La explicación de por qué, en los mercados, 2+2 = 5-1

Frase típica de Kostolany, 2+2= 5-1, que viene a decir que lo que crees que va a ocurrir en el mercado sucederá, pero más tarde de lo que habías previsto.

Hay siempre un momento, sobre todo cuando el mercado está sobrecomprado o sobrevendido, en el que comienzan a aparecer ciertos participantes del mismo que intuyen un giro del mismo.

La masa va creciendo poco a poco hasta que se convierte en multitud. Ya hay un número bastante numeroso que piensa que va a suceder algo, que advierte que el giro del mercado está cada vez más cercano.

Sin embargo, el ritmo del trader es diferente al del mercado.

El del primero está mucho más acelerado, busca acción inmediata. En cambio, el segundo es muy paciente, siempre deja que madure mucho la situación.

Y es en esa maduración donde tiende la trampa. Y esa trampa se tiende aprovechando uno de los mayores puntos débiles del especulador: la confianza.

Sabe que el mercado va a girar pero este no lo da hecho por lo que interpreta que aun tiene tiempo de ganar un dinero extra antes de entrar en ese giro que se prevé.

Entonces, la confianza se contagia y cada vez son más los que piensan lo mismo.

¡Esas prisas por estar siempre dentro del mercado que acaban perdiendo a la mayor parte de los traders!

  • Hay que tener en cuenta que sólo buscamos unas cuantas operaciones válidas.
  • Hay que tener en cuenta que los traders actuamos como depredadores.
    No actuamos hasta que la ocasión es clara.
  • Hay que tener en cuenta que estar fuera del mercado, cuando no hay nada que hacer en él, es una de las mejores estrategias y que, además, evita la sobreoperación.

Por lo tanto, cuando la confianza crece porque el mercado no da girado y se instala la sensación de que va a seguir así para siempre, es ahí cuando el mercado lanza su “puñalada” y caza a una gran parte de incautos que querían arrebatarle hasta el último euro, y sucede lo que todo el mundo estaba esperando, sólo que mucho más tarde.

Ya es tarde para dar marcha atrás y las pérdidas crecen estrepitosamente. Y lo que es peor, aun encima no has podido entrar a favor de ese movimiento tan esperado por lo que la impotencia crece aun más.

Por tanto, ¿qué lecciones se aprenden?

  1. Nunca hay que tener prisa por estar dentro del mercado.
  2. Lo que intuyes, la mayor parte de las veces, acaba ocurriendo, sólo que más tarde.
  3. Que la paciencia es uno de los mayores dones del trader de éxito.
  4. Que el que domina la psicología del mercado tiene muchas probabilidades de salir victorioso.