por condición dar lo mas de si cuando no encuentra salida a su situación, cuando está entre la espada y la pared. Si encuentra otra salida se rinde.

Así que, es cuando la situación se torna desesperada el momento en que pone a funcionar todo su potencial.

Pero, hasta que llega ese momento, y aun a sabiendas de que tiene que dar el 100% para alcanzar el objetivo, una situación acomodada le hace distraerse en otras tareas que nada tienen que ver o muy poco.

Para hacer un símil de la situación, es como cuando tienes un examen. Sabes que tienes que estudiar pero lo vas posponiendo, la fecha se va acercado y sólo lo miras un poco cada día. Pero en la víspera del examen lo das todo. Priorizas el estudio por delante de todo lo demás. Ahora si, pero el esfuerzo ya es en vano, ya no llega el tiempo.

Si te hubieses entregado a tu objetivo todos los días con el mismo ímpetu, el resultado hubiese sido otro.

Hoy nos perdemos en multitud de tareas antes de ir al grano. Nos causa esfuerzo ponernos a ello, sobre todo mental.

No establecemos un objetivo claro. Hacemos primero lo que más nos gusta o lo que menos sacrificio acarrea.

Poniendo ya un ejemplo ajustado al trading:

cuando te propones hacer del trading tu oficio sabes que vas a ser tu propio jefe. El trading necesita de un aprendizaje previo bastante largo. Es fácil perderse por ese motivo en otros quehaceres, es fácil perderse por internet cuando nadie te vigila.

Si has decidido lanzarte de cabeza y has dejado tu trabajo (suponiendo que tienes un colchón de dinero para subsistir durante unos años) para dedicarte a jornada completa al trading, no puedes ir haciendo tiempo o alejarte de la tarea principal dejándolo todo para el final.

Tienes ese colchón, pero el aprendizaje del oficio de especulador es muy duro y dura más de lo que crees. Posiblemente más de lo que ese depósito de dinero puede aguantar.

El sacrificio lo es todo, después de ese sacrificio es cuando vienen los resultados y podrás descansar.

No emplees mal el tiempo. No vas a tener otra oportunidad.

Sabrás que lo mereces cuando estés dando el 100%. Y céntrate siempre en el proceso, no en el resultado.