Categorías
Trading

Lo que diferencia a los Pequeños Especuladores de las Grandes Instituciones

Ya he comentado en alguna ocasión que, hoy en día, gracias a la tecnología no sólo hemos igualado las condiciones para ganar dinero (vía legal) en los mercados como lo pueden hacer las Instituciones, Agencias, Fondos y grandes Bancos, sino que las superamos con creces.
[…]

Ya he comentado en alguna ocasión que, hoy en día, gracias a la tecnología no sólo hemos igualado las condiciones para ganar dinero (vía legal) en los mercados como lo pueden hacer las Instituciones, Agencias, Fondos y grandes Bancos, sino que las superamos con creces.

Se trata de algo más que autoestima y motivación para ganar a los grandes, se trata de que es totalmente real sacar muchísimo mayor rendimiento que ellos.

Ventajas:

la verdad es que todo son ventajas salvo en que nos ganan en capitalización. Pero, ¿quien quiere ser rico? Querer ser rico implica querer tener cada día mas. Y esto te convertirá en el «más rico del cementerio». Querrás tener tanto o más que nadie que no lograrás disfrutar del dinero que consigues porque cualquier gasto, por pequeño este que sea, acarrea en tu mente una insatisfacción por esa pérdida de capital. De ahí el carácter avaro de los grandes ricachones.

Este no es el camino o no debe de ser el camino de un especulador. El verdadero camino es lograr la independencia financiera, esa que te permite hacer lo que más te gusta sin tener que trabajar.

Lógicamente esa linea la pone cada uno. A unos le basta una cantidad para ser independiente, financieramente hablando, y otros necesitan un poco más, pero este debería ser el objetivo de todo trader o especulador, si de verdad quiere disfrutar verdaderamente de la vida.

Ser rico no te da libertad, necesitas conseguir cada día más, pero ser económicamente independiente, si.

COMERCIALES:

La mayoría de los bancos enfocan a sus empleados en el arte del marketing, todo el rato están intentando venderte algo.

NO hay muchos empleados de bancos que sepan lo que son las «opciones» . Ni siquiera hay muchos bancos con los que puedas abrir una cuenta de futuros.

Todo lo mas a donde llega su entendimiento es al campo de las acciones, y por supuesto, si alguna vez te recomiendan alguna, ten por seguro que las de su propio banco estarán de primeras en la lista.

Siempre me acordaré, creo que fue a finales de los 80, cuando el Banco de Santander lanzó un producto que permitía conceder créditos a jóvenes para comprar acciones.
No fueron pocos los que se lanzaron a contratarlos.
Lo que no sabían, (la letra pequeña como actualmente con las preferentes) es que esos créditos estaban pignorados.

¿Qué sucedió y que significa esto entonces?

Simplemente que el precio de las acciones comenzó a bajar y a la pérdida por la bajada de las cotizaciones se sumó que había que ir pagando el crédito y sus comisiones, (pérdida por duplicado). Entonces la gente se lanzó a vender las acciones pero el banco no se lo permitió hasta que hiciesen efectivo primero el pago íntegro del crédito solicitado. Esto es la pignoración.

No hace falta ser muy inteligente para darse de cuenta de lo que sucedió.

Así que, de lo que te recomienden que hagas en el banco, ni caso. Sólo harán lo que a ellos les convenga mejor para sus intereses.

De hecho, otro caso que recuerdo de este Banco de Santander es la llamada apurada de su director, que nunca me llamaba para nada, para que me pasara rápidamente por la oficina para firmar un escrito muy importante.
Yo de aquella, en mis inicios, operaba sólo en acciones, y la razón de la llamada era para que firmara algo que el director quito importancia, no me dejaba ni leer porque supuestamente era irrelevante, más bien un tema burocrático, y yo a mis veintipocos, sin experiencia, firmé. Y firmé vía libre para cobrarme comisiones y más comisiones bajo mi propio consentimiento.

Son cosas que al principio no entiendes pero que a largo plazo, cuando ya empiezas a ser más consciente de todo, dejan huella.

La verdad es que tengo muy malos recuerdos de este banco, de hecho conservo aun la cuenta abierta pero con 0 de saldo. «Los bancos deberían tratar de conquistar a sus clientes desde el corazón y no desde el bolsillo».

No digo que el Santander sea un mal banco, solo que cada uno habla de algo o alguien partiendo de como ha sido su relación con «ello». «Siempre hablas de la fiesta según como a tí te a ido en ella». En mi caso dejó una mala huella grabada y no quiero saber nada mas.

