La mala interpretación de las tendencias en el trading y en cualquier campo de la vida

Quedo muchas veces asombrado como un buen dato de paro, unas buenas ventas de automóviles, o un repunte de la venta de viviendas pone en boca de los medios un giro de tendencia.

Por esta regla de 3 el paro habría cambiado de tendencia en 5 veces, como mínimo, desde el 2008. Lo mismo para la vivienda, etc…

Los humanos tendemos por naturaleza a interpretar cualquier dato en contra de la tendencia establecida como un giro de la misma, como un punto de inflexión.

Esto sucede en la bolsa y demás mercados y es la causa principal de que la mayoría de los traders entren a la contra por creer que la tendencia ha finalizado en vez de interpretar que puede ser un retroceso o descanso de la misma para reanudarse más adelante.

Aquí reside una de las partes más perjudiciales para el trader a la hora de operar: creer siempre que la tendencia gira con cada dato a la contra.

El trader, para llegar a tener ganancias consistentes tiene que luchar contra esta tendencia natural del ser humano. Ya he puesto un claro ejemplo al principio de que no es un rasgo adquirido sino innato.

Por ello me he cansado de repetir en diversos post de este blog que el especulador en los mercados tiene que luchar primeramente contra su propia psique si quiere vencer y vivir del trading.

Es una lucha muy dura pues se trata de reeducar el cerebro. De reeducar casi lo reeducable porque hablamos de un cerebro que ha estado evolucionando muy lentamente durante miles de años, y cambiar eso…

Pero el comienzo del cambio, que es posible, comienza entendiendo que los parámetros que rigen el buen trading interfieren notablemente con los que necesitamos para la vida cotidiana.

¿Es posible, sino erradicarlos, cambiar el chip cuando estamos operando?

El poder está en la mente