Las 2 maneras ideales de enfrentarse al mercado

Hay 2 formas bien diferenciadas para enfrentarse a los mercados:

PRIMERA: operar en espacios temporales pequeños.

Inconvenientes: cuanto más pequeño sea el espacio temporal en el que operas más difícil será o más experiencia necesitarás para arrancarle dinero al mercado y lograr una consistencia.

La disciplina y gestión del dinero tiene que ser muy férrea y sin ningún resquicio. Los fallos en esta materia pasan una factura muy grande.

Dado que en los espacios temporales más pequeños los movimientos suelen ser más cortos necesitarás tener mucho dinero en tu cuenta para operarlos. Con esto quiero decir, que si ves una oportunidad en un activo que representa 1 euro ganado o perdido por cada punto o pip que avance o retroceda, como podrás ver, operando con 1 solo lote o contrato, si la cotización se mueve 20 pips sólo ganarás 20 euros, menos la comisión.

Por tanto, a un movimiento de 20 pips ó 20 puntos, si quieres sacarle 500 euros de ganancia tendrás que haber operado con 25 contratos. Y esto no lo puedes hacer si tienes 2.000 euros en tu cuenta porque recuerda que sólo debes arriesgar el 2% como máximo del total de esta.

Con esto quiero dejar claro que para operar, tratando de sacar un sueldo en la operativa intradía, necesitas de una gran cantidad de dinero en cuenta. Esto para operar con garantías de éxito, ya que también puedes hacerlo apalancándote mucho pero recuerda que un pequeño movimiento en tu contra significará la quiebra en instantes.

Otra desventaja de operar en espacios temporales muy pequeños es que tendrás que estar continuamente pendiente de las pantallas. A menor espacio temporal más pendiente.
Esto es porque cada vela del gráfico tarda menos en desarrollarse cuanto más pequeño sea el marco temporal o time frame.

El desgaste en este tipo de operativa es muy grande tanto físicamente como psicológicamente. (Y digo físicamente porque estar sentado durante tantas horas seguidas también machaca el cuerpo).

Ventajas: puedes hacer muchísimo dinero en muy poco tiempo.

 SEGUNDA: operar en espacios temporales grandes.

Inconvenientes: el principal inconveniente que se puede encontrar un trader a la hora de operar espacios temporales más grandes es que no tenga la suficiente paciencia para esperar a que se desarrolle el movimiento, ya que este puede durar días, semanas o incluso meses.

La materialización de las ganancias es más lenta en el tiempo, por lo que estas no se podrán conseguir tan rápido como operando de la primera manera. Necesitan de una maduración.

Aunque se necesita menos dinero que en la primera manera, también se necesita un capital adecuado, ya que partiendo siempre de un riesgo máximo por operación del 2%, hay que tener en cuenta que a mayor espacio temporal más lejos tendrá que estar el stop y para ponerlo a una distancia prudencial respetando dicho porcentaje se necesita de cierto capital.

Ventajas: al tardar mucho en formarse una vela y en consecuencia el movimiento de la tendencia (a mayor espacio temporal más tardará), el trader podrá abrir una posición y “olvidarse” de ella, por lo que este tipo de operativa sería la ideal para traders que son pacientes y que desean tener mucho tiempo libre para otros quehaceres. “El dinero crece mientras duerme”. La sensación de libertad es increíble. No está sujeto a ningún horario. Es el escenario ideal. La independencia económica y personal puede llegar a ser total.

En este caso, a diferencia del primero, no se necesita tener un gran capital en cuenta pues al menor número de contratos le compensa el tiempo, que juega a su favor aumentando poco a poco los beneficios.

Ni que decir tiene que, si aun encima, el trader cuenta con un gran capital que le permite abrir esas posiciones de medio/largo plazo con un gran número de contratos o lotes, las ganancias al cabo de un tiempo pueden ser desorbitantes.

Esta manera de operar es la ideal para ir añadiendo cada vez más posiciones al mercado sobre ganancias (promediar a favor) lo cual aun multiplicará más el dinero obtenido.

En esta manera de operar es más fácil identificar las oportunidades exitosas.

 FINAL: está claro que cualquiera de las maneras elegidas por el trader para operar vendrá determinada por diversos factores pero el más importante es que la manera de operar se adapte a su perfil o personalidad.

Queda entonces decir, que operar de la primera manera será más adecuada para trader nerviosos que necesitan acción y la segunda para traders más conservadores dotados de mucha paciencia.