La esencia que le queda al trader de cada etapa que pasa

El objetivo de acumular horas de práctica sobre los gráficos es obtener la experiencia necesaria para, algún día, vivir del trading. Según vas avanzando en tu práctica vas superando diversas etapas. Es sólo perseverar, hacer horas y poco a poco te encontrarás en un peldaño más arriba.

Son varias las circunstancias que hacen que te quedes en el descansillo y no puedas subir más escaleras y tengas que bajarlas entonces, a veces, de repente.

Pero como siempre, si quieres llegar alto, tendrás que levantarte y volver a intentarlo de nuevo.

Por el camino te encontrarás muchos obstáculos. Cuando te enfrentas a uno que semeja insalvable puede que estés a punto de cruzar una puerta, de superar una nueva fase. Esa dificultad extrema, casi siempre indica que una nueva etapa está cerca y que tendrás que darlo todo para llegar a ella.

De cada fase te quedará su esencia, esa que tu mente asimilará como lo más importante de cada una:

Técnica:

en la etapa de la búsqueda del Santo Grial, una vez superada, te encontrarás con que no hay una táctica de entrada segura al 100%. Que el éxito a la hora de entrar depende de tu maestría, de saber identificar las oportunidades verdaderas, que sólo cuenta tu experiencia.

En este aspecto nadie te puede ayudar. Podrás ver figuras o patrones que se repiten pero, aunque tengan un porcentaje de acierto elevado, nunca se comportarán igual, y que se desarrollen o no como tu piensas dependen del contexto presente y no del pasado. La interpretación de la misma, basada en la experiencia del propio trader, determinará el acierto o no.

Con esto quiero decir que todo el mundo puede ver una figura de doble techo, que generalmente es bajista, pero la diferencia entre un trader que la acierte o no dependerá de si este, en el actual contexto presente, la interpreta como que va a suceder o no, independientemente de que la figura sea bajista.

Capacidad de reacción:

es la capacidad que tiene un trader para reaccionar a imprevistos. Cuando pase por esta fase comprenderá porque un sistema automático de compra-venta no puede funcionar nunca.

Los sistemas son mecánicos, no tienen capacidad de reacción, y cuando lo hacen ya es tarde.

El trader tiene que estar dispuesto a seguir sus reglas pero también a romperlas cuando sea necesario.

La mente, por tanto, es el sistema de trading más importante para un especulador. No debe tratar de encerrar sus emociones en un sistema mecánico de trading, sino reeducar su mente y exponerla al mercado. Esta es lo suficientemente potente y flexible como para adaptarse con éxito al medio en que va a moverse.

Atención:

son muchas las distracciones en las que nos vemos inmersos a lo largo de la jornada de trabajo.

El trader debe tener claro lo que quiere hacer y cuales son sus objetivos.

Partiendo de la premisa de que “eres más experto en aquello a lo que más tiempo le dedicas” está claro que si quieres ser un virtuoso del trading tendrás que devorar horas y horas frente a la plataforma.

Debes lograr que tu mente no se distraiga a cada momento. La concentración, el enfoque, es la clave del éxito.

Sistema:

y de todas las fases quedarán unas reglas que constituirán tu sistema de trading. Pero cuidado, el sistema resultante obedece más bien a una serie de premisas que debes seguir con disciplina. La mayoría de los traders (normalmente novatos) se refieren a un sistema como una serie de parámetros que dan órdenes de entrada y salida en un gráfico. Esto es un sistema de trading mecánico, y por esta causa su cuenta acabará quebrando.

Las reglas que tienen que salir, las que regirán un verdadero sistema será algo parecido a lo siguiente, pero personalizado para cada trader. Vamos, que si quieres vivir del trading nadie hará por ti, porque no se puede hacer, el respectivo trabajo duro que es propiedad de cada uno, y que dará lugar a la experiencia, que es intransferible y que diferencia a un trader de otro:

– Opera sólo a la baja, siempre hay un mercado a la baja. Identifica catalizadores bajistas basados en el gráfico, que casi siempre suelen ir por delante de las noticias. Vende en resistencias. A mayor espacio temporal mayor relevancia.

– Evita todo lo que te hace perder. Mira el calendario económico para estar fuera del mercado antes de anunciar datos importantes. Cualquier hueco contra tu posición invalidará tu stop-loss y le pegará un bocado a tu cuenta. Siempre vale más dejar de ganar que perder. Cuidado con las posiciones abiertas el fin de semana.

– x objetivo ganancias, x objetivo pérdidas.  Cerrar cuando se cumpla uno de los 2. Si sigues operando con el objetivo de ganancias cumplido puede que las dilapides. Si sigues operando con el objetivo de pérdidas cumplido puedes incurrir en nuevas pérdidas y te será imposible compensarlas con el excedente de los días en que superas el objetivo. (A veces, movimientos bruscos hacen que acabes por encima del objetivo de ganancias esperado).

– Atento al mercado o te perderás las mejores oportunidades

– No entres nunca antes de que se confirme la señal

– Stop alejado, no lo muevas, asume las pérdidas.

– Deja correr las ganancias hasta, por lo menos, lograr la mitad del objetivo diario. Deberás determinar si merece la pena dejar correr las ganancias o no una vez cumplido el objetivo. Si lo haces, corre el stop a objetivo del día.

– Paciencia para esperar la operación adecuada y entrar con timing correcto. Paciencia para aguantar los retrocesos en ganancias.

– Disciplina para seguir la rutina

Todas las reglas están sujetas a cambios continuos y lo que hoy es así mañana no lo será. Es lo que tiene la acumulación de horas, la acumulación de experiencia. Llegará el día en que dichas reglas se incorporen a tu mente operativa y todo fluya automáticamente.