La disciplina operativa

Imagina que tienes en cuenta 1.000 euros y que te has propuesto situar en todas tus operaciones un stop-loss del 1% del total de la cuenta. Esto son 10 euros de pérdida si salta el stop.

Sabes que alguna vez saltará dicho stop sin poder hacer nada para reducirlo pero otras veces no. Son estas veces, en las que tu operación entra en positivo las que tienes que cuidar especialmente. Esto es porque en la mayor parte de las ocasiones la cotización se da la vuelta, vuelve a entrar en negativo y te hace saltar stop.

Por lo tanto, los stops que saltan porque no podemos hacer nada para evitarlo son daños colaterales que no pueden ser evitados. Pero los que si pueden ser evitados o por lo menos mitigados son, como he dicho antes, aquellos en los que la operación entra en positivo. Es cierto que el stop no debe ser movido a Break Even tan pronto entres en beneficios, porque la mayoría de las veces serás barrido con facilidad, pero cuando tienes x ganancias ya es hora de hacerlo.

Con esta práctica reducirás en un alto porcentaje los stop-loss barridos. Quizá los reduzcas a mucho menos de la mitad.

Se obtiene un gran beneficio con esta práctica:

– beneficio psicológico, puesto que sabes que una vez movido el stop al punto de entrada ya nunca tendrás pérdidas. Esto te deja en una situación muy favorable para dejar correr las ganancias además de que siempre obtienes más operaciones positivas que te suben la autoestima.

Pero no se acaba aquí todo. A partir de ahora sera la DISCIPLINA la que te llevará a ser un ganador consistente. Sin disciplina es imposible vivir del trading. Y la disciplina operativa es fundamental. No puedes estar ganando dinero en varias operaciones y perderlo todo en una. Es muy importante que te lo metas en la cabeza. Sin disciplina no tienes futuro con el trading. Es uno de los aspectos más indispensables por no decir el que más.

Bueno, supongamos, como he dicho al principio, que vamos a operar con 1.000 euros en cuenta y aplicaremos un stop del 1%.( Quiero dejar muy claro también que el porcentaje de operaciones positivas es un aspecto importante para que la curva de resultados crezca sana y hacia arriba. Esto sólo se consigue a través de la práctica continua sobre los gráficos).

El stop del 1% para 1.000 euros son 10 euros. Sabemos que cada vez que nos salte el stop perderemos esos 10 euros. Sabemos que es vital acertar lo más posible con la operación para evitar estas operaciones fallidas y sabemos también que es muy importante reducir al máximo ese 1% de stop-loss una vez la operación se ha activado. Todo esto pondrá nuestras probabilidades a favor.

Con 10 euros de stop, está claro que sólo podrás abrir un minilote. Así que en primer lugar estará ser capaz de ganar dinero durante un tiempo prolongado operando con ese minilote y tratando de aumentar el dinero en la cuenta para poder operar con stops más amplios y a la vez aumentar el número de contratos con los que operas para así incrementar las ganancias.

Lo bueno es que en caso de pérdida, esta no supere el 1% del total de la cuenta (10 euros para 1.000), lo ideal es que en vez de esos 10 euros pierdas 8 o incluso 5 en vez de los 10 del principio. Y por supuesto, lo extraordinario es que la operación se cierre sin pérdidas ni ganancias. Todo esto en cuanto a la protección de cara a las pérdidas.

El proceso va aumentando poco a poco.

Una vez va creciendo el dinero total en cuenta y llegamos a 2.000 euros la secuencia sería la misma. El 1% de 2.000 euros son 20 euros. Ya podemos poner el stop más alejado si seguimos operando con 1 minilote o podemos ya operar con 2 minilotes doblando las ganancias y con el stop rondando la misma distancia que con 1 minilote. A gusto del trader.

Así que ahora se trataría de perder como máximo 20 euros. Si puede ser posible, mejor sólo 12 y mejor aun, cero euros.

Vemos que siempre estamos tratando de reducir las pérdidas con mucha disciplina. Es vital. Con una sola vez que la saltes puedes dar al traste con todo lo hecho hasta el momento.

Y así sucesivamente.

Claro que esto es teoría y como mejor lo verás es aplicándolo en la, insustituible, práctica. Pero vuelvo a repetir: DISCIPLINA = CONSISTENCIA