La duración de una operación a la hora de tomar ganancias

Si tomas como referencia la rutina de un trader perdedor lo primero que observas es que la duración de sus operaciones con pérdidas.

Estoy seguro que alguna vez todos hemos operado sin stop-loss y hemos incurrido en pérdidas. Y seguro que el método de actuación es el mismo para todos:

Cuando estás perdiendo dinero y no has puesto un stop de protección lo único que encuentras es esperanza. Esperanza de que la cotización se recupere y vuelva al punto de compra.

Es muy relevante la información que te ofrece el historial de un trader perdedor respecto a la duración de sus operaciones en pérdidas. Si la comparamos con la duración de sus operaciones cerradas con beneficios vemos que las primeras superan con creces a las segundas en durabilidad de la operación abierta.

Un trader que está perdiendo dinero es capaz de aguantar la posición abierta por tiempo indefinido aun a expensas de perder todo su capital.

Esto lleva a pensar que si fueses capaz de aguantar tanto tiempo tus operaciones en positivo como lo haces con las que tienes en negativo los resultados para tu cuenta serían excelentes.

Muy pocos traders son capaces de hacerlo. Sí lo son operando en demo pero en real la cosa cambia, y mucho.

Es por eso que nos las hemos ingeniado para lograr estar poco tiempo dentro del mercado y que las ganancias puedan ser suculentas:

– Apalancamiento: permite aumentar el capital con el que se opera partiendo de una pequeña cantidad de dinero

– Intradía: operativa que se limita a abrir y cerrar una operación en minutos.

– Objetivo: cierre de plataforma al obtener un objetivo diario de ganancias.

Todo lo anterior junto con un adecuado volumen de dinero en cuenta da al trader la posibilidad de arrancarle al mercado una importante suma de dinero en muy poco espacio de tiempo.

De esta manera satisface su instinto dándole acción al EGO.

Lo que el EGO quiere es ganar la mayor cantidad de capital en el menor tiempo posible. Es por lo que nos apalancamos para poder operar con el mayor número de lotes, hacemos operaciones intradía o incluso hacemos scalping y cerramos cuando alcanzamos el objetivo.

Sin embargo el verdadero dinero, como comentaba al principio con el ejemplo de los traders que suelen perder siempre, está en la paciencia.
Los números cantan y tras múltiples estudios sobre cuentas, sólo un 5% es capaz de ganar dinero consistentemente haciendo trading.

Y es que en el trading intradía, por mucho que digan que es la panacea universal, tienes que estar muy preparado para salir indemne.
La sobreoperación, la falta de stoploss, la mala gestión de una operación, la mala elección del número de lotes con los que entras en el mercado, el factor psicológico, etc, etc, etc… son circunstancias que pocos trader tienen o tratan de desarrollar por lo que el camino más frecuente es el de ir a engrosar el porcentaje del 95% de perdedores.

Son muchas las variables que hay que controlar y adquirir la experiencia para dominarlas suele ser labor de muchos años, aunque cuidado, por supuesto que es factible.

Pero, repito, como decía anteriormente, el dinero está en la paciencia del perdedor aplicada al ganador. Por tanto surgen 3 piedras angulares en la correcta operativa de un trader:

1- Evitar la sobreoperación: esto sólo puede adquirirse mediante la práctica. Como se suele decir “las mejores lecciones te las dará el mercado”. Aprendiendo a perder aprenderás a ganar. Esas lecciones que te da el mercado son caras pero las más efectivas puesto que te ayudarán a distinguir donde está de verdad el dinero y a seleccionar las entradas válidas sin disparar a todo lo que se mueva.

2- Protección del capital: la elección del correcto número de lotes según el capital en cuenta y el stop se convierten en las herramientas más efectivas para proteger el capital tanto en las pérdidas como en las ganancias.

3- Paciencia: paciencia de perdedor para dejar correr las ganancias.

Llegados a este estado ya no operas como un scalper, ni como un trader intradía, ni como un inversor. Todo vale.

Sólo estás con la liquidez preparada esperando la oportunidad. Si ves una oportunidad en el intradía entras y operas como un trader intradiario, pero si la operación merece la pena mantenerla más allá incluso hasta llegar a los dominios o expectativas de un inversor la mantienes. El mercado es camaleónico y tú debes responder con el mismo trato.

No puedes ser pasivo, tienes que adquirir la capacidad de reaccionar a los movimientos o expectativas espontáneas del mercado. Si, todo eso que un sistema de trading automático no es capaz de realizar.

No entras si no está lo suficientemente claro. Las pérdidas del pasado han desarrollado para ti esa destreza. No razonas la entrada ni la salida de la operación, todo discurre automáticamente.

Eres scalper, trader intradía e inversor, todo en uno. No estás definido por eso lo abarcas todo.