Las prisas por abrir posiciones

Los traders necesitamos estar dentro del mercado para sentirnos ¿útiles?.

No se si es esta la palabra, pero sí necesitamos acción, y tan pronto vemos una posible ocasión «cargamos» y entramos.

Hasta aquí bien, y hasta seguro que acertamos con la entrada.

El problema viene cuando aproximamos en demasía el stoploss al punto de entrada.

No dejamos espacio para que el precio «respire» y cualquier pequeño retroceso de la cotización nos cierra la posición.

Para esto hay 2 posibles soluciones:

  1. Tener la paciencia necesaria para que el precio nos de un mejor nivel de entrada. Fuera prisas. Tenemos miedo de que la cotización se escape y entramos a cualquier precio. Paciencia, siempre hay un mejor punto de entrada.
  2. Situar el stoploss lo suficientemente alejado ya que la cotización nunca se mueve linealmente, sino que sus movimientos obedecen más bien a un zigzagueo en una dirección determinada.

Por lo tanto, no es buena idea aproximar mucho el stop para perder poco, si este salta, ya que una acumulación de pequeñas pérdidas desemboca en una grande.

Tampoco es bueno precipitarse. Cuando se ve una oportunidad, se espera el momento adecuado. El león cuando ve una presa no va a por ella sin más ni más…

Y por otro lado, ya que estamos, hacer trailing stop es una de las prácticas más perjudiciales para el buen devenir de una operación. Fuera miedo. Ya tenemos el stop situado. Ya sabemos lo que vamos a perder si este salta. Así que fuera la manía del trailing stop porque, de esta manera, nunca vas a ser capaz de «coger» una buena operación, de esas que nos ofrecen unas ganancias espectaculares.

Hay que operar seguro pero perdiéndole un poco el respeto al Mercado.