Las 5 variables que intervienen a la hora de dejar correr las ganancias

La parte más dura del trading (psicológicamente hablando) surge, desde luego, cuando la operación se sitúa en la parte positiva y dudamos entre dejar correr los beneficios o no.
[...]

La parte más dura del trading (psicológicamente hablando) surge, desde luego, cuando la operación se sitúa en la parte positiva y dudamos entre dejar correr los beneficios o no.

La mayor parte de los traders que llegan a un cierto nivel (se conocen porque su cuenta permanece invariable en el tiempo) no son capaces de hallar la fórmula para dejar correr las ganancias por lo que siguen operando por objetivos.

El caso es que este matiz, que marca la diferencia entre seguir lateral o que la cuenta crezca consistentemente, no es cuestión de ninguna técnica sino de la mentalidad del trader a la hora de afrontar la operación.

Estas son las variables más importantes que hacen acto de presencia a la hora de dejar correr las ganancias:

  1. Tiempo
  2. Materialización
  3. Paciencia
  4. Miedo
  5. Trailing

1.- Tiempo. 

Sin duda el factor tiempo es determinante al 100 por 100.

Cuando abres una operación, para dejar que las ganancias se acumulen, no te queda otra que aguantar con la posición abierta si quieres que estas crezcan realmente.

¿Te acuerdas cuando operabas sin stops y por culpa de ello aguantabas una operación en pérdidas, incluso durante días, cuando tu intención inicial era la de mantenerla abierta sólo unos minutos o unas horas?.

Pues ese tiene que ser el sentimiento, esa tiene que ser la mentalidad a la hora de afrontar una operación en positivo.

Volviendo a esa posición en pérdidas, seguro que buscabas soportes en todos los espacios temporales. Sin embargo veías con desesperación como estos eran traspasados una y otra vez.

Pues lo mismo con una operación en beneficios. NO busques una resistencia para cerrarla, espera como hacías cuando estabas en pérdidas a que esas resistencias sean también superadas.
Si cortas las ganancias no podrás acumular grandes beneficios. Es algo evidente que tienes que entender e interiorizar.

2.- Materialización.

Uno de los impulsos más fuertes que sentirás cuando tienes ciertos beneficios será el de las ganas de cerrar de una vez para contemplar después el saldo de tu cuenta.

Cuanto alivio cuando cierras, que satisfacción al ver que tu saldo se ha incrementado, que autoestima más grande tienes.
Sin embargo, todo ese placer se viene abajo cuando observas que podrías haber ganado mucho más si hubieses esperado solo un poco para cerrar.

Y más abajo te vendrás cuando hagas otro un par de operaciones, estas sean negativas y veas que todo el beneficio obtenido en la anterior operación ha desaparecido.

Si algo he aprendido es que es más rentable aguantar una posición en beneficios, que cerrarla para buscar después otras nuevas operaciones.

El porcentaje de acierto cuando sobreoperas baja drásticamente, y, aun encima, al operar más el coste por comisiones aumenta minando tu cuenta poco a poco.

Cuando dejas correr no sobreoperas, los beneficios aumentan y las comisiones disminuyen.

3.- Paciencia.

Es la que tendrás que tener si quieres que las ganancias se acumulen.

Notarás que el tiempo libre aumenta a medida que aguantas la posición porque lo único que tendrás que hacer será esperar.

Aprovecha para hacer otras cuestiones o para tomarte un tiempo o incluso el día libre si hace falta. *

*Este es uno de los grandes privilegios que te ofrece el dejar correr los beneficios: máxima libertad mientras tu dinero crece sin hacer nada.

Pero, cuidado, «tomarse el día libre» tiene más efectos beneficiosos que poder hacer lo que quieras. La «cosa» tiene truco.
Al no estar pendiente de como fluctúa tu operación en el gráfico, no cerrarás antes de tiempo porque la cotización haya llegado a una resistencia, ni porque observes que los beneficios retroceden.

4.- Miedo.

si hay algo contra lo que realmente tendrás que luchar será contra el miedo, no contra el mercado.

El miedo es la perdición de todo trader. Para vencer en los mercados debes hacer todo lo posible para calmarte, no pensar y sobreponerte a él.

Cuando tus beneficios crecen, el miedo a perderlos también lo hace en forma exponencial.

En cada retroceso de estos, sufres. Sufres mucho y te ronda en la cabeza la desesperación que sentirás si los pierdes todos.
Sin embargo debes entender, para evitar ese sufrimiento, que algunas veces sucederá pero es que es el único camino para «coger» las buenas operaciones.
Lo ideal sería aprovechar los tramos cortos, las intermedios y los largos pero, si no vienes de otro planeta, casi te diría que no lo intentes y que te dediques a tratar de «recoger» únicamente las grandes tendencias.

El miedo es la linea que separa a un trader consistente de uno que no lo es.

Tienes lograr expresar el mismo sentimiento tanto en las pérdidas como en las ganancias.
Si expresas mucha alegría cuando ganas y mucha rabia cuando pierdes te aseguro que los que te rodean lo notarán y lo sufrirán.

Procura separar lo uno de lo otro, por tu bien y el de los demás.

5.- Trailing.

Todo lo que sea mover el stop, a favor, en una operación en ganancias se llama trailing stop.

Todo lo que sea mover el stop, a favor, en una operación en ganancias significa aumentar las probabilidades de que dicho stop salte en cualquier retroceso de la cotización.

Por lo tanto, no recomiendo el trailing stop sino que las ganancias acumuladas sean muy importantes y, aun así, dejando una distancia prudencial respecto a la cotización del momento para dejarla respirar y que cualquier pequeño retroceso no te impida seguir acumulando más beneficios.

Subidas a Break Even, sólo si las ganancias son buenas y consistentes sino mantener el stoploss original.

El Trading en el mercado de divisas o derivados financieros supone un alto nivel de riesgo y puede no ser adecuado para todos, no invierta capital que no pueda permitirse perder. El contenido de esta web y los servicios que se ofrecen no pretenden ser, no son y no pueden considerarse en ningún caso, asesoramiento en materia de inversión ni de ningún otro tipo de asesoramiento financiero, ni puede servir de base para ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo.