Las pequeñas migajas no harán crecer tu cuenta

Cuando “coges” tendencia perseguir al precio muy de cerca es contraproducente sobre todo si tu propósito es aprovecharte de ella.

Esto que parece tan fácil resulta realmente difícil de realizar ya que anda dinero por medio. Cuanto estás ganando lo primero que tu EGO te pide es que cierres la posición ante cualquier retroceso (por mínimo que sea) de tus beneficios. Muchas veces le haces caso y lo que sucede es que la cotización se vuelve a recuperar y habrás salido del mercado con unas ínfimas ganancias.

Cuando “agarras” tendencia, lo primero que debes entender es que esta no se va a mover linealmente sino en retrocesos tipo escalera. Si sitúas el stop muy cerca por miedo a que tus beneficio desaparezcan, como comprenderás, más temprano que tarde el stoploss no le quedará más remedio que saltar por muy en tendencia que estés.

Al precio hay que dejarlo respirar para que los retrocesos no nos cierren la posición y así poder optar a mayores ganancias. Pero para ello tienes que ser consciente de que hacer esto supone necesariamente arriesgar una parte de los beneficios para poder recoger unos mayores.

Así que el stop, a una distancia prudencial si no quieres recoger del mercado más que migajas.