Categorías
Trading

La importancia de la temporalidad en la formación de figuras en el análisis técnico

A la hora de entrar, de abrir una posición, es harto difícil acertar, ya no hablo de la precisión, de entrar en el punto más exacto, sino de que la cotización comience a avanzar a nuestro favor lo más inmediatamente posible.
[…]

A la hora de entrar, de abrir una posición, es harto difícil acertar, ya no hablo de la precisión, de entrar en el punto más exacto, sino de que la cotización comience a avanzar a nuestro favor lo más inmediatamente posible.

Así que dejando de lado el entrar en el mejor punto (timing de mercado) tenemos también que contar con que la cotización no ande «bailando» hacia adelante y hacia atrás hasta definir un rumbo.

En muchas ocasiones es una auténtica labor de desgaste. De hecho, muchos traders establecen un stop temporal. Esto es que cuando la cotización se pasa de x tiempo para avanzar se cierra la posición.

He probado esta técnica en algún momento pero cerrar por temporalidad no parece lo más adecuado. No ves el futuro como para suponer que no va a avanzar hacia el lado correcto.

Otra cosa es que no aguantes la presión.

Por tanto, sigo con la mejor idea de gestionar el stop, sobre todo alejado, para que no salte por esos vaivenes de la cotización y que esta se tome el tiempo que sea para decidir hacia donde se va a mover.
Si avanza según lo previsto, vienen las ganancias. Si no lo hace, te está protegiendo el stop.
Una vez sabes lo que vas a perder no tiene sentido variar la estrategia.

Tienes la retaguardia cubierta por lo que cerrar por temporalidad no tiene sentido.

Por tanto, me acojo más bien a la premisa del maestro Kostolany:

» 2 + 2 = 5 – 1 »

O sea, «todo sucede tal y como vaticinábamos sólo que un poco más tarde»

Y añado, también influye el espacio temporal (Time Frame) en el que vayas a operar.

Cada vela se confirma según el Time Frame operado. Si es una temporalidad de 5 minutos, la vela tardará 5 minutos en cerrarse. Si el Time Frame es diario, tardará 1 día.

Esto es importante tenerlo en cuenta porque todos sabemos que en el análisis técnico hay ciertas figuras, que muchos traders siguen, las cuales presentan un cierto porcentaje de acierto.

Sin embargo, y pongamos la figura de Hombro – Cabeza – Hombro como ejemplo, no es lo mismo el desarrollo de esta formación en un Time Frame de 5 minutos que en uno diario.

Si en el de 5´puede formarse y desarrollarse incluso en el mismo día, en el diario puede tardar incluso semanas. Y ya no digamos si descubrimos la figura en el espacio temporal  semanal o temporal.

Por tanto, a mayor temporalidad más tiempo va a tardar la figura en formarse y desarrollarse, y viceversa.

Concluyendo, si has abierto una posición en el Time Frame semanal tendrás que armarte de mucha paciencia, situar un stop a una distancia prudencial y aguantar las idas y venidas, los avances y retrocesos de las temporalidades menores hasta que la cotización tome la dirección esperada en el marco temporal elegido.

Si has elegido entrar en el Time Frame semanal, el hándicap mayor será respetar la estrategia porque los movimientos bruscos del intradía pueden hacer que cambies de opinión y que cierres la operación sin dejarla desarrollar como tenías pensado antes de abrirla.

Y cuanto más alta es la temporalidad más nervios de acero tendrás que tener ya que el tiempo va en tu contra porque te permite pensar y que afloren los miedos.

Las noticias, los datos, otras opiniones, la psicología de mercado hará que en más de una ocasión pongas en duda la viabilidad de tu operación.

Incluso es mejor que no observes el saldo de la operación ni otros espacios temporales menores ya que podrían influirte y acabar haciendo lo que no tenías pensado.

Cuando tomas una decisión tienes que ir a muerte con ella, para eso te has protegido con el stop.

Por Pena de la Ghetto

Trader independiente