La importancia de la gestión de capital a la hora de operar

El ejemplo de sorpresas como las de hoy por parte del BNS quitando el suelo de los 1.20 en el EURCHF, al que estábamos todos muy acostumbrados, ha provocado numerosas pérdidas en los operadores que estaban “comprados” en dicho nivel, aun habiendo situado un stop inmediatamente debajo del mismo.

Son situaciones poco probables pero que están ahí y es deber del trader limitar sus efectos al máximo.

CASO 1: Comprado en 1.2020, con stop en 1.1990, para un minilote (0.10 lotes)

Para este primer caso, si hubiese funcionado el stoploss las pérdidas serían de unos 25€.

CASO 2: Mismos parámetros que en el caso anterior sólo que el stop salta mucho más abajo debido al gran hueco abierto (se cierra cuando se encuentra contrapartida. Y en el caso del EURCHF la contrapartida fue en 1.050. Esto supone unas pérdidas de 1.500 €.

CASO 3: Mismos parámetros pero dejando correr las pérdidas. 1800 euros de pérdida y la posibilidad de seguir perdiendo más si no se cierra la posición.

Por tanto, si tenemos una cuenta, por ejemplo de 5.000 euros, y siguiésemos el porcentaje recomendado del 0.5% de pérdida máxima por operación resulta que sólo podríamos haber arriesgado 25 euros. Esto supone haber entrado con 0,01 minilotes.

Esto significaría para el “caso 2” unas pérdidas de 150€. Es una pérdida importante pero aun te queda capital para rehacerte y seguir operando.

Pero si te has apalancado por encima de lo que la cuenta puede soportar, pongamos que para 5.000 €, abres con 1 lote (ya no pongo ni siquiera 3), pues las pérdidas habrían sido de unos 15.000 euros.

Entonces claro, luego vienen las “voces” de lo complicado y peligroso que es operar en derivados y que sólo se pierde dinero. Y yo digo: “Es peligroso porque muchos no llevan un control del riesgo de la operación para el capital que tienen.

Se apalancan porque esto da serias oportunidades de ganar mucho dinero (imagínate si llegas a estar corto en el momento de la actuación del BNS) pero claro, se olvidan de una de las principales máximas de un trader consistente: “Más vale dejar de ganar que perder”

Por supuesto que si se hacen bien las cosas, para una cuenta de 5.000 € en la que se ha hecho una gestión adecuada del dinero, las ganancias pueden parecer ridículas, pero es que es así. Si no tienes dinero suficiente para operar tienes que empezar desde abajo y no apalancarte más de lo debido para ganar mucho porque luego suceden estas cosas y nos lamentamos.