Las pérdidas sólo son pérdidas, forman parte del “juego”

Me encanta cuando abro una posición porque a partir de ahí todo es descanso.

Me da igual lo que haga el precio. Cuando digo “me da igual” me refiero a que dejo que suceda lo que tenga que suceder.

Tengo muy claro que no soy adivino por lo que no merece la pena ni intentar plantearme un objetivo de salida. ¿Quien me dice que cuando cierre, la posición no va a seguir avanzando a mi favor?.

Tengo comprobado que establecer un objetivo es lo mismo que cortar beneficios.

A nadie le gusta perder pero tengo absolutamente claro que no puedo acertar en el 100% de las operaciones que abro, ni mucho menos.

Por tanto, se que cuando pierdo, lo voy a hacer en una cuantía muy pequeña (actualmente, alrededor del 0.5% de mi capital total).

Cuando mayor es el capital de mi cuenta más alejado puedo poner el stop y cubrirme de posibles retrocesos que pueden sacarme fuera incluso si he acertado la dirección correcta de la tendencia.

La paciencia es otro de los dones de un trader, ya no sólo para esperar la oportunidad sino para dejarla correr, sea cualquiera que sean las consecuencias.

Ese es mi punto fuerte, dejo correr las ganancias a más no poder, más se que nadie en el mundo es capaz de dejarlas correr lo suficiente. Para esto se necesita tiempo y, como he dicho, paciencia. No puedes cerrar una posición y dejar de ganar más por el mero hecho de materializar los beneficios. Esta actitud sólo te conduce a una cuenta en estado lateral o bajista.

He dicho que nadie es capaz de aguantar una posición en beneficios hasta el final, sin embargo es curioso observar como sí es capaz de hacerlo cuando se está perdiendo.

Los inversores más ricos dejan incluso años sus posiciones abiertas. Como especulador, no pido hacer lo mismo pero sí evitar el tratar de enriquecerse rápidamente porque lo único que encontrarás es justo el efecto contrario.

Claro que duelen las pérdidas (por eso las reduzco al mínimo) pero forman parte del juego. No puedes desmoralizarte por ellas. Se trata de aprovechar la tendencia y no salirte de ella cuando estás en lo cierto sino no podrás recuperarte de las operaciones negativas ni hacer crecer el capital, pero las pérdidas sólo son pérdidas, son una parte natural del trading, sólo tienes que atajarlas y resignarte.