No le busques explicación: la práctica frente a la teoria

Es condición de todo ser humano buscar una explicación a todas las cosas. Necesitamos saber porque se ha producido y que ha hecho que se produjera.

Esto se traduce en fórmulas aclaratorias y cientos de libros tratando de describir el proceso.

Se trata de un don maravilloso que tiene la humanidad. No paramos de investigar y gracias a ello los adelantos en todos los campos que nos rodean.

Ahora bien, toda esa teoría no sirve de nada si no se traslada a la práctica.

Se sabe por la teoría que tal o cual acontecimiento está ahí y que se produce por algo en concreto porque alguien se ha tomado la molestia de investigarlo. Y solemos expresarlo por medio de fórmulas, libros o palabras.

Pero hay muchísima diferencia entre la teoría y la práctica.

Si tomamos un “todo” la teoría sería como la capa superficial y la práctica todo lo demás.

Para que se entienda mejor, tomando como ejemplo La Tierra: la Teoría sería como la corteza terrestre y la práctica todo lo demás que se sitúa por debajo de dicha corteza.

Nos cuesta mucho menos esfuerzo leer o escuchar a otros que hacerlo por nuestra cuenta. La diferencia es que la teoría suele ser olvidada rápidamente si no la pones en práctica. En cambio, la práctica no.

Si alguna vez has trabajado y has abandonado dicho trabajo durante unos años, cuando regreses seguirás manteniendo la experiencia que tenías y te parecerá como si nunca hubieses dejado de trabajar.

Viene a concretarse todo ello con el típico dicho: “Es como montar en bicicleta, una vez que aprendes nunca lo olvidas”.

Es muy bonito leer libros de especulación y de trading, ver vídeos, asistir a cursos … pero si no pones toda esa teoría o conocimiento en práctica no te habrá servido absolutamente para nada.

El trabajo práctico o mental cuesta mucho esfuerzo al ser humano de ahí que la mayoría de los que empiezan algo suelan abandonarlo tras un corto período de tiempo si ven que no han obtenido aun el beneficio o resultado que esperaban.

Nos cuesta muchísimo poner en práctica todo lo que asimilamos mediante la teoría. Nos cuesta incluso sobremanera ponernos a ello, empezar la tarea.

Es por eso que la mayoría de los grandes avances de la humanidad se han logrado por personas perseverantes que no inteligentes. También es muy cierto que si a una persona inteligente le sumas la perseverancia obtienes un genio, pero por lo general ambas cualidades no suelen ir de la mano.
Así que si te dan a elegir un don entre perseverancia e inteligencia elige la primera sin dudarlo un solo instante.

De eso trata el trading, de perseverar en la práctica y no de estar todos los días absorbiendo más y más teoría.

Aquí está la diferencia entre llegar o no a la meta en este mundo de la especulación.

Horas y horas de práctica. Acumulación y más acumulación de horas de práctica. Hacer lo mismo todo el tiempo y durante mucho tiempo. Sólo esto te dará la experiencia necesaria, solo esto te permitirá obtener la excelencia.

Nos encanta leer pero hay que practicar…sacrificarse.

Dejar lo que nos gusta en pos de lo que hay que hacer.

Podrás estar atiborrado de teoría sobre un tema. Podrás haber amontonado montañas de esa teoría durante años y años pero si compites con toda tu sapiencia contra alguien que haya acumulado práctica sobre ello durante únicamente un mes, estarás vencido de antemano.

¡ UN GRAMO DE PRÁCTICA VALE MÁS QUE UNA TONELADA DE TEORÍA !