Las 3 fases del especulador hacia independencia económica

Muchos son los traders que se quedan por el camino antes de poder ejercer el oficio de especulador.

Una mala gestión del dinero y la falta de disciplina hacen que te abandones antes de abordar la fase técnica.

En realidad, casi todos empezamos por la fase técnica (la casa por el tejado), pero es que la gestión del dinero es bastante aburrida y la disciplina muy dura.

Así que, tras haber empezado por el tejado, y si aun queda dinero y ganas, debes volver atrás a pasar las fases que te has saltado.

Por tanto, la primera fase sería trabajar la gestión del dinero y riesgo, después la disciplina y finalmente la técnica sobre el gráfico (la operativa que tanto te gusta).

Pero estas fases son sólo el principio.

Concretamente, en la fase técnica hay otras 3 etapas en las que vuelve a haber una criba de traders. Dichas fases son las siguientes:

 FASE NEGATIVA: en esta fase el trader tiene muchas pequeñas operaciones positivas y pocas operaciones con pérdidas, pero estas son grandes. La cuenta va perdiendo capital hasta quebrar.

FASE NEUTRAL: en esta etapa el trader ha aprendido a poner stops por lo que tiene muchas operaciones negativas con pequeñas pérdidas y muchas operaciones positivas con pequeñas ganancias. La cuenta permanece más o menos equilibrada durante mucho tiempo. Si en esa larga espera, necesaria para pasar a la siguiente fase, pierdes la calma y te saltas la gestión del dinero y la disciplina, volverás a la fase anterior.

FASE POSITIVA: el trader sigue teniendo operaciones con pequeñas pérdidas y el número de operaciones negativas es menor. En cuanto a las positivas, estas comienzan a dar cada vez beneficios más grandes. Ya es capaz de aguantar una posición con ganancias, ya es capaz de dejarla correr cada vez más tiempo. La curva de resultados de la cuenta comienza una tendencia ascendente. Comienza el camino hacia la consistencia, y la independencia económica que vendrá de la mano de una operativa con gran número de lotes o contratos pero siempre con el riesgo contenido.

La duración de cada etapa depende de cada trader, de su dedicación y de una gestión del dinero y la disciplina férreas.