Lo breve dos veces bueno

Los mercados se mueven en tendencias a corto, medio o largo plazo.

Formas de actuar del trader (equivocadas, por supuesto):

  • Tratar de “coger” un giro de mercado, o sea, el comienzo de una tendencia, sea esta alcista o bajista. (El sistema que más operaciones negativas arroja).
  • Tratar de ganar un sueldo diario “robándole” al mercado un pequeño importe cada día. (El sistema más exigente y  que más presión ejerce sobre el trader).

Nadie, o muy pocos, se paran a intentar “recoger” el dinero que existe entre el comienzo y final de una tendencia.

Son tan avariciosos que quieren ganar hasta el último euro justo desde donde la tendencia empieza  hasta justo donde la tendencia acaba. (Nada más improductivo y por añadidura,  desmoralizante).

Sin embargo, operar un mercado con éxito es relativamente sencillo. Tanto, que pasa totalmente desapercibido para el operador.

La disparidad de Time Frames, activos, capitales… no hacen sino confundirlo más y , lo peor, esa manía de tratar de “atrapar” al mercado. Condición esta muy humana la de concretarlo todo.

No funciona en los mercados financieros.

Es por ello que el trader valora aquello que es difícil, que es complejo, cuanto más mejor. Lo simple es demasiado simple para ser bueno. Otro error más.

Sin embargo, al igual que un electrodoméstico, auto, etc… cuantos más extras, más posibilidades de que algo falle.