La columna vertebral de un sistema de trading

Por mi carácter curioso estoy probando cosas continuamente. No sólo me afecta al trading sino a mi vida cotidiana. Temo perderme algo bueno sin yo saberlo.

Esto, que parece una ventaja, puede no serlo tanto. Todos los extremos son malos.

Cuando adoptas un trabajo como una filosofía de vida, lo que sucede en la vida real sueles trasladarlo hacia el trading, en este caso, y lo que te sucede en el trading lo enfocas hacia la vida real.

Por otra parte, solemos acumular de todo en el trastero, encima del armario… Yendo ya al mundo informático, solemos guardar cualquier cosa en CDs, DVDs, Pen Drives, Discos duros, etc, etc, y todo con el fin de darle uso algún día.

Yo lo se y tu también que nunca o prácticamente nunca volverás a hacer uso de esa información, ni de lo del trastero tampoco, …

Siempre has estado guardando cosas por si algún día te hacen falta, pero eso sólo ocurre una vez… si ocurre.

Es verdad que hay un refrán que dice: ” El que guarda siempre tiene” , pero también hay otro que comenta: “Nunca te juntes con un perdedor esperando a que su suerte cambie”

Cuando investigas algo sobre trading, llega un momento en que siempre te encuentras con una bifurcación.  Te obliga a decidirte por un camino u otro, no puedes avanzar por los dos.
Muchas veces te encontrarás con este dilema. Y acabarás preguntándote si el camino elegido será el bueno o no.

El mejor trading, las mejores operaciones, la cercanía a la consistencia, viene cuando has sido capaz de simplificar tu operativa y rutina al máximo, de manera que te has quedado con la esencia.

En el trading no vale acumular trastos en el trastero por si más adelante te hacen falta. En el trading lo debes tener claro. Las reglas, la rutina, deben estar bien definidas.

Un ejemplo que también vale para la vida real:

Como dije al principio, por mi carácter investigador suelo probar todo lo nuevo que encuentro a mi paso, no quiero perderme algo bueno por no haberlo probado. Esto me lleva a pasar el trabajo de probar 100 cosas para encontrar 1 ó 2 que realmente merezcan la pena. Pierdo mucho tiempo en ello. Es como hacer un camino en zig-zag.

Esto se refleja, aunque parezca una tontería, tanto en el trading como en la vida real. Por este motivo siempre tardo más en concluir una cosa, siempre tardo más en llegar a los sitios porque tiendo a dar rodeos… Quiero que quede todo tan perfecto que me pierdo en cosas secundarias, que tienen la mínima importancia. Pero es que siempre quiero tener todos los cabos atados. Llego siempre al objetivo pero reconozco que podía invertir mucho menos tiempo en ello.

Mi mujer: tiene sus tareas programadas.  Siempre hace la misma rutina. Escoge lo verdaderamente importante de las cosas, la esencia… y cuando te das cuenta ha acabado todo con mucho mejor resultado que tu y aun encima le sobra un montón de tiempo. Esto es eficiencia.

Y esta eficiencia es la que debes buscar para tu trading en vez de perderte en cosas secundarias tratando de encontrar un mejor camino. Esta forma de actuar puede tenerte entretenido toda la vida sin encontrar nada que lo mejore.

Mientras los demás avanzan tú estás dando vueltas.

Por tanto, el trading tengo claro que lo rigen 3 grandes pilares fundamentales:

– Gestión del dinero

– Psicología

– Técnica (entrada y salida)

Esto sería lo más importante, la columna vertebral de un sistema de trading.

Con todo lo que he explicado anteriormente debe quedar claro que el trabajo de un trader consiste en buscar el principio activo que rige a la gestión del dinero, el principio activo que rige la psicología de cada trader y el principio activo que rige la técnica de entrada y salida de una operación.

Encontrados estos, todo será constancia y disciplina. Estos serán los engranajes que hagan que tu sistema sea preciso como un reloj suizo.

Especificándolo un poco más:

  • una vez que tengas un sistema de gestión del dinero que te diga donde poner el stop y el número de contratos con los que abrir una operación habrás encontrado el principio activo del primer pilar.
  • una vez tengas unas reglas para tu personalidad y puntos débiles, tendrás definido el principio activo del segundo pilar.
  • y una vez que tengas clara una técnica para abrir una posición y para cerrarla, habrás encontrado el principio activo para el tercer y último de los pilares.

Así que cuando tengas los 3 principios activos de los 3 pilares fundamentales, no te pierdas ya en pequeñeces que no van a cambiar el resultado.

Y, finalmente, aunque sean 2 mundos totalmente diferentes pero sólo para que se pueda entender un poco mejor el principio que quiero trasladar al trading, valga este burdo ejemplo.
Salvando la distancia, voy a compararlo con el fútbol: si tienes un buen central, un buen centrocampista y un buen delantero, todos los demás puestos serán sólo de apoyo. Tendrás un equipazo (un muy buen sistema de trading) aunque los demás puestos restantes estuviesen ocupados por mediocres.

Pues en un sistema de trading lo mismo, la columna vertebral será la gestión del dinero, la psicología y la técnica de entrada y salida. Todo lo demás será apoyo.