Las 4 maneras de operar un soporte o una resistencia

Si hay algo en el trading que demuestra que no está regido por el azar sino por la suma de las interpretaciones de cada uno de los traders que participan en el mercado, eso es los soportes y las resistencias.

En primer lugar, un trader debe hacer que sus pérdidas sean siempre lo más pequeñas posibles, que el número de estas malas operaciones sea el menor y tratar de aumentar, sin hacerlo en el riesgo, la cantidad de lotes o contratos con los que opera.

Estos son los principios fundamentales técnicamente hablando.

Y la técnica que favorece alguno de estos principios es la operativa con soportes y resistencias.

Los operadores nos fijamos en puntos clave para abrir o cerrar las posiciones. En estos puntos confluyen cantidad de órdenes y son varios los movimientos que se pueden identificar, y según lo cual tomaremos una decisión u otra.

Las 4 maneras de tratar un soporte o una resistencia:

vamos a poner 4 ejemplos teniendo como protagonista a un soporte.

Soporte 1:

soporte 1
Este es el clásico soporte que es traspasado por la cotización la cual ya no vuelve. No es el mejor para operar salvo que el movimiento después de traspasarlo sea largo en el tiempo puesto que muchas de las veces el punto de entrada se sitúa tan bajo que ya no compensa.
La confirmación de la ruptura la dará la formación completa de la vela que rompe el soporte según el espacio temporal en que hemos decidido operar. Quiero decir que muchas de las veces la cotización rompe el punto de soporte para cerrar la vela por encima de él.
Así que si la ruptura es en el gráfico de 15 minutos habrá que esperar a que se forme al completo la vela de 15 minutos antes de abrir la posición.

 Soporte 2:

soporte 2

La formación es de libro y la cotización suele rebotar justo en el punto de soporte. Permite aproximar el stop-loss al máximo. Por tanto máxima rentabilidad para mínimo riesgo.

Soporte 3:

soporte3

 

Suele ser uno de los más fiables a la hora de entrar. La cotización rompe el soporte (punto A) y vuelve a subir para tocar el punto de ruptura para volver, esta vez sí, a bajar con fuerza.

Para operar este tipo de figuras hay que esperar para entrar a que la cotización regrese al punto de ruptura para abrir la posición con stop muy ajustado. Mínimo riesgo/máximo beneficio.

Soporte 4: 

soporte 4

 

Es el más frecuente que nos vamos a encontrar. El típico soporte con los típicos barridos para eliminar a los que ponen el stop demasiado cerca del punto de soporte. Estos barridos pueden ser más largos o más cortos y es importante ver en que espacio temporal se producen ya que pueden generarse de 2 maneras:

  • en el propio espacio temporal
  • en un espacio temporal menor para regresar la cotización al punto de soporte en un espacio temporal mayor.

La forma de operarlos, con la práctica, suele ser bastante segura para el trader. Esperas a que hagan el barrido y después entras con stop-loss ajustado. La mayoría de las veces ya no volverán a por el stop aunque otras hacen varios barridos, alguno de especial profundidad.
Identificar el barrido más profundo te dará muchos beneficios. Se puede decir que es “el pan nuestro de cada día” del trader.

NOTA: Estas 4 maneras de operar un soporte son igualmente válidas para operar las resistencias y, por supuesto, las directrices oblicuas.

MUY IMPORTANTE: los soportes y resistencias más relevantes no están solo en los extremos de una tendencia sino en el medio de esta.

“La naturaleza siempre escoge el camino con menor resistencia”