Categorías
Trading

Los beneficios de no observar una posición abierta

Personalmente, en mi operativa, los beneficios de no observar la posición abierta a cada momento han sido determinantes.
[…]

Personalmente, en mi operativa, los beneficios de no observar la posición abierta a cada momento han sido determinantes.

Pero claro, para poder hacerlo de manera efectiva, hace falta una previa férrea gestión del dinero.

El mercado es absolutamente psicológico, y claro, cuando anda tu dinero de por medio la incidencia en la psique es instantánea, con sus correspondientes malas decisiones tomadas por el ritmo frenético al que nos somete el mercado.

Quiero con esto decir que cuando entras al trapo y te enfrentas a él, cara a cara, llevas todas las de perder.

Por tanto, sales ganando cuanto más le ignoras.

Seguro que eres de esos que cuando abres una operación no puedes apartar la vista de la pantalla. Cada movimiento provoca en ti una reacción, y esa reacción un sentimiento, y ese sentimiento una respuesta.

El problema viene cuando esas sensaciones que vives en el mercado las trasladas a tu vida cotidiana. O sea, estás alegre con todos los que te rodean cuando estás ganando, y no hay quién te dirija la palabra cuando estás perdiendo.

El mercado está jugando con tu mente, no puedes apartar el pensamiento de él y todo lo demás, todo lo que te hace apartarte de ese pensamiento te irrita. Necesitas estar pendiente todo el rato de la operación, sobre todo si se te acumulan la pérdidas.

Es aquí donde entra en juego la gestión del dinero, la gestión de la operación.

Lo más lógico, cuando estás ganando, es que si estás pendiente todo el rato de los avances y retrocesos de los beneficios es que ante cualquier repliegue de los mismos, más importante de lo normal, cierres la operación por miedo a acabar en pérdidas.

NO lo haces cuando estás perdiendo, sino que las dejas correr, pero con las ganancias no, cierras cuando los beneficios disminuyen un poco. (Esta forma de proceder se incrementa exponencialmente cuando operas en real, de ahí que el aprendiz de trader deba operar, desde sus inicios, en este «modo» sino quiere empezar de nuevo de cero cuando decida abandonar el modo simulado o Demo).

En Demo no preparas la parte determinante de la consistencia en el trading: la mente.

La satisfacción de haber cerrado en verde es tan grande como inútil, pues has cortado ganancias, no las has dejado correr.

Por tanto, cuando no observas una operación que está en beneficios (porque se supone que las pérdidas las vigila tu stoploss) surgen una serie de aspectos muy beneficiosos para tu operativa:

  • Desaparece el miedo ya que has abierto con un número de lotes adecuado a la cantidad de tu dinero total en la cuenta y has puesto un stop para las pérdidas donde estas nunca serán mayores del 0,5% del capital total. (Esto da mucha tranquilidad para lo siguiente).
  • NO te preocupas de lo que está haciendo la cotización por lo que de esta manera no estás inducido por el mercado. Este, al no estar observándolo no influye sobre ti, sobre tu mente, por lo cometes menos errores.
  • Cuando la posición avanza a tu favor las ganas de cerrar aumentan a medida que también lo hacen los beneficios. Si no estás observando desaparecerá esa presión, esa tensión, por lo que sin duda (probado y requeteprobado) dejarás correr más tiempo las ganancias que si estás pendiente de la operación.
  • No cerrarás por los retrocesos típicos del mercado. Sabes que no puedes aguantar que retrocedan los beneficios de una operación positiva por lo que si no la observas, lógicamente, no influirá en ti, y no cerrarás por lo que en muchas de las ocasiones te sorprenderás de las ganancias acumuladas que de ninguna manera tendrías si estuvieses echándole un ojo a cada instante a la operación.

Como bien dice Ben Graham: «A muchos inversores les hubiera supuesto un gran favor que sus acciones no cotizasen en absoluto» …para no caer en los cambios de humor del Señor Mercado.

Por Pena de la Ghetto

Trader independiente