Los fundamentos del trading

No esperes ganar el 100% de las veces. Indurain: “Dejé de ganar más cosas de las que gané”

Y aunque debes aspirar a ello para elevar el porcentaje de aciertos, si que debes tener claro que nunca nadie lo va a conseguir.

¿Pero, cuales son los fundamentos en los que más tienes que incidir para hacer un sistema potente y ganador?

Hay muchas ramas o afluentes de los que bebe el trading, todos suman, cada uno de ellos te hace dar un paso hacia la excelencia pero hay unos cuantos fundamentos principales sobre los que se asienta un buen sistema operativo de trading.

1.- Ya que es imposible ganar en el 100% de las veces, nuestra labor de traders se encaminará sobre todo a resguardar en lo más posible el dinero que tenemos y que ganemos.

No es fácil, ni mucho menos, pero el éxito depende en gran parte de ello. Mínimas pérdidas y operaciones cuidadosamente escogidas a la hora de entrar. Cada operación, aquella que podemos dar por buena, resultará de la obtención de 3 veces más beneficios que pérdidas posibles.

Es la relación 3:1

Si vas a abrir una operación y sabes que si sale mal perderás 100 euros, tienes que estar lo más seguro posible que si aciertas y ganas, esa operación te tiene que dar por lo menos 3 veces más de beneficios de lo que estabas dispuesto a perder.

Así que si tu máxima pérdida es 100 debes esperar un beneficio de 300 euros. A partir de ahí, depende de tu destreza en el mercado el querer o poder ganar más.

La relación 3 a 1 nos da la ventaja de poder abrir otras 3 operaciones sobre beneficios por lo que sólo a partir de la tercera operación fallada empezaría a disminuir nuestro capital inicial.

2.- Está claro entonces que el segundo fundamento es no sobreoperar. En el trading intradía esto es lo más difícil, estar horas y horas esperando a que salga la oportunidad que estamos esperando, pero es ahí donde está la relación 3:1, es ahí donde está el dinero.

Sobreoperar hace que abras más operaciones de las debidas lo cual te llevará a pérdidas y a consumir dicha relación.

Todo esto puede convertirse en un circulo vicioso y provocar que tengas miedo a la hora de abrir posiciones, lo cual hará que dejes de coger la mejor operación del día. Ni que decir tiene que esa habilidad de coger buenas operaciones viene de haber pagado antes al mercado las lecciones correspondientes.

“Hazlo mal, pero hazlo” y siempre en real. Al principio pierdes, es el salario del dolor como decía Kostolany, pero después vendrán las ganancias.

Por tanto, que quede claro que los 3 fundamentos en los que debes trabajar duramente son:

– limitar las pérdidas.

– no sobreoperar

– abrir operaciones donde las probabilidades a nuestro favor sean de 3 a 1