La necesidad de establecer un objetivo claro

En un mundo como el actual en el que las posibilidades son múltiples lo más normal es que nos declinemos por hacer varias cosas a la vez.

Ya sabéis lo que pienso al respeto: » Hombre de muchos oficios no saca ninguno adelante»

Partiendo de esto lo más lógico entonces, para sobresalir de manera importante, es dedicarse a una sola cosa en exclusiva.

Esta es la primera parte, la eliminación de todo lo superfluo y de todas aquellas tareas complementarias que nos restan tiempo para dedicárselo a la tarea principal.

La segunda parte viene por definir, una vez elegido a lo que nos vamos a dedicar, el objetivo. Sin objetivo no hay meta.
La mente quiere saber a donde quieres llegar para elegir con precisión las herramientas más adecuadas para ello.

Si no defines un objetivo andarás errante. Puede que lo llegues a alcanzar pero será, sin duda, tras haber dado un largo rodeo.

Por tanto, lo primero es saber claramente lo que vas a hacer y luego establecer el objetivo para hacer el camino más corto. Tienes que tenerlo claro en tu horizonte.

Seguidamente solo será insistir e insistir.

Artículo Escrito por

Javier Pena

Trader en divisas, bolsa y materias primas.