La esencia del trading concentrada en una sola frase

El trader siempre debe dirigir su acción a la consolidación de 2 premisas fundamentales:

  1. Cortar pérdidas
  2. Dejar correr ganancias

Podría afirmar, sin miedo alguno a equivocarme, que estas 2 frases, o bien, simplificándola en una sola (cortar las pérdidas y dejar correr las ganancias), encierran en sí toda la teoría que pueda acumularse sobre trading. Esta frase es la esencia de la especulación. Miles de veces leída y escuchada y pocas llevada a la práctica.

El trader siempre busca la solución en lo complejo por eso pasa por encima de lo que considera sencillo y al alcance de todo el mundo, más la mayor seguridad para un secreto es cuando este es visible para todos.

Por tanto, vuelvo a recalcar que todo trader que quiera lograr algún día la consistencia en su operativa se centre exclusivamente en ello.

 

Corta perdidas, deja correr beneficios

 

Espera la ocasión: saber cuando decirle al mercado SI o NO forma parte de la gestión del riesgo. Sucumbir a los cantos de sirena y decirle a todo que SI, entrar cada vez que intuimos una oportunidad, sobreoperar, esto es lo que quiere el mercado que hagas (el bróker también) y es la forma más segura de perder lentamente todo tu dinero.

Debes, por tanto, definir unas reglas de entrada y ceñirte a ellas. Según el resultado ya vendrá el tiempo de perfeccionar la técnica, pero estate seguro de que si saltas de una en otra tratando de encontrar la mejor, nunca la hallarás.

La mejor técnica surge de la evolución de una en concreto, de personalizarla y adaptarla a la forma de operar de cada uno.

 

Calcula el porcentaje de riesgo para cada operación: perder más del 1% del capital total cada vez que fallas supone incrementar el peligro de no llegar a ser, nunca más, capaz de recuperar el dinero perdido.

Perder en 5 operaciones seguidas el 1% supone un bocado del -5% para el total de tu cuenta.

Personalmente nunca arriesgo más del 0,5%, a veces, incluso menos.

No nos vamos a engañar, hace falta un capital importante para colocar el stoploss en el lugar adecuado y operar con una cantidad rentable de lotes arriesgando tan poco. Pero el apalancamiento lo hace posible, y las ganancias vienen siempre y cuando el trader sea capaz o desarrolle la difícil capacidad de dejar correr las ganancias más allá de lo mentalmente soportable.

No, el trading no es un oficio nada fácil. Sí lo son sus fundamentos, las reglas que lo rigen, pero son tan simples como complicadas de aplicar.

Desde luego que la consistencia sólo está en la mente del trader. La transformación mental durante el aprendizaje del trader, desde sus inicios hasta que logra vivir de ello, es extremadamente bestial e inhumana.

 

Sitúa el stoploss y calcula el tamaño de la posición: colocar el stop se va colocando (aunque muchos lo hagan mentalmente creyendo tener un poder psicológico superior al del mercado, y otros lo muevan cuando la cotización lo alcanza por creer también tener poderes adivinatorios) pero muy pocos calculan el tamaño de la posición antes de entrar.

Y claro, es lo que tiene el apalancamiento cuando operas en futuros o CFDs:

Abrir una posición sin tener en cuenta el capital total y sin calcular el tamaño de la posición respecto a él es la mayor causa de margin calls o quiebras en la mayoría de los traders nóveles.

Quieren ganar mucho y rápido, y lo hacen, en un golpe de suerte a su favor. Es una clara y espectacular ganancia puntual, pero sólo es eso, puntual. En unas cuantas operaciones más se habrán diluido todos los beneficios y toda su cuenta.

La fórmula es la siguiente:

tamaño de la posiciòn copia

 

Deja correr las ganancias: cuando haces lo correcto te encontrarás con que pierdes en numerosas ocasiones (no eres adivino para saber lo que el mercado va a realizar en los próximos minutos) pero tus pérdidas serán minúsculas.

Te acostumbrarás a perder porque sabes que es parte del proceso, es parte de la operativa, pero estarás tranquilo porque el mercado no será capaz de expulsarte.

También sabes que tarde o temprano te encontrarás posicionado en el lado correcto de la tendencia y que sólo (de sólo nada porque es lo más complicado que existe y lo que marca la diferencia entre un trader consistente y otro que no lo es) tendrás que arreglártelas para que tu mente y tus arcaicos anclajes fijados por el miedo a perder lo conseguido no logren imponerse a tu ímpetu de dejar que los beneficios aumenten durante el tiempo que haga falta sin que ese miedo a perderlos en cada lógico retroceso del mercado te haga cerrar la posición antes de tiempo y antes de que se desarrolle la mayor parte de dicha tendencia.

Un consejo: no pongas un objetivo de ganancias porque te sorprenderás hasta donde puede llegar la cotización en un mercado que está en tendencia.

El objetivo siempre es móvil y los determina la situación presente del mercado.