Instinto de trader

La psicología ocupa un lugar muy importante en el éxito de un trader. Esto demuestra, aunque muchos se empeñen en lo contrario, que el trading nunca será una verdad absoluta, sino un arte.

¿Cuantas veces has pronosticado un movimiento, en el cual no has entrado por miedo, y ha ocurrido tal cual, poco después?

¿Cuantas veces has dudado si entrar o no y luego te arrepientes de no haberlo hecho?

Bastantes ¿verdad? ¿las suficientes para darte cuenta de que la experiencia, el subconsciente, va siempre por delante de la razón?

El refrán “muchos murieron de lo que se temían” también tiene cabida en el trading.

Es normal que sigas un sistema de trading pero procura que sus reglas sean lo menos rígidas posibles y sobre todo encaminadas a regular tus emociones y tus hábitos. En cuanto a la técnica, todas las reglas que yo tengo me las proporciona la experiencia y no tienen nada que ver con ninguna señal referida por ningún indicador ni media móvil, etc.

Por tanto, tu sistema de gestión del riesgo sí necesita reglas, la corrección de tus hábitos o disciplina sí necesita reglas, pero tu sistema técnico de trading no necesita las reglas que tu te crees sino las que te da la experiencia a base de horas y horas de práctica.

Es verdad que la inmensa mayoría de traders se basan en un sistema de trading porque así eliminan el sesgo psicológico. Creen que de esa manera, eliminando las emociones, podrán actuar como un robot, entrando y saliendo cuando el sistema se lo dice. Que bien!

Nada más inútil. Si de verdad quieres ganar dinero tendrás que enfrentarte al mercado cara a cara. El trader perfecto usa las mínimas herramientas mecánicas posibles. Si renuncias a las emociones renuncias a ser un gran trader.

¿Qué únicas herramientas automáticas usaría yo?

En primer lugar el Stop-loss y en segundo, concreción del número de contratos. Nada más. Como he dicho antes, el trading es un arte y por tanto, todo lo que signifique enfrentarse al mercado con un sistema estará condenado a fallar irremisiblemente.

Tienes que desarrollar tu instinto y esto sólo se logra practicando.

Muchas veces dices: _me parece que la cotización va a romper este soporte y va a llegar hasta tal nivel.
No entras, pero tu subconsciente te está bombardeando una y otra vez: va a suceder así.
Pero tu no entras por miedo a que no pase de esa manera y luego acabas tirándote de los pelos porque sucede tal cual. Has perdido una gran oportunidad.

Un consejo: cuando dudes, esa es la mejor oportunidad.
Nunca lo verás lo suficientemente claro. Si fuese así otros se te habrían adelantado antes. Pero estar todos los días operando sólo en real, esa acumulación de horas hace que veas ciertas señales antes que los demás. Eso va a ser lo que te diferencie de ellos, eso será lo que te haga ganar dinero.

Tu puedes contemplar que tu mujer viene luciendo un peinado perfecto para ti. Pero un peluquero profesional verá fallos que tú no los ves. Lo mismo pasa en cada profesión. El profesional ve imperfecciones que un neófito no ve o incluso dentro de la misma profesión, el que lleva más años de experiencia verá cosas que no verá otro que lleve menos tiempo.

En el trading no lo es menos. Cuanto más hayas practicado más fácil te será ver futuros movimientos que otros traders con menos experiencia no los verán. Y esto será lo que te diferencie de ellos, lo que te haga recoger para tu cuenta el dinero que ellos pierden.

Pues todo esto no se logra con un sistema mecánico, porque si existiese, todo el mundo ganaría, expertos y aprendices. Es fácil de ver pero difícil de explicar.

Así que olvídate de los sistemas mecánicos, es absurdo, porque si ganases dinero con tu sistema cualquiera lo podría hacer e incluso podrías venderlo a toda la comunidad de traders para que se hiciesen ricos o viviesen del trading. Esto, como deberías ver ya, es totalmente incompatible. Para que gane uno tiene que perder otro.

Lo que quiero que te des de cuenta es de la pérdida de tiempo que logras tratando de buscar un sistema de trading ganador, (en lo que a la técnica se refiere). Sólo podrás conseguir tener beneficios cuando tengas la experiencia adecuada, no antes, ni de otra manera.

Sólo vale la práctica en real y con dinero de verdad, sino estarás perdiendo el tiempo. No quiero que me des la razón, sino que sea el tiempo el que me la de.