Las prisas por ganar dinero rápido

Un guerrero de la luz nunca tiene prisa, el tiempo trabaja en su favor.

Él aprende a dominar la impaciencia y evita gestos impensados.

Caminando despacio, nota la firmeza de sus pasos. Sabe que participa de un momento decisivo en la historia de la humanidad, y necesita cambiarse a sí mismo antes de transformar al mundo.
Por eso recuerda las palabras de Lanza del Vasto: “Una revolución necesita tiempo para instalarse”.
Un guerrero nunca coge el fruto cuando aún está verde.

_Manual del Guerrero de la luz.(Paulo Cohelo)

Uno de los mayores deseos y también uno de los mayores defectos del ser humano es la prisa por enriquecerse. Teme morir mañana. La vida es corta piensa, así que mejor tratar de ser rico cuanto antes.

Todo necesita de su madurez, todo necesita de su tiempo. El que tiene experiencia, el que es profesional, avanza muy rápido en su trabajo, sin embargo, sus movimientos parecen lentos.

En el mundo de la inversión/especulación el ritmo adecuado es el mismo: paciencia para que madure la oportunidad, paciencia para que madure la inversión.

Es fácil verlo, incluso en el día a día, a poco que observes. Por ejemplo, en las populares máquinas de apuestas que se están instalando por los bares de todo el país, puedes ver como la mayoría de los que juegan en ellas hacen la apuesta para los acontecimientos deportivos más cercanos en el tiempo en vez de apostar por los más seguros pero más alejados en el tiempo.

Cuando haces de la especulación tu filosofía de vida acabas comparándolo todo con el trading. Todo está estrechamente relacionado.

Las ansias de dinero rápido es anhelo de todo el mundo, y es ahí donde nos perdemos.

Si sólo lees lo que todo el mundo está leyendo, sólo puedes pensar lo que todos los demás están pensando_  (Murakami)

La frase anterior de Murakami viene a decir que si lees a alguien que sea alguien que lo haya conseguido de verdad sino corres el riesgo de alcanzar lo mismo que él, tanto para bien como para mal. De ahí que siempre recomiende a todo el mundo que se inicia en la especulación, el comenzar una línea de investigación propia, de abrir uno mismo el camino.

Aunque claro, abrirlo lo abre cualquiera, después viene la perseverancia y el sacrificio. La mayoría no pasan del “abrirlo”.

Pues volviendo al tema de hacer lo que hacen los mejores no cabe fijarse sino en 2 especuladores, que no inversores, como Warrent Buffet y George Soros, 2 de los hombres más ricos del mundo. Algo tienen que haber hecho bien.

Por supuesto que ambos tienen algo en común ya que comparten esta misma idea: “La buena inversión raya el aburrimiento”. 

Así que si estas 2 personas, han hecho un lema de esa frase, no somos nosotros los más adecuados para llevarles la contraria.

A sus más de 80 años, Warrent, no tiene ni la más mínima prisa por apurar sus inversiones. La vida es corta pero hay tiempo para todo, se trata más bien de “saborearlo”.

Ambos inversores se caracterizan por esperar con mucha paciencia a su presa, dejan madurar la oportunidad el tiempo que haga falta, no tienen prisa, no se trata de disparar por disparar. Las prisas por ganar dinero es el principal motivo de que lo pierdas más rápido a un si cabe.

¿Cuantas veces habrás visto que ganarías más dinero aguantando una sola operación abierta el tiempo suficiente que haciendo lo que haces?: cortar los beneficios rápido para abrir aun más rápido si cabe otra serie de operaciones.

Como digo, la manera de operar de estos 2 especuladores raya el aburrimiento. Pero su característica más importante no es la espera de esa presa por el tiempo suficiente ni el margen de seguridad aplicado por Buffet, sino lo siguiente: ponen siempre sus inversiones en “piloto automático”.

Normalmente, la mayoría de los especuladores no aguanta mucho tiempo sin ser capaz de cerrar una operación con beneficios. Extrañamente, Soros y Buffet tienen algo innato: son capaces de dejar correr una posición en beneficios como nadie. Es aquí donde está la diferencia entre ellos y el resto.

La decisión de poner la inversión en piloto automático, elimina cualquier autoengaño que pudiese hacerle creer que sabe cúal va a ser la evolución que sigan las acciones (la típica manía de todo trader profesional y no profesional de tratar de adivinar y establecer objetivos), y elimina la capacidad que tiene el mercado de enojar a las personas por desquiciada que sea su recuperación. _ El inversor inteligente (Benhamin Graham)

Ya lo tengo comentado en alguna que otra ocasión:

– El trader perdedor es aquel que deja correr las pérdidas y corta las ganancias de raíz. NO GANA DINERO.

– El trader profesional es aquel que corta las pérdidas de raíz pero tampoco deja correr las ganancias lo suficiente. NO GANA DINERO.

– Y el trader ganador es aquel que corta las pérdidas de raíz y deja correr las ganancias.

Y tu dirás. ¿Y hasta donde las deja correr? Pues simplemente hasta que desaparecen las condiciones que han hecho que haya abierto esa operación.

La maldad o perjuicio mayor de un trader es buscar una regla exacta tanto de entrada como de salida. No soporta la incertidumbre. Por lo tanto, se pasa su mayor vida como trader buscando esos 2 parámetros sin darse cuenta que sólo la práctica continua le dotará del sentido necesario para abrir y cerrar una operación en el momento adecuado.

No se trata de dominar la certeza sino el caos y esto, como digo, no se logra con reglas ni fórmulas matemáticas exactas sino con el sexto sentido que te da dominar la materia.

Cuando se alcanza un principio uno se desapega del principio. De esta manera posee uno una independencia espontanea de forma natural y logra hacer maravillas. Uno actúa sin pensar y logra resultados de forma natural. 

_El libro de los cinco anillos

Y para terminar, otro genio del mercado, (Peter Lynch):
“La gente no tiene paciencia para enriquecerse lentamente. En lugar de ello decide arruinarse rápidamente”