Las 10 fases de un especulador

Estas son las 10 fases por las que tiene que pasar un trader o especulador hasta que llega a vivir del trading. Seguramente no son justo las que estás acostumbrado a leer por ahí, pero tarde o temprano pasarás por todas ellas. Si te saltas una fase volverás atrás a quemarla. Comprueba en cual te encuentras.

1. Llega a los mercados: 

– Porque ve en el trading una forma fácil de hacer mucho dinero (95%)

– Por pasión / vocación (5%)

No hay más que comentar sobre esta primera fase. Muy pocos traders viven de los mercados y esto es sobre todo por la falta de la pasión necesaria para sobreponerse a todos los golpes que te da el mercado. Vivir del trading no es un hobby, no es compartirlo con tu trabajo habitual, necesita dedicación a jornada completa. Es lo menos que se puede hacer por “el trabajo más duro del mundo”.

2. Se empapa de información: 

Foros, libros, artículos, manuales, videos, cursos, etc. Es normal, quiere saber todo lo que se ha divulgado sobre trading.  Es una fase fundamental para hacerte una propia idea de hasta donde se ha avanzado en este mundillo.

3. Búsqueda del sistema perfecto: 

una vez que ya tiene la suficiente información quiere ponerse manos a la obra y empieza a hacer sus pinitos en bolsa doméstica a la vez que investiga la creación de sus propios sistemas. Prueba todos los indicadores y medias móviles que existen en busca del sistema que le de el 100% de aciertos.

Cuando opera suele combinar operaciones con pequeñas ganancias y operaciones con grandes pérdidas hasta que quiebra varias veces. No emplea los Stoploss, y si lo hace no los respeta.

Se da cuenta de que hay algo que falla y pasa a la siguiente fase.

4. Operativa en simuladores.

Como sólo cosecha pérdidas comienza a practicar en demo. Aquí no pierde dinero pues este es ficticio. Mientras opera en simuladores se encuentra en un paréntesis de su aprendizaje. No avanza nada, más no se da cuenta de ello. Piensa que está haciendo lo correcto.

Por poner un ejemplo, es lo mismo que entrenarse para ser piloto de la Fórmula 1 en la PlayStatión y luego coger un coche y competir en la pista contra Fernando Alonso y demás.

Volverá a reiniciar el verdadero aprendizaje cuando vuelva a operar en real. Mientras estará perdiendo el tiempo ya que no está entrenando el mecanismo principal que le dará la victoria en los mercados: la psicología.

5. Vuelve a operar en real.

Vuelve a la operativa en real, pero no porque se haya dado cuenta que no vale para nada entrenar en demo, sino porque ha ganado tanto dinero en simulado que cree que va a resultar lo mismo en real.

Vuelve a perder dinero y vuelve a quebrar la cuenta.

Sabe que hay algo que sigue fallando y salta otra fase más.

6. La psicología.

Nuestros antepasados nos han dejado, con el paso de la evolución, unos instintos que nos valen para enfrentarnos a la vida real pero que suponen una barrera y que interfieren con lo que hay que hacer para ganar dinero en el trading.

El miedo y la esperanza son los 2 grandes males del trader. El miedo a perder y el miedo a ganar. Esto hace que el especulador deje correr las pérdidas por la esperanza a recuperarlas y que corte las ganancias por el miedo a perderlas.

Como no logra controlarlos porque son 2 instintos muy arraigados por el paso de los milenios tiene que adentrarse, si quiere ganar dinero, en la fase que le supone más aburrimiento.

7. Gestión del dinero o riesgo.

Harto de tantas pérdidas se compromete a poner un StopLoss en todas sus operaciones y respetarlo. (Lo hace en un 90% de las veces). Sigue perdiendo pero cada vez que lo hace pierde menos y mantiene el capital durante mucho más tiempo pero la cuenta continua menguando muy poco a poco.

Quiere más y se interesa por otros productos con mayor riesgo pero también mayor rentabilidad que las sufridas acciones.

Se adentra en el mundo del Forex y en los futuros.

Aquí conoce a otro gran amigo que le hará perder hasta la camisa.

El apalancamiento:

Ya tiene varias técnicas para entrar, ya ejecuta el stop pero se apalanca demasiado por lo que un leve movimiento de la cotización le lleva gran parte de la cuenta.

Ahora que ya controla la manera de entrar y los StopLoss le toca bailar con la más fea. Averiguar con cuantos contratos debe entrar en cada operación.

Pero aun así nota que no es suficiente y pasa a otra fase.

8. La depurativa.

Se da cuenta de que ya ha leído todo lo que había y que le toca investigar por sí mismo puesto que nota que ha llegado a un camino que está cortado, virgen.

Lo que le venden no le hace ganar dinero por lo que resetea e inicia un gran criba para quedarse con una sola técnica, un sólo sistema de ejecución de stops y otro de cálculo del número de contratos para abrir una operación.

Con todo esto está listo para enfrentarse al mercado con garantía. Intuye que cada vez le queda menos para vivir de su gran pasión, el trading.

9. El Doctorado.

Una vez que ha trazado sus reglas, ya no sigue a ningún gurú y si ojea algo son noticias económicas procurando no leer o seguir a otros traders, por muy buenos que sean, ya que podrían entorpecer su camino hacia la meta.

Está tejiendo su propia manera de operar. Está tratando de adaptarla a su personalidad. Sabe que lo que le funciona a otro trader no le va a funcionar a él.

Es en esta fase en donde va a estar más aislado del mundo cuando opera y cuando comienza a enfrentarse cara a cara al mercado. Ya está listo para competir contra los mejores.

10. El Master

Ya está preparado, ya tiene toda la teoría y técnica necesaria para la lucha. Pero aun seguirá perdiendo dinero en esta fase.
Es la etapa decisiva. El paso que le lleve a ganar dinero de una vez consistentemente y de la duración de este hasta que lo logra vendrá determinado por el tiempo que le dedique exclusivamente a operar en real en el mercado.

Esta es la fase mas importante y de más duración, donde adquiere la experiencia necesaria para convertirse en un MasterTrader y por fin lograr su ansiado sueño de vivir del trading.

Es en esta fase donde se verá libre de toda técnica. Empezó operando con muchas y ahora no opera con ninguna. Las oportunidades son todo una. Su cerebro ha desarrollado la intuición necesaria para reconocerlas. Sabe cuando entrar esperando el momento idóneo y sabe cuando salir.

Todo fluye automáticamente. Ha aprendido las reglas y a la hora de operar las olvida.