La gestión, base del éxito del trader, pues controla tu psique

Hacía ya tiempo que no veía una figura de Hombro Cabeza Hombro tan alcista como la que aparece en el gráfico semanal del algodón.

aldodon

Aun así, y viendo como casi seguro el desarrollo al alza de dicha figura, un trader haría bien en no confiarse nunca.

Las razones son múltiples:

  • podría haber un giro de mercado inesperado por cualquier acontecimiento que escapa a nuestras manos.
  • la cotización podría darse la vuelta a la baja y culminarse la figura más adelante (por eso pongo los stops alejados).
  • el trading se basa siempre en probabilidades, nunca en certezas.

Es por eso que el especulador debe tener entre ceja y ceja la frase:

“Más vale dejar de ganar que perder”

Dicha afirmación sí es una certeza.

Cuando proteges tu capital a toda costa, no dejando resquicio alguno a que una mala decisión pueda acabar con gran parte de tu capital operativo, las ganancias están más cercanas.

Es aquí cuando entra en juego la psicología del trader.

Cuando la operación sale tal y como habías previsto te lamentas principalmente:

  • de no haber entrado antes
  • de no haber abierto la posición con más lotes

Esto cuando has abierto favorablemente.

Pero sí has perdido la ocasión por las sombras o dudas que ofrece la inversión te lamentarás aun más pues no habrás ganado absolutamente nada.

Es ahí cuando el trader debe ser fuerte mentalmente, darse cuenta de lo dicho anteriormente (que los mercados se basan únicamente en probabilidades) y que la próxima vez saldrá mejor si tomamos las medidas adecuadas de gestión del dinero.

Porque cuando se pasa por alto la gestión sucede que las pérdidas nos impiden (por culpa del miedo a fallar de nuevo) entrar en las operaciones que de verdad nos darían beneficios.

Por tanto:

  • cuando pones un stoploss en todas tus operaciones
  • cuando te apalancas teniendo en cuenta el total de tu capital operativo
  • cuando arriesgas un 0,5% por operación de tu capital total…

…., en resumen, cuando tomas las debidas precauciones sucede que ya no tienes miedo a perder porque lo haces es en una cuantía muy pequeña. Y si no tienes miedo a perder, las pequeñas pérdidas que tendrás no harán mella en tu mente.

Ya no te importarán dichas pérdidas porque sabes que cuando estés en lo cierto las recuperarás fácilmente.

Y lo más importante, la parte decisiva del trading, la que llevará tu cuenta a la consistencia, cuando no tienes miedo a perder estás en total disposición para abordar esa fase decisiva en la que dejar correr los beneficios harán que el capital de tu cuenta se eleve definitivamente.

Sin duda la fase más difícil y la que diferencia a un trader cuya cuenta se mantiene en lateral con el trader cuya cuenta es claramente alcista.