La disciplina como secreto para la consistencia

Sin duda, y por lo que sea (por mi mayor afinición, porque me identifico más) mi mejor estrategia es la de operar en el lado corto, o sea, a la baja.

Por los mercados que manejo y gracias a los instrumentos que nos proporcionan los brokers (futuros, cfds) hoy en día, es totalmente factible encontrar un mercado bajista.

Las divisas y materias primas aparecen en el primer puesto para operar en corto. Luego están los índices bursátiles, que aunque históricamente han sido siempre alcistas, alguna vez sufren de alguna depresión.

Lo ideal por supuesto sería ser bueno operando tanto al alza como a la baja ya que cogerías todos los movimientos, pero esto resulta un arma de doble filo porque la mayoría de las tendencias al alza o a la baja interfieren entre si produciendo un caos mental en el trader que acaba en una confusión provocando el no saber hacia donde posicionarse, y lo que es peor, encontrar razones tanto para entrar a la baja como al alza.

Yo me he decantado por el lado de los “osos” pero bien pudiera haber sido “toro”. El tema es elegir uno y prepararse para operar sólo de esa manera.

El ojo se te acaba acostumbrando a operar en un sólo lado del mercado y ya sólo verás oportunidades hacia dicho lado, de manera que ya no sufrirás las temidas interferencias sobre si posicionarte al alza o a la baja.

Eso si, si alguna vez te decantas por alguno de los 2 lados tendrás que superar una gran fase psicológica: la disciplina.

No todos los traders que operan solamente a la baja o al alza están preparados para dejar pasar una clara oportunidad surgida en el lado contrario.

Ni siquiera tienen la paciencia para esperar una oportunidad del lado que han elegido para operar.

Pero ahí es donde está el detalle que te puede llevar a la consistencia: el ser totalmente disciplinado y acaparar la suficiente fuerza mental para superar las trampas que te va a tender el mercado.

El mercado siempre ha de hacer algo, siempre tiene alguna manera de lograr que saltes tu disciplina operativa. Es aquí donde está el hándicap de la cuestión.

Si te cuadra leer alguna entrevista de algún trader famoso verás que su principal condición para conseguir vivir del trading ha sido la disciplina.

Es cierto, por tanto, que el secreto está en tu mente, en concreto, en esa disciplina.

“El trading es fácil, sólo que nos empeñamos en hacerlo difícil”

Cuando te empeñas en desarrollar una técnica hasta el final, hasta las últimas consecuencias, en vez de saltar de una en otra como un pájaro de rama en rama, sin darte cuenta te estás especializando en ser el mejor utilizando dicha técnica por lo que te será fácil sacarle el dinero al mercado pasado el tiempo y tras asimilarla.

Por eso siempre digo que la experiencia es única e intransferible.
Por eso siempre digo que una técnica que ha hecho rico a otro trader no te hará a tí.

Él la ha desarrollado, tú sólo la ves escrita.
Él la tiene grabada a fuego en su mente, tu sólo la has leído.

“Me lo contaron y lo olvidé; lo vi y lo entendí; lo hice y lo aprendí.” — Confucio

Llega un momento en la vida del trader en el que tiene que realizar el camino por si sólo si quiere, de verdad, llegar a su objetivo de vivir del trading.