Los flujos de capital

Aun me parece que fue ayer, antes de la crisis en pleno boom económico, cuando estaba hablando en la acera con mi hermano, el cual posee un comercio de electricidad.

Las palabras de él eran las siguientes:

_“Es impresionante, como siga todo así es una maravilla. Todo el mundo está contento, todo el mundo gasta…”

La sensación era de que todo iba a ser así para siempre.
Si tu te compras un coche yo me compro otro mejor. Y si te compras un piso, yo también.

Era el momento de ahorrar y no de invertir. Era el momento de los ajustes. Ahorrar en pleno boom económico nos proporciona una cantidad de capital que aplicada en el momento más bajo de la economía (recesión) nos permite ser ricos pocos años después.

Pero claro, ¿quién es capaz de ahorrar cuando tu vecino se está comprando de todo?

Ángela Merkel, por ejemplo lo fue, y no se si con sus finanzas personales, pero si con todo un país.
Hizo lo más difícil: ser austera en tiempos de euforia económica.
El tiempo siempre te da la razón. Otra cosa es que tengas la fuerza mental para actuar en contra de lo que hace la masa.

¿Qué es una crisis? A mi manera. (Todos deberíamos de tratar de interpretar las cosas a nuestra manera. Es como mejor lo entiendes y como mejor te queda grabado en la cabeza).

cubo_agua_crisis

 

 

Una crisis comienza cuando el cubo esta lleno (capital) y ese dinero comienza a vaciarse por los agujeros que le han hecho a dicho cubo (excesos cometidos en época de bonanza económica). Este se va vaciando hasta que esos agujeros se van tapando poco a poco (recortes sociales,etc)  y cada vez vierten menos capital.

Una vez que todos los orificios están tapados, el cubo comienza de nuevo a llenarse (reactivación económica) hasta que de nuevo el capital rebosa por encima (boom económico).

Ese dinero que sale del cubo no se pierde sino que va hacia otros mercados donde el poseedor puede recibir una rentabilidad más alta: depósitos, metales preciosos, divisas, obras de arte, etc….

Vamos, que como he dicho, el dinero no desaparece sino que cambia de lugar, estableciéndose así un flujo de capital hacia otro mercado.

La liquidez es la reina de los mercados. Allá a donde va hace subir al mercado en cuestión, y si desaparece, dicho mercado cae. Esta es la Ley Universal, la Piedra Angular.

Por supuesto, que la labor de cada especulador es saber hacia donde se dirige ese capital en cada momento.

Y en el trading tiene doble beneficio ya que un trader se beneficiará abriendo cortos en el mercado cuya liquidez escapa y abriendo largos en aquel al que el dinero está fluyendo.

Hoy en día, con la información que hay, no es muy difícil adivinar hacia donde se mueven los flujos de capital.

Y no se trata de leerlo todo, sino de saber donde se está, pues el exceso de información también es perjudicial.
Ya sabes: “los árboles no dejan ver el bosque”