La poca relevancia de las fuentes frente al poder de la gestión

Uno de los grandes obstáculos que me encontré cuando decidí analizar el mercado desde el punto de vista macro fue el tema de las fuentes.

Añadía, sacaba, volvía a añadir, volvía a no convencerme…así como una ruleta sin fin.

Y es aun hoy en día que sigo con el mismo problema. No hay una fuente que se adapte realmente a lo que el trader requiere. Igual es que soy demasiado exigente pero no quiero temas de fútbol, no quiero temas políticos, no quiero nada mezclado con toda aquella información que necesito para mi trabajo, para tomar una decisión de calidad.

Es cierto que las fuentes necesitan captar el máximo número de lectores, de eso viven, pero no es ni serio ni válido para el trader.

Aun encima promueven la distracción, uno de los grandes males en la consecución de un objetivo.

Por tanto, me limito a leer en términos generales la situación actual de los mercados sin meterme en pormenores porque cuando lo haces eres presa de rumores y comentarios de gente poco profesional que no entiende y que lo único que hace es confundirte. Es lo que tienen las redes sociales.

Es por esto, por una falta de una fuente seria y directa por lo que en muchas ocasiones me parece estar operando al azar.

Y es por esto también donde me doy cuenta de la potencia e importancia absoluta de la gestión del dinero.

Se que si no fuera por mi adecuada gestión estaría quebrado porque de una u otra manera abres una operación teniendo en cuenta unas probabilidades, nunca unas certezas. No sabes lo que puede ocurrir a la vuelta de la esquina. Ni sabes si es cierta la información que te ha llegado.

Por lo tanto, todo trader que se precie debería minusvalorar la gran parte de la información que lee y procurar construir un sólido sistema de gestión del dinero que le proteja de la mayoría de las trampas que le acechan en el mercado, entre ellas, las fuentes de noticias.