La independencia del trader

El seguimiento de las opiniones y noticias intradía suele generar un gran stress al trader, ya que se generan muchas señales contradictorias.

Además, el ritmo es tan frenético que este sucumbe y se integra en ese ambiente tan perjudicial para su operativa.

Los datos intradía generan movimientos bruscos que el trader no es capaz de operar con éxito. Acaba sobreoperando y las operaciones con pérdidas suelen superar a las positivas.

Si a esto añadimos que originalmente dejamos correr pérdidas y cortamos las ganancias (ya no meto dentro del paquete las comisiones inducidas por la sobreoperación) no es de extrañar que la inmensa mayoría de los traders intradía pierdan dinero a raudales.

Todo este proceso no acaba ahí, sino que actúa de una u otra manera en el estado mental del trader, rebajando su autoestima a niveles terrenales. Vamos, que se desencadena un proceso psicológico que le hace pensar que no vale para este negocio.

Y no es así, no se da cuenta de que está siendo conducido por el mercado, está haciendo lo que este quiere que haga.

Por tanto, debe independizarse cuanto antes de la masa y aprender a pensar por sí mismo, mentalizándose de que su opinión puede ser tan válida como la de cualquier otro. Es ahí donde comienza el cambio hacia el lado de las ganancias.

Al principio, claro que perderá, tiene mucha teoría absorbida pero ninguna práctica. El peligro aquí, viene de seguir perdiendo, no creer de nuevo en sí mismo volviendo a fiarse del gurú o gurús de turno.

Es en ese momento cuando más tiene que afianzarse en sus creencias y seguir operando independientemente, asumiendo sus pérdidas y sus ganancias. Sólo así, y tras mucho tiempo, creará una experiencia propia e intransferible que le situará un escalón por encima de los demás.