La base de mi sistema de trading

La principal misión del especulador o trader es la de generar dinero. No importan los medios ni las herramientas, sino el fin.

Hay traders que se definen de varias maneras posibles: intradía, scalpers, swing traders…

Personalmente, y como buen trader discrecional que soy, no pertenezco a ningún grupo en concreto. Vamos, que donde vea una operación factible allí estoy, me da igual que dure unas horas, unos días o unas semanas…

Por mis comienzos voluptuosos, con pérdidas sobre pérdidas, la base de mi sistema de trading (nótese que digo sistema de trading a secas y no sistema de trading mecánico o automático) se centra en evitar todo aquello que pueda provocar un retroceso en mi cuenta.

  • Stop-loss
  • Número de lotes adecuado
  • Evitar situaciones que puedan suponer pérdidas inmediatas (como entrar a mercado antes de un dato importante…)
  • No arriesgar, por operación, nunca más del 1% del capital total

Como se puede ver las directrices principales se reducen a unas cuantas pero hay que tener en cuenta toda la experiencia acumulada que hay detrás de cada una de ellas. No funcionan por si solas.

Cada una de las cuales tiene una forma de ejecutarse, una razón de ser, y unos parámetros concretos con muchas horas de labor empleadas en ello.

Una vez asegurado el capital por medio de la gestión del dinero llega la hora de exprimir aun más el sistema defensivo. Y esto se consigue reduciendo el porcentaje de operaciones negativas.

Hay diversas formas: operando con una sola estrategia cada vez que se de la señal de entrada o entrando con todas las estrategias posibles sin discriminar ninguna cuando las posibilidades de éxito sean máximas (discrecional).

De la primera manera siempre tendrás el mismo porcentaje de fiabilidad, de la segunda podrás aproximarla al máximo que puedas dar.

Tras esto viene una parte muy importante y que hará que tu sistema sea único: la personalización.

No a todos los traders nos gusta operar de la misma manera ni tenemos las mismas preferencias. Es más, no vas a conseguir mucho operando con el sistema de otro trader por muy ganador que sea.

Por lo tanto, es arma fundamental personalizar el sistema de trading y adaptarlo a nosotros y no que sea el trader el que se tenga que adaptar al sistema.

Personalmente, y aunque me guste estar mucho delante de la pantalla, mi sistema está adaptado para que este siga en funcionamiento aunque esté ausente, aunque esté durmiendo…

Básicamente está basado en la estrategia que mejores resultados me ha dado: cortar pérdidas y dejar correr beneficios.

Mediante esta táctica el único tiempo que estoy más ocupado es a la hora de buscar o esperar la oportunidad. Una vez descubierta me limito a situar el stop, calcular el número de lotes y dejar que pase lo que tenga que pasar.

Los beneficios son múltiples:

  • No hay que estar continuamente pegado a la pantalla consultando la posición.
  • Las pérdidas posibles están asumidas de antemano.
  • Al no estar pendiente de la operación acabo dejando correr los beneficios mucho más que si estuviese.
  • Tengo toda la libertad del mundo. Una vez entro no tengo ya casi nada más que hacer sino esperar.

Tengo asumido, (y ahora es donde viene la parte peliaguda del sistema, la psicología) que operando de esta manera voy a tener muchas operaciones negativas pero con pequeñas pérdidas (aunque según vas acumulando experiencia y tu mente aprende a ver “cosas” sobre el gráfico que antes no veías el porcentaje de acierto va aumentando) y pocas pero grandes ganancias que van a eliminar todas las operaciones perdedoras y encima voy a salir con saldo muy positivo.

Pero como decía, (me ha costado mucho) he preparado concienzudamente la parte psicológica de mi trading: el psicotrading.

  • No todo el mundo es capaz de abandonar una operación a su suerte y cerrar la plataforma con ella abierta.
  • No todo el mundo es capaz (estando en beneficios) de aguantar los retrocesos de estos sin cerrar la posición.
  • No todo el mundo es capaz de promediar a favor en los retrocesos de los beneficios en vez de cerrar.
  • No todo el mundo es capaz de aguantar como los beneficios se reducen a la mitad o acaba incluso saltando el stop tras haber acumulado unas importantes ganancias latentes por tratar de esperar por esa operación en la que cotización ya no regresa más al punto de entrada.
  • No todo el mundo es capaz de aguantar una larga serie de operaciones negativas esperando por la gran “ola”.
  • No todo el mundo es capaz de aguantar el stop en su punto inicial sin hacer Break Even o Trailing stop.
  • No todo el mundo tiene la paciencia necesaria para dejar correr las ganancias ni para aguantar las ganas de materializar los beneficios.

Por lo tanto, concluyo: las reglas idóneas para realizar un buen trading son relativamente fáciles de concretar pero muy difíciles de llevar a cabo.

Creo que con el listado que he expuesto en la parte inferior del artículo basta para dar a entender que el trader, para llegar a ser consistente, no tiene que trabajar sólo la parte técnica del trading sino que la que le va a dar esa consistencia va a ser el trabajo duro sobre su parte psicológica, la que le permite llevar a cabo las reglas técnicas.

Por tanto, sólo hay un camino hacia la consistencia: el psicotrading