De esto saqué una lección: los bancos deberían tratar mejor a los veinteañeros porque son los verdaderos clientes del mañana, los que van a poseer el dinero en el futuro. Los bancos no tienen memoria pero sus clientes si.

Pues a lo que iba, la función principal de las grandes instituciones es la de captar clientes y exprimirlos a comisiones que es de donde sacan su beneficio.

Nunca, por tanto, entres en el mercado bajo sus consejos. Es mejor que cojas un dardo y lo tires sobre una serie de nombres de acciones (como hacía el mono en el famoso experimento).

PRESENTACIÓN DE RESULTADOS:

si hay una ventaja verdadera de los pequeños especuladores frente a las instituciones esta está en la presentación de resultados.

Las instituciones tienen que presentar resultados trimestrales a sus clientes, de ahí que suelas oír lo de «maquillaje de fin de trimestre», «maquillaje de fin de año». Y  no se trata de ponerse guapo para ir de fiesta, no, sino de inflar las cotizaciones para así presentar a los clientes una ficticia rentabilidad, para luego dejarlas caer.

Aquí, en esta única acción es donde se ve claramente el espíritu de su negocio. Complacer al cliente para que les ceda más dinero y para poder así cobrarle más comisiones.

Ni por asomo se te ocurra que nadie gestione tus inversiones. Harán las suficientes operaciones para sacarse al mes unas jugosas comisiones. Si no hay oportunidades de entrada, tranquilo que rápido se las inventan.

Si no puedes gestionar tu propia cartera o tu operativa en cualquier mercado, mejor que pongas tu dinero en un depósito, por lo menos no perderás dinero.

Otro despropósito de la obligación de presentar resultados es que si han acertado en la operación, nunca podrán dejar correr las ganancias. Su período de inversión caduca a los 3 meses. Tu, como especulador, no tienes que rendirle cuentas a nadie y puedes dejar tu posición abierta todo el tiempo que estimes conveniente.

SIN EXPERIENCIA:

la mayoría de los traders que trabajan para las instituciones no tienen experiencia. Están cargados de Masters y Títulos pero de experiencia cero patatero.

Cualquiera de los traders que hacen trading desde su casa les daría una lección práctica de como operar en los mercados.

Son traders titulados y muy formados teóricamente lo cual les conlleva, para encaminarse, a tener que desaprender casi todas las materias que ha aprendido si quieren lograr algo del mercado.

Conocen muy bien las herramientas, como funciona el mercado, pero carecen de la práctica adecuada para sacarle rendimiento.

La mayoría son carne de cañón y los van rotando cada poco tiempo o destinándolos a otras secciones.

No puedes confiar por tanto tu dinero a esta gente para que te lo gestione. Tienen menos experiencia que tu.

DIVERSIFICACIÓN:

debido a esa falta de experiencia, diversifican al máximo. Por lo menos tratan de dejar la cuenta en positivo.

A mas diversificación menos rentabilidad pero también menos riesgo. Es lo que tiene no tener experiencia sobre el mercado. No saben identificar la verdadera oportunidad y tratan de entrar en todo y que la media haga su trabajo.

Por otra parte, esa diversificación supone más comisiones, que es su fin verdadero de negocio.

Además, tratan de rotar las carteras lo más que pueden para generar, de nuevo, más y más comisiones para la entidad.

COBARDÍA:

por otra parte todos se ponen de acuerdo para entrar en las mismas acciones o mercados. «De equivocarnos nos equivocamos todos y así el cliente ve que el mercado está impracticable para todo el mundo»

El verdadero trader asume el riesgo y entra donde tiene que entrar por mucho que otros le lleven la contraria.

FALTA DE CONSISTENCIA:

Sólo hay que mirar la tabla de rentabilidades anuales para ver como no suelen estar mucho tiempo en los primeros puestos. Estos se van rotando, de ahí se demuestra la poca fiabilidad de sus aciertos sujetos más bien a obra del azar y no a una buena estrategia.

Por tanto, si quieres especular hazlo por ti mismo, sino no te atrevas a confiar tu dinero a nadie. Si pierdes aprenderás de tus errores  e irás evolucionando y tendrás constancia de lo que has hecho bien o mal.

Cuando falles, por supuesto que te sentirás muy mal, pero también acertarás y la sensación será toda la contraria.

La acumulación de horas y el sacrificio irán poniendo las cosas en su sitio y cada vez serás mas consistente. Y lo mejor de este oficio: te sentirás realizado y tu autoestima estará por las nubes.

Esto último no te lo ofrece ninguna institución ni entidad financiera. Ese honor, que todo humano ansía mas que nada incluso por encima del dinero, sólo lo puedes labrar tu mismo.

Por Pena de la Ghetto

Trader independiente