La importancia de saber actuar a tiempo

Hay un refrán que dice: ” Tan malo es entrar antes de tiempo como dejar pasar la oportunidad”. Esto sucede con mucha frecuencia en el trading.

Muchas veces solemos abrir la operación antes de que se confirme la señal y otras veces no entramos dejando escapar la ocasión clara que se nos presenta delante.

En la primera de las opciones suele ser porque nos parece que la cotización va a actuar de una determinada manera que hemos dibujado en nuestro cerebro y por querer sumar unos cuantos beneficios más entramos antes de que la señal se confirme, saliendo la mayoría de las veces con pérdidas. Acuérdate de lo que decía Livermore: “Tratar de coger el último octavo o el primero. Estos dos son los octavos más caros del mundo.”

Y en la segunda de las opciones, muchas veces provocado por la mala experiencia de la primera y por no tener unas reglas de trading establecidas, no entramos cuando vemos una clara ocasión por miedo a que no vaya a buen puerto y acabemos de nuevo en pérdidas.

Aunque la falta de experiencia es en mayor parte el motivo de no entrar a su debido tiempo.
El trader quiere una ocasión que le de la certeza absoluta de que va a ganar pero tiene que entender que no la hay al 100%. Es más, mayor riesgo suele suponer mayor beneficio.

La mayoría de las veces, cuando dudas, esa es la mejor de las oportunidades.

Por eso, siguiendo la linea del post anterior Los beneficios de operar con una sola técnica, afianzar la práctica enfocada a entrar en el mercado usando un sólo método podría darte la seguridad suficiente para saber cuando debes entrar o salir con más precisión que entrando en cada oportunidad que percibes, a la par que el porcentaje de éxito en tu operativa sería mayor.

El buen trader nunca tiene prisa en abrir una operación y esta es una de sus mejores armas:

_”nadie te obliga a entrar en el mercado, tu decides cuando debes hacerlo”.

Cuanta más frecuencia de operaciones tengas mayor probabilidad tienes también de salir con la cuenta en rojo (sobreoperación).

Ten en cuenta que la labor principal del especulador es la de aumentar el número de contratos sin aumentar el riesgo y no el de operaciones o número de estrategias con las que operar.

Cuando operas con un número importante de contratos, con sólo coger una sola operación buena, puedes alcanzar el objetivo de ganancias de un mes en 1 día o incluso el de 1 año.